enero 24, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Sobre la necesidad de repensar el Tercer Sector | Columna de Paul Ibarra

Publicado hace

el

Desde mi closet

Hace algunos días se ha iniciado un movimiento en redes sociales denominado #SíConLasOSC, que está contraatacando luego de las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, que cuestionó la calidad moral de las mismas. Ante esta situación es necesario hacer algunos apuntes técnicos.

El Padrón del Registro de Organizaciones de la Sociedad Civil del Instituto Nacional de Desarrollo Social, tiene inscritas un total de 41344, de las cuales 24979, el 60%, se encuentran activas en el país. De este número, 2588 se dedican a la promoción y defensa de los derechos humanos y la promoción de la equidad de género, es decir, sólo un 10% del padrón activo. Por otro lado, 319 afirman trabajar la prevención del VIH, y 19 incorporan la perspectiva de juventudes en sus políticas de acción a nivel estatutario.

De este número sólo 33 en su objeto social se manifiestan a favor de la interrupción legal del embarazo. Del mismo modo, 261 incluyen a la diversidad sexual entre sus poblaciones objetivo y 284 incorporan la palabra sexualidad en su razón de ser. 32 OSC persiguen la emancipación al sistema actual y sólo 11 incorporan el feminismo dentro de sus estatutos.

Dicho lo anterior, y toda vez que 7302 se asumen asistenciales en su constitución legal, es necesario reconocer que sí son pocas las organizaciones civiles que verdaderamente tienen una ideología izquierdista. Por lo que es necesario hacer un análisis de la coyuntura.

En primera instancia, el tercer sector es un puente entre la ciudadanía y el gobierno, que actúa en corresponsabilidad con las instituciones para fortalecer la gobernanza y la democracia participativa. Sin embargo, en determinado momento, se ha cargado a la sociedad civil organizada el trabajo en temas de estado en los que no está interesado en asumir postura. De manera paradigmática, siempre son los temas de izquierda, los que el conservadurismo considera “sensibles”. El aborto, el matrimonio igualitario, la posibilidad de un modelo económico alejado al capitalismo, la emancipación, el buen vivir, el cambio climático, el reconocimiento de derechos a las personas no humanas, entre otros.

La sentencia del Presidente de la República de no trasladar recursos a las OSC obedece a la reestructuración de la política de estado, quien está buscando recuperar la rectoría de la gobernabilidad. Hace falta una reforma integral a la ley de fomento, así como a la normativa fiscal. Quienes hemos estado al frente de una OSC reconocemos que no hay una regulación equitativa. Hacienda les coloca como PYMES, pagan impuestos de la mismo forma que lo debe hacer una empresa o un consorcio. La autorización para la deducibilidad aplica de la misma manera para Fundación Carlos Slim, que para una pequeña Asociación Civil constituida por jóvenes y que no tiene un capital invertido, ni recurso humano, ni mucho menos material para sostenerse en pie.

Considero que es importante reconocer la apuesta por la recuperación de la rectoría en materia de política pública en la que, para su implementación de hacía uso de la sociedad civil sin el debido reconocimiento de su valía. Malbaratando el trabajo porque en el siguiente ejercicio fiscal se contemplase a la AC para la emisión de una convocatoria pública.

Es necesario reconocer el trabajo del Tercer Sector, pero también el identificar los puntos de quiebre y analizar la coyuntura. La sostenibilidad, la autogestión, el mercadeo social, y entender que la sociedad civil no está para suplir las deficiencias del Gobierno, si no, para que a través de ejercicios de corresponsabilidad se fortalezca el estado de derecho, se garantice el acceso pleno a los derechos humanos y se vele por los principios constitucionales.

Este es un momento para la autocrítica, las OSC han salido de su zona de confort y eso a todas destantea. Lo cierto es que existirán otras vías, se construirán otros puentes. La confrontación no es la solución en este momento. La creación de canales de interlocución es fundamental para la conciliación.

También lea: Gay Marketing | Columna de Paúl Ibarra

#4 Tiempos

De rojiblanco, ¡no! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO.

 

Sí, se perfectamente que los colores no afectan el rendimiento de un equipo, y entiendo también que las cábalas pueden llegar a ser incluso contraproducentes, pero que bien jugó San Luis en el Alfonso Lastras contra Chivas, curiosamente vestido de negro.

San Luis jugó bien, dominando por grandes lapsos a su rival y sometiendolo como el local que era en la cancha. Incluso me atrevo a decir que debieron ser más goles y llevarse la puerta en 0.

