julio 25, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Mark Hollis: el hombre que no regresó | Columna de Carlos López Medrano

Publicado hace

el

Mejor dormir

 

Talk Talk inició como una banda británica de synthpop que en los ochenta buscó un espacio en las calles a través de temas resueltos de la gama OMD y Ultravox. De ese modo cosecharon The Party’s Over (1982) e  It’s My Life (1984), dos discos que junto a un puñado de sencillos levantaron fuertes expectativas e hicieron a EMI relamerse los bigotes por el bombazo comercial que podían llegar a ser.

Luego llegó el tercer álbum, The Colour of Spring (1986), una transición muy contundente. Algo había cambiado, y lo había hecho de fondo. Ya no sonaban como la banda MTV de los discos anteriores. Ahora ejecutaban una operación de distinto calado que tiraba de lleno a la creación de atmósferas, si bien aún conservaban rastro del flujo de su material previo.

El modelo presentado carecía de hits evidentes. La artificialidad saltarina había sido sustituida por una paleta de recursos que entraban en otro plano dimensional. El grupo londinense renegaba de su pasado y sorprendió tanto a sus fanáticos como a los hombres de negocios. La pequeña locura fue aceptada por EMI solo porque se comportó de manera notable en ventas, alcanzando el puesto 8 en las listas de su país.

Pero aquello apenas comenzaba. El envite siguiente, titulado  Spirit of Eden (1988), radicalizó la propuesta y rompió cualquier paradigma del pop. Quienes cantaban “Such a Shame” apenas cuatro años antes de pronto se habían convertido en unos apologistas de la introspección y la reserva.

EMI les había dado carta blanca para que hicieran lo que mejor convinieran. Hasta entonces se habían mostrado como una banda modélica que muchos insistían en ver como un relevo de Duran Duran. Talk Talk aprovechó para comenzar de nuevo, para romper con lo que había atrás.

“The Rainbow”, el tema que abría Spirit of Eden sorprendió a los escuchas quienes se hallaron con una pieza de casi 10 minutos que no tenía pinta de pertenecer a ninguna tradición. En la que no había coros ni ganchos, sino una verdadera travesía apegada al murmullo y la contención.

 

Talk Talk pasó por una metamorfosis: ya estaba más cerca de John Cage y Miles Davis que del synth que los vio nacer. A la postre se consideró que habían inaugurado el post-rock. Lo abrupto estaba anunciando, “the world’s turned upside down”, decía  la primera línea del arcoiris.

La mente detrás del cambio era el genio de Mark Hollis, un condensador de géneros, un idealista, alguien que había optado por dar la vuelta y seguir sus propios designios, no los de alguien más.

El núcleo de las nuevas canciones estaba en su pausa. No en el aturdimiento, más bien en una manera de atisbar lo sublime. Hollis sabía que pocos sonidos son superiores al silencio y optó por ensimismarse y dejar patente apenas lo esencial en cada obra.

Fue así que se volvió un artesano de la agudeza. Dibujante de contornos, texturas, paisajes del sonido. En compañía de sus compañeros entregó gemas que saben a cálida sombra.El músico londinense abandonó el camino formulaico en pos de la exploración sonora.

Enamorado lo mismo del soul que de la música clásica, el jazz, la meditación y lo etéreo, aprendió que el vacío es un parte crucial de cualquier grabación. Son los espacios donde anida la maestría, donde se muestra el control que se tiene de las notas.

Lo anterior, desde luego, le importaba un pepino a EMI que puso el grito en el cielo al ver lo que sus promisorias criaturas habían lanzado a la palestra. No había en ellos ningún single que pudiera llenar estadios. Y para colmo, Mark Hollis ya no quería tocar en vivo. Las creaciones en el estudio eran incompatibles con los conciertos.

En el video “I Believe In You” se percibe la incomodidad de Hollis, quien no entiende otro lenguaje que el propio en clave musical. La industria no se acomoda a sus preceptos, tanto las giras como las imágenes promocionales se alejaban de su intención. Talk Talk acabó por romper con EMI y la compañía se vengó levantando una demanda por el fracaso comercial del álbum por el que tanto habían invertido.

Fue mejor así. El siguiente trabajo —ya con Polydor Records— era igual de enigmático e inasible. Laughing Stock (1991) fue el quinto y último álbum de la banda en donde no dieron un solo paso atrás pese a la presiones.

