#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

Mezquindad, a río revuelto | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

La decisión la tomamos nosotros: esas formas de determinar sobre el presente y el futuro nos ha costado mucho a los mexicanos. Estamos enfrascados en el pasado, en no querer resolver aquello que nos ha perturbado como nación, ya lo pasado, pasado, en el caos parece no ser así, somos un paciente crónico psicológico, con alto grado de ansiedad, depresivos, con visos paranoicos, nos gusta mirar el ayer para descargar nuestra furia, ante un presente en medio del desorden. 

Nos recordamos siempre, a cada momento, la traición de los tlaxcaltecas, en una historia poco mentirosa y desviada, que nos hicieron creer durante muchos años en los libros oficiales. Una traición sufrida por el pueblo indígena, a sus mismas raíces, inconcebible, poco creíble, no podría ser. Los tlaxcaltecas no traicionaron a nadie, se unieron a las fuerzas de Hernán Cortés, para liberarse de la opresión azteca, este hecho aún no lo superamos, a pesar de que ellos forjaron su destino de esclavitud. Indígenas todos, criollos todos, con un poco de español, así nos tocó vivir, ya superémoslo.

Inaudita es la destrucción al prójimo: el miedo se apoderó de las mentes mexicanas. Estamos paralizados viviendo nuestras descarnadas realidades, la historia nos carcome el cerebro, no caminamos, corremos sin un rumbo fijo esquizofrénicamente, tambaleándonos como borrachos de placer. Negarnos a nuestras raíces indígenas, y con la cruda a cuestas, no aceptamos nuestra condición de pueblo, un pueblo sufrido, pero también trabajador y feliz, en lo que cabe.

“Mi único pecado es ser indígena”, proclamó Evo Morales, ahora expresidente de Bolivia, derrocado por una turba de fanáticos católicos, que terminaron por imponer a una especie de sacerdotisa, que prefirió la biblia a la constitución de su país. El ser indígena no fue el pecado, la falta imperdonable es la burla a las instituciones, a las leyes, generando y modificando para beneficio personal. Estos hechos eliminan y borran todo lo logrado, el mejor presidente latinoamericano en décadas, en el aspecto económico. 

En un país con el 62 por ciento de población indígena, con la reducción de la pobreza extrema, hasta en un 50 por ciento, fortalecimiento de la clase popular, para ser empresarios, indígenas emprendedores con éxito. Todos los logros están en este momento en manos de la ultraderecha boliviana, el neoliberalismo mal logrado, que aprovechó el reclamo y el levantamiento del pueblo, incluso de las organizaciones oficialistas, los principales sindicatos, organizaciones, movimientos indígenas, exigieron la renuncia de Evo, mucho antes que lo hicieran el Ejército y la policía.

Siento, en opinión personal, que la caída de Morales no comienza con su insistente afán de perpetuarse en el poder, si no el sistemático y absurdo desmantelamiento de organizaciones populares, apoyadas y alineadas en torno al propio Evo y a su presidencia. Terminó imponiendo líderes incondicionales, a contentillo del gobierno. Al final, le dieron la espalda, no importando el apoyo de la OEA. Semejante realidad con México, su gobierno y los partidos políticos.

La polarización rapaz, mezquina, es el resultado de la ignorancia moral e histórica de quienes se manejan en redes sociales, y hasta en medios de comunicación: periodistas que rompen su ética con tal de cargar las “fichas” con un poco de dinero. En apoyo o no, a la conveniencia del Gobierno de la República de dar protección en nuestro país a Evo Morales, creemos que esta “conveniencia” no es precisamente por la tradición de dar asilo a perseguidos políticos, desde los españoles de 1937, el Sha de Irán, Trotsky, fundador del ejército rojo ruso, palestinos cristianos, chinos, todos al fin de cuentas, han aportado mucho a la economía, la cultura de los pueblos del país. 

El comportamiento rabioso son nuestros miedos a considerarnos inferiores, que nos descobijen y nos señalen como comunistas, como fascistas, de derecha, de izquierda, salvajes incivilizados, tenemos terrores tan escondidos, que la caída de Evo Morales ha dado tanta incertidumbre que encoleriza a algunos, solicitando la caída del presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de un golpe militar. Otros promoviendo la reintegración de los bienes nacionales a los desposeídos y esto lo manifiestan los radicalistas anarquistas destructivos, nada proponen y por ende, no suman al crecimiento de país. La lucha de clases, el fanatismo, la intolerancia ha vuelto para desgracia.

Una cortina de humo, dicen algunos, para desviar la atención de los graves problemas mexicanos, como en la economía, llevada a los extremos sin una definición más allá de la persecución fiscal, la delincuencia imparable, los programas sociales en manos de políticos inescrupulosos, la salud sin medicamentos, en fin, el soporte social de los grupos actuales, como del ciudadano común, puede revertirse negativamente al verse con hambre. 

La espesa niebla ¿también repercutirá en asuntos locales potosinos? Solo volteemos a ver como el Ayuntamiento de la capital, “los desentendidos”, pretenden incrementar multas desproporcionadas, con la aplicación de la fotomulta, sistema fallido, recaudatorio corruptible e inequitativo, ¿mejor por qué no a quienes circulan en autos de “alta gama” sin placas no les aplica ejemplares multas? El incremento en el servicio del agua será sin duda del 15 por ciento, seguramente nunca se verán reflejados en la calidad, lo peor que grandes fraccionadores no pagan el agua.

En el gobierno del estado, la cortinilla de humo “Evo” les cayó como regalo antes de Navidad, se le otorgará en los próximos días a la empresa constructora del brazo de distribuidor Juárez un incremento de 30 millones de pesos, así sin más. ¿Qué son 30 miserables millones?, todo estaba calculado, para llegado el momento hacerse de suculento aguinaldo.

La justicia llegó para Karla Pontigo, su investigación se reabrirá, la Suprema Corte de Justicia de la Nación evidenció y sostiene que no se respetaron los derechos de accesos a la justicia de familiares y de la misma víctima, derecho a la verdad y a reconocer que su asesinato fue por motivos de género. Las investigaciones son poco confiables, no se apegaron a protocolos de indagatorias a violencia hacia las mujeres.

Estimado lector: lo sucedido en Bolivia es un ejemplo para abrir los ojos, para reconsiderar nuestras posturas tan radicales que nos están llevando a un enfrentamiento entre clases sociales, políticas y económicas, somos un país de leyes, donde debería permear la cordura, hemos caído en la dura realidad, escondernos en nuestra debilidad, clasistas, racista, insolentes y soberbios, de no dejar esto, cruzaremos la línea del no retorno, en esta inestable paz que se está consumiendo entre muertos y mezquindades.

Nos saludamos pronto.

No compre por comprar, el “Buen Fin” aprovéchelo con la familia.

También te puede interesar: De pesadilla a la realidad | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Detuvieron a "Chiquilín"; habría abusado de una mujer en la madrugada

Siguiente Nota

Descargas ilegales en agua también compete a ciudadanos: Segam