Chivas nunca apareció en el partido, jugando erraticamente y sin idea futbolistica, con jugadores muy por debajo de su nivel y sin encontrar el rumbo como para intentar hacerle juego a San Luis.

Por su parte los de casa hicieron un gran partido, presentando en media cancha a dos estupendos cambios en los botines de Duque y Castro que arrancaron de titulares, dejando fuera tanto a Gino y a Gallegos que poco habían demostrado en la cancha con los minutos que han participado.

En la defensa, nuevamente Ramiro y Piñuelas hicieron un trabajo discreto, mientras que Escalante cumplió correctamente cuando fue necesitado.

Pablo Barrera quiso limpiar su error del partido anterior y logró hacer un extraordinario primer tiempo, que se fue apagando para la segunda mitad, muy probablemente por el desgaste físico, mientras que Berterame y Nico, volvieron a cumplir y levantar la mano haciendonos preguntar para que tenian ahí a Quiroga el año pasado.

Buen juego y extraordinarios 3 puntos, ojalá y este sea el comienzo de partidos que den puntos, y ojalá no vuelvan pronto al rojiblanco.

También lee: A demostrar | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El potosino pionero en trasplantes de riñón | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

Por

EL CRONOPIO.

En 1963 se realizó en México el primer trasplante de órgano en Latinoamérica, en el Hospital General del Centro Médico Nacional, donde participaron los doctores Federico Ortiz, Gilberto Flores dirigidos por el matehualense Manuel Quijano Narezo. En aquel año en el mes de octubre practicaban un trasplante de riñón escribiendo una de las importantes páginas en la historia de la medicina en el país.

Manuel Quijano Narezo, a su vez, daba nueva gloria a la medicina potosina y el particular a la cirugía. A pesar de haberse formado en la Universidad Nacional Autónoma de México, sus caminos por la medicina inician en San Luis al continuar la tradición médica de la familia Quijano que ha escrito una rica historia en la medicina en San Luis Potosí desde el siglo XIX. En particular recibió una influencia directa de su tío José María Quijano Ramos y de cierta forma continuó esa inclinación familiar por la medicina, que también siguieron el hijo y el nieto de Quijano Ramos, los potosinos Fernando Quijano Pitman y Fernando Quijano Orvañanos.

De niño vino a vivir de Matehuala a San Luis Potosí, trasladándose posteriormente a la ciudad de México donde realizó sus estudios básicos y de formación en medicina, donde se tituló en 1943 en la UNAM, para continuar su residencia en cirugía en el Hospital General de México. En pleno auge de la Segunda Guerra Mundial, va a Estados Unidos a continuar su formación y posteriormente a Francia. En su estancia en Norteamérica a través de las conferencias del doctor Francis D. Moore aprendió el pensamiento del médico científico que orientaría su futura vida profesional en México.

En 1947 regresa a México incorporándose al Hospital de Enfermedades de la Nutrición, donde se practicaba un sistema insólito en el país, desplegando una intensa actividad académica y formativa, lo que le permitió a Quijano Narezo participar en las biopsias de hígado, testículo o riñón, que se hacían por primera vez en el país. Esta escuela quirúrgica y de logística administrativa le permitirían a Quijano imprimir su estilo en la medicina social de esa época.

En 1962 ingresa al Hospital General del Centro Médico Nacional siendo su director en 1963. Esa institución que dejó en 1971 al ser removido de la dirección se convirtió en uno de los primeros hospitales donde se estableció, en 1963, un sistema organizado de enseñanza de la cirugía general.

Quijano Narezo ha sido uno de los pilares de la cirugía en México, donde destaca la realización del primer trasplante de riñón en el país y Latinoamérica.

Su vida académica incluye además su participación como profesor y funcionario en la UNAM donde figuró como miembro de la Junta de Gobierno. Participó además internacionalmente como Director de Asuntos Internacionales de la entonces Secretaría de Salubridad y Asistencia; Consejero Científico de la Delegación de México ante la UNESCO; Presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud; Vicepresidente del Comité Ejecutivo de la Organización Panamericana para la Salud; Presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud y Miembro de la Junta Internacional de Fiscalización de los Estupefacientes de la Organización de las Naciones Unidas.

Su importante obra médica lo convierte en uno de los médicos mexicanos más importantes de los últimos años, llenando de orgullo a la ciencia médica potosina de donde nacen sus raíces. Nació en 1919 en Matehuala, y murió en la ciudad de México en 2017.

También te puede interesar: Nuevos libros, para recorrer la extraordinaria historia de la ciencia potosina | J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El derecho de las comunidades indígenas a las telecomunicaciones | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

Por

SIGAMOS DERECHO. 

