Columna de NefroxDeportesTesteando

Lo más importante | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

Distancia, cancelación, suspensión, actividades esenciales, cuarentena, virus… estas son algunas de las palabras que han rondado nuestro ambiente en las últimas semanas. No es para menos. Este 2020 ha robado nuestra tranquilidad y ha puesto nuestro sentido de la duda en una agudeza casi enfermiza, tratando de respondernos preguntas que tal vez ni siquiera importan. 

Hemos cuestionado al gobierno, a las autoridades, a familiares, a amigos, incluso nos hemos cuestionado a nosotros mismos ante cierta reacción a extraños escenarios. 

La normalidad ha sido cambiada y nuestra mente a veces va más rápido de lo que quisieramos.  

Dentro de este contexto una pregunta siempre ha estado presente: ¿cuándo regresará el futbol? Aficionado o no a este deporte, es indudable su ausencia, la dinámica de una sociedad como la mexicana cambia cuando hay futbol en la ciudad, cambia cuando hay futbol. 

Futbolistas, aficionados, directivos y prácticamente todos los involucrados en el día a día del futbol, extrañamos esas charlas donde de pronto se ponía en juego el marcador del pasado fin de semana, extrañamos sentarnos a la tele para ver algún juego que se emita a un horario que tenemos disponible, extrañamos ir al estadio y convivir con otros locos enamorados de ese deporte tan rudimentario. Extrañamos y deseamos ver futbol. 

Sin embargo, es importante recordar que el futbol es algo de poca importancia para la mayoría de las personas, más allá de un entretenimiento popular y un deporte que solo algunos practican, el futbol es un lujo tanto en tiempo como en recursos. 

Hoy se debate sobre el eventual regreso de las ligas: algunas en definitiva no lo harán hasta agosto o septiembre, mientras que otras ya hasta fecha pusieron. 

Pero la verdadera pregunta no está en el regreso de las actividades futbolísticas, la pregunta es ¿cuándo regresaremos los aficionados? La respuesta es muy ambigua y parece que no la tendremos pronto, entre la decisión de las autoridades de salud, así como el miedo de las personas ante un posible contagio, ese regreso a las tribunas puede tardar meses, posiblemente hasta 2021. 

Es triste pensarlo pero más vale reconocer el riesgo. Todos hemos sacrificado costumbres en esta pandemia, el futbol solo es uno de tantos, pero a su vez, es una gran lección, incluso hasta de resilencia. Por lo menos por unos meses, nos quitaron el futbol: lo más importante de lo menos importante.

También lee: Liguilla a vida o muerte | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Total Page Visits: 159 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Se manifiestan contra Nava por negar apoyo a animales callejeros

Siguiente Nota

Abundan las manifestaciones en SLP... ¿y el alcalde? En la Huasteca