agosto 2, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Las caras de la homofobia | Columna de Paul Ibarra

Publicado hace

el

Desde mi Clóset 

 

Esta semana la Comisión de Justicia al interior del Congreso del Estado dictaminó un par de iniciativas que tienen como propósito modificar la definición de matrimonio para incluir a las parejas del mismo sexo. Dicha iniciativa fue desechada por improcedente con argumentos escuetos y subjetivos, que, por un lado, desconoce los límites de la libertad configurativa de su labor, y por otro deja entrever una severa carga de prejuicios y estigmas.

La discriminación es legal en San Luis Potosí, y tiene distintas caras. La primera, la más agresiva y poderosa es aquella encabezada por el Partido Acción Nacional y la Iglesia Católica. Este grupo político, en colaboración con grupos de choque de ciudadanía, desde hace más de diez años se han encargado de promover el odio, la violencia y la discriminación hacia las parejas homosexuales. Desde el legislativo, posicionados en lugares estratégicos para incidir de forma negativa, diputados y diputadas del PAN buscan atropellar derechos y libertades, de los sectores con mayor vulnerabilidad en el estado.

Otra de las caras de la discriminación en el estado la encabeza el Gobernador. Fue en la legislatura pasada, que, por instrucción de su Santidad Juan Manuel Primero, se desechó la iniciativa en pleno, sin discusión. Aún recuerdo ese estrepitoso 2015, cuando el PRI se reunió con la comunidad LGBT, Martín Juárez, hoy diputado local, se manifestó por el respeto a la CPEUM y los derechos humanos. Hoy por lo menos, una de sus allegadas, la diputada Charo Sánchez Olivares, tal vez con manita de puerco de Doña Lorena y el propio Gober, votó en contra. La ausencia de Betty Benavente dolió, sin embargo, el partido y la ideología siempre está por encima de la Carta Magna, eso queda claro.

El caso de Edgardo Hernández Contreras es peculiar, va por la vida con una bandera de entrón y bragado. Se le pone al tú por tu al gobierno estatal en tribuna, pero a la hora de hablar de derechos humanos, principios constitucionales, y temas progresistas, sale su verdadera cara. Por ahí dicen que al pueblo pan y circo, y hoy es evidente que por lo menos al diputado no le interesan los derechos de las personas. Por lo menos no el de todas las personas. Cándido Ochoa, de la misma bancada se ha mantenido al margen, sin embargo, su voto es trascendental, ya que para alcanzar la mayoría en la votación, todos los votos cuentan, y el suyo es importante.

Por último, el PRD local dentro del Congreso del Estado, tiene perspectivas encontradas. En medios, el diputado Emmanuel Ramos se ha pronunciado a favor del respeto de los derechos de todas las personas, sin embargo, la ex síndica de los Gallardo, Isabel González Tovar a pesar de estar en la Comisión de Derechos Humanos, del tema no tiene mucha ideal. O será que solicitó estar en ese colectivo para incidir y poner sobre la mesa los intereses aviarios.

La comunidad LGBT potosina estará pendiente sobre los avances de la iniciativa, tal vez se eleve a pleno en mayo. Esta es una guerra por los derechos humanos, la primera batalla fue dura, sin embargo, no es definitiva. El general de batalla es el diputado Pedro Carrizales, éxito en la encomienda.

También lee: Identidades de hombres homosexuales | Columna de Paúl Ibarra

#4 Tiempos

Crónicas de un voto anulado | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

SIGAMOS DERECHO.

Ayer, como todos los domingos, desperté algo tarde, tomé café, leí algunas columnas y atendí mis rigurosos planes de hacer absolutamente nada por el resto del día hasta que llegara el momento de la noche en que me dispongo a escribir esta opinión.

Particularmente, el día de ayer tenía pensado no salir a votar en la consulta popular por los motivos que ya había expuesto en este espacio hace algunas semanas y por otros que se fueron sumando desde entonces. También había decidido que dedicaría estas líneas al —me parece— bobo, patriotero e injustificado linchamiento mediático que recibieron las jugadoras mexicanas de softball que dejaron en la basura parte de sus uniformes olímpicos.

Para bien o para mal, mis planes se interrumpieron cerca del mediodía, hora en que uno de mis hermanos me pidió que lo acompañara a vacunarse. Ya de vuelta a casa pasamos por enfrente de la mesa de votación de la consulta, que para sorpresa de nadie se encontraba absolutamente vacía salvo por los seis vecinos y vecinas funcionarias de casilla. Nos seguimos de largo.

Una vez en casa, con muchas preguntas y sin respuesta cierta a ninguna de ellas, sentí la inmediata necesidad de acudir a la mesa de votación y sufragar; al menos para vivirlo en carne propia y no solo a través de los testimonios de otros pocos. Decidido a participar, aún sin saber exactamente en qué sentido, me replanteé los tres posibles escenarios: votar por el «no»; votar por el «sí»; o anular mi voto.

Primero descarté votar por el «no» por razones que para este punto espero que sean obvias; quiero suponer que realmente todas y todos estamos de acuerdo en que los fenómenos de violencia, corrupción y abuso tienen que detenerse, investigarse, repararse. Aunque, claro, también me parece completamente válido y razonable votar «no» a semejante pregunta.

Descarté también votar por el «sí» porque, de nuevo, se trata de una pregunta que no tiene ni pies ni cabeza, es decir, no tiene ningún cauce procedimental definido.

También porque lo que sea que vaya a suceder después pudo haberse realizado sin la consulta y sin todos los costos que representó; la Corte lo menciona muy claramente en la sentencia: se trata de facultades discrecionales, o sea, pueden activarse cuando exista la voluntad para hacerlo. Además porque el gobierno y sus aliados promovieron esta consulta desde la mentira y la desinformación mañosa, repitiendo mil veces el cuento de los “juicios a expresidentes” y otra sarta de falsedades.

