Columna de Israel MirandaDeportes

Se queda… | Columna de Israel Miranda

Siempre futbol

 

Finalmente el mercado de traspasos llegó a su fin y con él, terminó el «culebrón» de Neymar Jr. El brasileño continuará su carrera futbolística (por ahora) en el PSG, equipo al que hace dos años decidió marcharse.

A pesar de que supuestamente el brasileño deseaba con «toda su alma» regresar a Barcelona, las negociaciones con el conjunto francés no fueron fructíferas.

Una vez más el París demostró que a diferencia de la mayoría de equipos, negociar con ellos es algo que va más allá de las necesidades deportivas, económicas y los deseos de los involucrados.

PSG quería desprenderse de Neymar; el brasileño se quería ir; el Barcelona lo quería. Pero ni por eso los parisinos estaban dispuestos a ceder mientras no fuera con sus propias condiciones.

Por el lado de Barcelona quedó claro que las gestiones deportivas y económicas «no existen». La directiva, de acuerdo con la información que se manejó en prensa, estuvo a punto de hipotecar al club, pues el fichaje de Neymar implicaba desprenderse de jugadores, dinero (mucho dinero) por el traspaso y una elevada masa salarial.

En la cuestión deportiva el manejo fue horroroso. Pues (según la prensa) la directiva ofrecía jugadores sin antes tener un acercamiento con ellos. El trato que se les dio fue lamentable. Fueron tratados como puras mercancías sin tomar en cuenta lo que ellos querían y el contrato con el que están ligados al conjunto culé.

Al final, por el mal manejo de la información y de cada uno de los involucrados, todos quedan tocados. Personalmente me alegra que Neymar se queda en el PSG. Pero me da aún más satisfacción que finalmente llegó a su fin este mercado, pues al igual que Valverde y muchos otros, ya estaba «cansado»…

También lee: Los contrastes del fútbol | Columna de Israel Miranda

Nota Anterior

Manuel Velasco regresará al Senado; pidió licencia el año pasado

Siguiente Nota

Comenzó el juicio por el feminicidio de Karla; hay cuatro implicados