Visto a distancia la decisión fue un acierto. Perdieron la oportunidad de tener una fama masiva, pero por el contrario ganaron trascendencia. Las últimas composiciones carecen de explicación o de arraigo en una época y con cada nuevo repaso ofrecen nuevas lecturas. Como pasa con Joyce o Kafka, se les seguirá descubriendo en los próximos años.

Hollis fue un pequeño Bartleby que de algún modo se infiltró en la industria musical, una maquinaria que suele chupar la sangre de los artistas hasta que ya no queda más. Él no lo permitió, prefirió no hacerlo. Luchó por cada gramo de independencia que había dentro de su organismo y optó por crear lo que le dictaba el extraño orden del cosmos antes que ceder a la posibilidad latente del éxito impostado que le hubiera restado la calidad de genuino.

Tan inasible como era (incluso para sí mismo), Hollis era de hablar poco ante medios.

Llevó a los instrumentos a parajes cada vez más abstractos. No necesitó llamar la atención por medio de lo efectista o rudimentario, cinceló fibras sonoras que se extendían como pistilos de una flor en primavera.

Talk Talk se despidió en la cumbre. No hicieron lo que se esperaba de ellos, hicieron lo que les daba la gana, No por una vulgar rebeldía o pueril intención de llevar la contraria, sino por una cuestión de honestidad y principios.  Con un costo que asumieron con todas las letras.

A partir de entonces Mark Hollis se volvió un recluso en movimiento, alguien que tuvo la humildad de ya no añadir un solo arpegio a un mundo ya de por sí saturado. La postal de su vida tendía a lo crepuscular.

En 1998 lanzó su único álbum en solitario, llamado como él mismo. Una obra maestra que va a la saga de Spirit of Eden y Laughing Stock. Un acontecimiento que por ser el más personal acaso sea el mejor.

Fuera de eso nada más, salvo colaboraciones menores y una pieza instrumental llamada “ARB Section 1” que hizo para la serie Boss (2012).

Mark Hollis se transformó en un renegado como los Rulfo, Salinger y Walser del mundo. Y aunque se alejó de los grandes reflectores, tuvo un regalo mejor para sí: la conformación de un hito. La creación de un género que amalgama a otros y que se ha vuelto la bandera de los músicos inconformistas, aquellos herederos que le rinden tributo al experimentar y que luchan por ser auténticos dentro de cada sesión.

Muchos esperaron su vuelta, pero Mark Hollis ya no regresó. Vivió hasta sus últimos días en el sur de Londres, encaminado a la vida familiar que tanto añoraba. Murió sin hacer mucho ruido en febrero de 2019.


@Bigmaud

Contacto: [email protected]

También lea: Bob Dylan y Sam Shepard en la carretera | Columna de Carlos López Medrano

#4 Tiempos

La mujer que descubrió el Templo Mayor de Tlatelolco | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

El Templo Mayor de Tlatelolco fue descubierto el 12 de mayo de 1944 por la maestra en Antropología María Antonieta Espejo Vázquez del Mercado, quien estaría a cargo de los trabajos de campo realizados en dicha zona arqueológica. La presencia de una mujer en trabajos de campo era algo insólito en esa época y no dejaba de haber cierto rechazo, incluso después de los trabajos realizados por la maestra Espejo en Tlatelolco. En eventos relativos a recordar ese importante descubrimiento arqueológico, los encargados del proyecto referían a los participantes varones anteponiendo su grado académico, ya sea ingeniero, arqueólogo, etc. Sin embargo, en el caso de la maestra Antonieta Espejo se referían sólo como “señora”, minimizando así su extraordinaria labor.

Parte de los logros de la maestra Espejo, en esa época, se encuentran, además, la creación del primer museo de sitio de la zona arqueológica, la excavación de la Etapa II del Templo Mayor de Tlatelolco y el primer plano de los vestigios, contribuyendo además para que la iglesia de Santiago, la cual fue utilizada como almacén de explosivos, regresara a manos del culto franciscano; primer paso para que, en julio de 1946, bajo la presidencia de Manuel Ávila Camacho, se decretara que el patio y anexos del antiguo convento, para entonces prisión militar, fueran cedidos al INAH, por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Afortunadamente en tiempos modernos ha tratado de reivindicarse la figura y aportaciones de la maestra Antonieta Espejo por parte de los especialistas y las instituciones relacionadas con nuestra historia como lo es el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Academia Mexicana de Historia (AMH), como fue la difusión de los trabajos de la maestra Espejo en el ciclo: mujeres: aportes a la historia, el arte y otras ciencias sociales, organizados por la AMH.