En medio de la aparentemente interminable oleada de malas noticias y despropósitos políticos de las semanas recientes, me permito utilizar este espacio para compartir con usted una buena. Primeramente, un poco de contexto.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estima que el 90% de las personas indígenas del país cuentan con algún tipo de cobertura telefónica, sin embargo, tanto la oferta como la calidad de este servicio se ve limitado, en buena medida, por una serie de factores. Por un lado, las condiciones geográficas de varias comunidades dificultan la instalación de la infraestructura necesaria. Por otro, los servicios proveídos por las grandes compañías de telefonía ofrecen costos que son inaccesibles para las comunidades. Al mismo tiempo, se estima que hay más de 13 millones de personas sin acceso a internet porque no hay quien les pueda ofrecer ese servicio.

Ahora bien, les cuento. Con el objetivo de atender estas desigualdades y reducir la brecha en el acceso a las comunicaciones, la asociación civil Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias (TIC A.C.) obtuvo del IFT dos concesiones: una para usar y aprovechar bandas de frecuencia del espectro radioeléctrico sin fines de lucro para uso social indígena en diversos municipios de Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Guerrero y Puebla; y otra para prestar servicios de telecomunicaciones y radiodifusión sin fines de lucro con propósitos culturales, científicos y educativos en los mismos municipios de la concesión anterior.

Sin embargo, el IFT impuso un recargo a TIC A.C. por no haber realizado el pago de derechos correspondiente al uso del espectro radioeléctrico en los ejercicios fiscales de 2016 y 2017
— todo esto con fundamento en los artículos 239 (establece la obligación al pago de derechos) y 244-B (especifica las condiciones del pago y la cuota aplicable) de la Ley Federal de Derechos (LFD) vigente en 2016. Ante esto, TIC A.C. presentó un amparo para ser excluido del pago de estos derechos y, después de un complicado proceso legal llevado por la Clínica de Interés Público del CIDE, el caso fue turnado a la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que determinara la constitucionalidad de dichos artículos.

Así, el proyecto de sentencia realizado por la ponencia del Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena se pregunta si existe un derecho constitucional de los pueblos y comunidades indígenas a acciones afirmativas en la operación de los medios de comunicación. Aquí abro un pequeño paréntesis para definir, en términos generales, este concepto clave: las acciones afirmativas son políticas que dan a un determinado grupo social, étnico o minoritario un trato preferencial en el acceso o distribución a causa de ciertos recursos o servicios, con el objeto de mejorar la calidad de vida de grupos desfavorecidos. 

En el estudio de fondo, el proyecto argumenta que los artículos 2, 6 y 28 de la Constitución, así como diversos preceptos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo configuran una obligación constitucional del Estado a prever medidas diferenciadas para el acceso de los pueblos y comunidades indígenas a los medios de comunicación. Así pues, el siguiente paso es determinar si el legislador estableció un tratamiento diferenciado en favor del grupo vulnerable respecto del cual debe existir una acción afirmativa.

Después de analizar la norma impugnada, el proyecto concluye que el legislador no reconoció la situación de exclusión de pueblos y comunidades indígenas, ignorando el hecho de que, al no poder tener fines de lucro, el cobro de los derechos de uso del espectro radioeléctrico constituye una barrera al acceso de los medios de comunicación por parte de estas comunidades.

A la luz de lo anterior, este proyecto de sentencia fue aprobado por la Primera Sala de la SCJN el pasado miércoles por unanimidad, señalando la inconstitucionalidad del artículo 239 de la LFD de 2016 y reconociendo el derecho de las comunidades indígenas a tener acciones diferenciadas que les permitan acceder y administrar sus propios medios de comunicación. De esta manera, TIC A.C. y las comunidades indígenas con las que trabaja podrán seguir ampliando las redes de telecomunicaciones de costos accesibles que ahora les permiten, por nombrar un par de ejemplos, fomentar de manera importante la economía local y comunicarse con otras comunidades en caso de una eventualidad.

Una buena noticia de este tipo —en momentos en los que el panorama nacional es tan incierto— es solo un recordatorio más de que las causas justas deben ser perseguidas, aunque sea un camino cuesta arriba.

Entre tanta incertidumbre, más sociedad civil organizándose para conseguir el reconocimiento de sus derechos; más centros públicos de investigación y academia trabajando por beneficios tangibles para la sociedad; más acceso y más autogestión para las telecomunicaciones indígenas; más buenas noticias.

 

 

También te puede interesar: Juez y parte | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

Opinión