En la actualidad la Zona Arqueológica de Tlatelolco está a cargo de otra mujer: arqueóloga Edwina Villegas Gómez, por lo que dicha zona ha estado en manos de mujeres.

Salvador Guilliem Arroyo, quien en algún momento también estuvo a cargo de la zona arqueológica, en el ciclo citado comenta sobre la Antonieta Espejo: “Cuando Antonieta Espejo empezó a abrir los pisos para hacer el primer pozo, el cual quedaba encima del Templo Mayor, se localizaron miles de entierros, según menciona en su diario de campo. Ella calculaba 10 mil. Para ese momento, aún desconocía que se trataba del edificio principal del recinto sagrado. En ese pozo, en la parte sur del Templo Mayor, es decir, Tlatelolco (900-1200 d.C.). Los pozos 1 y 2 llevarían al registro de la Etapa II, las excavaciones se extenderían al poniente y fueron liberando, escalinata tras escalinata, las sobreposiciones del Templo Mayor. Algo fundamental de los trabajos encabezados por la arqueóloga Espejo –

continuó–, es que los pozos derivaron en calas, no es realmente una búsqueda de cerámica con capas estratigráficas, como fue la propuesta original, sino que el equipo sabía que iban a descubrir el gran Templo Mayor.

La maestra en Antropología María Antonieta Espejo Vázquez del Mercado fue profesora de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, en la desaparecida Facultad de Humanidades que tuvo vida académica de 1955 a 1962. Participó como profesora de Arqueología en cursos intensivos, modalidad que configuró la Facultad de Humanidades para contar con profesor de calidad que estaban incorporados a otras instituciones. Los cursos de la maestra Espejo en la UASLP se impartían del mes de marzo al mes de octubre. Antonieta Espejo donó parte de su biblioteca a las colecciones que se formaban en aquella época en las bibliotecas potosinas enriqueciendo la biblioteca donada por el profesor Alcorta, uno de los fundadores y primer director de la Facultad de Humanidades de la UASLP, con el fin de contar con un centro de estudios e investigación potosina.

Al cierre de la Facultad de Humanidades Antonieta Espejo se trasladó a Reynosa, Tamaulipas, trabajando en la catalogación y rescate del archivo histórico de esa ciudad. También fue directora de la biblioteca de esa ciudad, Amalia Castillo Ledón.

La maestra en Antropología María Antonieta Espejo Vázquez del Mercado pionera de la participación de las mujeres en el campo de la arqueología convirtiéndose en un referente en esa área al descubrir el Templo Mayor de Tlatelolco, contribuyó con sus saberes al desarrollo de la investigación en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí siendo profesora de la desaparecida Facultad de Humanidades.

También lee: Josefa Negrete, primera profesora potosina | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La búsqueda de la redención | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Hoy San Luis y Xolos de Tijuana, se enfrentan en el Alfonso Lastras, este partido se presenta como una oportunidad de oro para ambos equipos que, tras sufrir derrotas en la jornada anterior, buscan recuperar la confianza y el rumbo en el Apertura 2024. Sin embargo, hay varios puntos negativos que podrían influir en su desempeño y que merecen ser destacados.

El equipo potosino, dirigido por Domènec Torrent, inició la temporada con una sorprendente victoria ante el América, lo que generó expectativas entre sus aficionados. Sin embargo, su reciente caída ante Pachuca (0-2) ha puesto en duda su capacidad para mantener un rendimiento sólido. Esta falta de consistencia puede ser perjudicial, especialmente en un torneo donde cada punto cuenta.

Además, la delantera de San Luis, a pesar de contar con jugadores como Mateo Klimowicz y Bonatini, ha mostrado dificultades para concretar oportunidades. La falta de goles en momentos clave puede ser un factor determinante que impida al equipo alcanzar sus objetivos en puntos, sin mencionar el juego vistoso que todos quieren ver.

Otro aspecto a considerar es la presión que enfrenta San Luis. La afición potosina espera un buen espectáculo y una victoria que les devuelva la ilusión. Si el equipo no logra un buen desempeño, esta presión podría convertirse en una carga, algo que es común en la grada del Lastras, afectando la confianza de los jugadores en el campo.

Por su parte, Xolos de Tijuana, bajo la dirección de Juan Carlos Osorio, también llega con problemas. La reciente goleada sufrida ante Cruz Azul (0-3) expone las debilidades en su defensa. Errores individuales y falta de cohesión han permitido que el equipo reciba demasiados goles, algo que es inaceptable en un torneo tan competitivo.

La falta de efectividad ofensiva también es un problema. A pesar de contar con jugadores habilidosos, Tijuana ha tenido dificultades para traducir su posesión en goles. Esta falta de contundencia puede ser un obstáculo significativo para conseguir puntos en un partido tan crucial.

Finalmente, el cambio de estrategia que ha traído Osorio ha generado una lenta adaptación en el equipo. La confusión táctica puede afectar el rendimiento general, lo que se traduce en un juego menos fluido y más propenso a errores.

El partido de hoy es una oportunidad para que San Luis y/o Xolos se recuperen de sus recientes tropiezos. Sin embargo, la inconsistencia, la vulnerabilidad defensiva y la presión de la afición son factores que podrían determinar el resultado del partido. Ambos equipos deberán abordar estas debilidades si desean salir airosos en este crucial enfrentamiento. La afición espera un espectáculo emocionante, pero ese camino hacia la redención, no será fácil.

También lee: Tijuana, Tierra de contrastes | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El verano que pensé que sería divertido ver todos los estrenos del anime de la temporada parte 1 | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

CRITICACIONES

 

EL VERANO QUE PENSÉ QUE SERÍA DIVERTIDO VER TODOS LOS ESTRENOS DE ANIME DE LA TEMPORADA PERO QUE, PRONTO, ME DI CUENTA DE MI TREMENDO ERROR CUANDO VI LA CANTIDAD DE SERIES QUE SE ESTRENABAN ESTE MES Y LO COMPARÉ CON LA EXTREMADAMENTE LIMITADA CANTIDAD DE HORAS LIBRES QUE EL CAPITALISMO DEL SIGLO XXI ME PERMITE TENER TODOS LOS DÍAS – PARTE 1

Por alguna razón, decidí hacerme la grosería de obligarme a ver todos los animes que se estrenaran esta temporada en Crunchyroll. No tengo idea qué me poseyó para tomar una decisión tan terrible para con mi cordura, pero pensé que sería divertido disfrutar “en vivo” los más nuevos estrenos que los malpagados animadores nipones le ofrecían al mundo este verano. Obviamente, solo me enfocaría en los animes nuevos. Si se trataba de la secuela o segunda temporada de otra serie que no había visto, no tendría sentido empezar la serie a medias sin tener idea de qué está pasando. Lo mismo si se estrenaban episodios de animes que llevan uno, dos o 25 años en transmisión. No quería perder tiempo para ponerme al corriente, dejando de lado la posibilidad de ver cosas nuevas.

Honestamente, pensaba que estaba a punto de empezar algo así como 14 series, más o menos. Tal vez 16. 18 a lo más. Imaginaba que las temporadas ofrecían un número manejable de estrenos, para que las personas normales del día a día sí tuvieran la oportunidad de ver todo y decidir qué querían seguir viendo.

Estaba equivocadísimo. Por mucho. Me vi como un completo NyE tomando esa decisión. Un delulu. Un ignorante. Son demasiadas. Muchísimas. Apenas y me pude dar la oportunidad de ver los primeros episodios de solo 23 series nuevas. Y digo “solo” porque sé perfectamente que hay, por lo menos, otras 5 a las que no he podido llegar a ponerles play porque si no nada más no avanzaría.

A continuación, una reseña corta – cortísima – de qué me han parecido estas series, incluyendo cuántos episodios he visto hasta ahora. Los títulos están en inglés porque, hasta donde sé, ningún traductor latino se ha atrevido a ponerles “del diablo” o “Unas locas aventuras en” a ninguno de estos animes para que el público mexicano sepa qué esperar de sus monitos chinos.

1. The Ossan Newbie Adventurer, Trained to Death by the Most Powerful Party, Became Invincible (TRES EPISODIOS)
Se trata de OTRA serie más con un escenario de fantasía medieval con tintes de videojuego RPG. La novedad es que el protagonista es un anciano de 32 años, pero que es más fuerte que el 99.99% de las criaturas de su mundo. Las locas aventuras comienzan cuando él cree que es débil pero se madrea fácilmente a todo mundo creyendo que es por accidente. O sea, se ha visto ya esto varias veces, pero tampoco tanto como para ser cansado. Se ve que el presupuesto no es el fuerte de la producción, pero intentan estirarlo lo suficiente como para que los episodios se vean visualmente atractivos y no parezca animado por estudiantes de secundaria contratados bajo la beca Benito Juárez. Está cotorra, aunque un tanto genérica. Si se me olvida que vi esta serie en 9 meses no me sorprendería tanto, pero no me molesta verla.

 

2. Alya Sometimes Hides Her Feelings in Russian (TRES EPISODIOS)

La comedia romántica de preparatorianos de la temporada con su twist chistosón para que tenga algo de caché y se pueda diferenciar de todas las del montón. El de esta es que la protagonista habla en ruso cuando le dice al protagonista que lo quiere. El estilo de dibujo está bonito, los personajes están interesantes y la serie tiene un timing de comedia bastante bueno. Eso sí, no pudieron evitar poner subtramas bien creepy como la clásica “mi hermana menos actúa como si me quisiera dar como cajón mal cerrado porque el incesto es súper hilarante”.

A estas alturas de la vida, este tipo de tropos ya se siente como un “los japoneses siendo bien raros” y se puede pasar de largo. Si obviamos esos momentos, la serie promete estar divertida.

3. The Strongest Magician in the Demon Lord’s Army Was a Human (TRES EPISODIOS)

Oh. Miren. OTRA SERIE DE FANTASÍA MEDIEVAL CON TINTES DE VIDEOJUEGO RPG. Como dice el título, es sobre un poderoso miembro del ejercito del mal que es un humano disfrazado. Podría ser una serie más interesante si no fuera porque casi todo está (horriblemente) animado en CGI barato y el personaje principal es una inerte barra de carbono sin emociones ni personalidad… pero que es repiola lanzando hechizos y por eso debería de quererle. Hay supuestas subtramas de intriga, misterio y traiciones militares, pero todo se resuelve casi tan rápido como se presenta. Una serie sin estrella que está bien meh. Lo mejor que puedo decir sobre ella es que, a diferencia de su animación 3D, la serie no está culera.

4. My Wife Has No Emotion (DOS EPISODIOS)

Apenas la cuarta entrada en el desafío autoimpuesto y, aparentemente, la primera serie que posiblemente no quiera terminar de ver mientras siga vivo. Es la “bella” y “enternecedora” historia de un adulto con mala suerte en el amor que compra un robot para limpiar su casa. Como esto es un anime, OBVIAMENTE, la robot necesitaba parecer humana y, POR SUPUESTO, ser muy bonita lo cual, COMPRENSIBLEMENTE, “obliga” al protagonista a enamorarse de ella y pedirle que sea su esposa. Por un segundo pensé que podría tocar temas interesante tipo la película HER, pero en formato chistosón, pero no. Se me olvidó que era Japón. Lo divertido radica en que, básicamente, el sujeto desea con locura y pasión intimar con un dispositivo electrónico, con tintes súper marcados de “¿no es acaso esta la mujer perfecta con la que todos soñamos?”. Dudo mucho que la serie mejore si la sigo viendo, por lo que me cuesta recomendar que cualquier persona vea esto. Puaj.

5. Pseudo Harem (TRES EPISODIOS)

Me cuesta mucho creer que la serie en cuyo título se encuentra la palabra “HAREM” sea una de las más lindas y wholesome de la temporada. Es aún otro romance de preparatoria con su twist chistosón, solo que esta tiene menos presupuesto que la de Alya. La premisa es que son dos estudiantes que claramente se quieren y no son novios. Él es un sujeto medio random y medio otaku. Ella es una aspirante de actriz que tiene la capacidad de adoptar distintos personajes para divertir al vato otaku que le gusta. El “harem” del título es porque el protagonista crea su harem personal con la colección de personajes/personalidades que le presenta su amigovia. El dinero que les dan para animar esta serie es tan bajo que incluso hay secuencias donde los personajes tienen manitas Danup y caras chuecas, pero en general esto es tan wholesome y bonito que se puede obviar la mayoría del tiempo. Me preocupa que el gimmick de las múltiples “personalidades” se vuelva cansado más adelante, pero es una opción entretenida para ver esta temporada.

Estas son apenas cinco de las series que me estoy obligando a ver. Les prometo que, en general, sí estoy disfrutando la experiencia. Pero ver 23+ series es inhumano. Ojalá no muera antes de terminar la temporada, porque me falta reseñar 18.

También lee: Exhuma: Cuando el nacionalismo se supone que no debe dar miedo | Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

Opinión