Sobre la anulación de mi voto, consideré que al menos para mí ello representaría una buena opción para participar en este ejercicio sin caer en las dinámicas obstinadas de los extremos del oficialismo y de la oposición, que, sin ningún plan, sólo llaman a votar por votar, o a contradecir por contradecir.

Anular también representaría una manera de aportar al total de votos necesarios para la obligatoriedad del resultado sin tener que votar por el «sí» y validar todo lo mencionado en líneas anteriores. No hace falta que lo digan, sé muy bien que los 37 millones de votos jamás se iban a alcanzar en estas condiciones. Sin embargo, la razón por la cual vale la pena sumarse a este ejercicio y buscar el resultado obligatorio es para respaldar a los colectivos de víctimas que ven en esta consulta una buena oportunidad para seguir luchando por la creación de comisiones de la verdad y de otros mecanismos dirigidos a atender fenómenos de violencia sistemática y no solo a hechos delictivos y
responsabilidades aisladas.

Bajo esas dos premisas —pensar la consulta desde el matiz, no desde la polarización sorda y simplona; y la necesidad de que sean las víctimas el centro de la discusión— acudí a la mesa cercana a mi domicilio a emitir mi opinión: una X grande rayada por toda la boleta. Ahora bien, de ninguna manera pretendo presentar mis motivos como correctos o más válidos que otros. Mientras no comprendamos que toda manifestación democrática que se realice de manera consciente —votar en cualquier sentido, o incluso no acudir a votar— es tan válida y respetable como cualquier otra, nuestros procesos deliberativos valdrán para muy poco.

Hay que decir que los votos emitidos por el «sí» o aquellos anulados que coinciden con el objetivo aquí descrito no servirán para nada si este ejercicio solamente inició y terminó el 1 de agosto. Pensar en esta consulta popular como un fin y no como uno de varios escalones es terriblemente equivocado; ante la pequeñez de este gobierno, los grandes esfuerzos de la ciudadanía tendrán que seguir siendo los que lleven la atención a lo más urgente: verdad, justicia y reparación para quienes han sufrido lo peor de nuestros gobiernos, incluido el actual.

El tiempo, el trabajo y la lucha invertida en los próximos meses definirán el verdadero resultado de esta consulta. Mientras tanto, vivir este primer ejercicio de democracia directa me deja —y supongo que a muchos y muchas más— decepcionado, con las ideas nubladas y buscando las respuestas que definitivamente no encontré mirando detenidamente y por varios minutos la tinta indeleble que marca mi pulgar derecho.

Lee también: Pegasus vs. PANAUT | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Carreras y Gallardo, los tocayos | Crónica de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

TERCERA LLAMADA

Ricardo Gallardo “Carmona” y Juan Manuel Carreras López son “Tocayos”, por lo menos durante los siguientes 55 días, por ser el primero gobernador electo y el segundo constitucional. Así lo explicaron ambos en tono chusco y a pregunta expresa cuando se despedían de fuerte apretón de manos y cordial abrazo a contra luz de la puerta lateral del palacio de gobierno.

El evento había terminado, de “tocayo y tocayo” se trataron en los breves discursos que dieron uno y otro sentados al fondo del Salón de Gobernadores.

Agradezco la disposición y cordialidad del gobernador electo, Ricardo Gallardo Carmona”, soltó Juan Manuel Carreras en su turno del uso de la voz. Risitas, ojos saltones y ceños fruncidos entre la más de una docena de camarógrafos y reporteros que cubrieron el evento de forma presencial. Detalle para el apunte e involuntaria confusión que no deja de ser por lo menos extraña para un gobernador pendiente e informado respecto de quién es su sucesor.

Treinta minutos antes, la tensión en el ambiente se podía cortar con un pan Bimbo. Los pasillos superiores de palacio estaban siendo ocupados poco a poco por entrantes y salientes. En la oficina de Comunicación Social platicaban los “tocayos” de dicha área. Desde el balcón palaciego se giraban instrucciones, estaba por llegar el gobernador electo.

Ya llegó”, dijo alguien, lo que detonó los resortes de los entregareceptores dispersados entre la oficina del gobernador y la última esquina de la oficina de comunicación social.

No era. En su lugar, de una lujopoderosa camioneta Cadillac negra bajó, en la esquina de Carranza y Aldama, Guadalupe Torres Sánchez, ex diputado, representante del gobernador electo y nombrado como próximo secretario general de gobierno por el propio Gallardo Cardona.

Saludos y silencios en el pasillo norte del palacio. A veces puños chocantes, a veces manos abiertas. Todos se conocen y reconocen, pero guardan distancias. Era ver a dos equipos de futbol americano sin uniformes y terminado un cerrado partido.

Ahora sí llegó el gobernador electo, y bajo el moderno traje azul con adorno a cuadros, cargaba una certidumbre extra: por la mañana en Tribunal Estatal Electoral validó la elección y derrumbó la mayoría de las impugnaciones contra de Gallardo.

El siguiente round jurídico se pasa a la inapelable sala superior y al INE, asunto que tras la sentencia local parece ya un trámite más perfumado de derrota digna que de esperanza fundada.

A buen paso, Guadalupe Torres, Francisco Elizondo Garrido, Noé Lara Enriquez, Jorge Castillo, Gerardo Zapata y Gerardo Alfaro, escoltaron al próximo mandatario rumbo al salón Presidente Juárez.

En el elegante, barroco y balconeado salón, ya esperaban el titular de la Secretaría de Finanzas, Daniel Pedroza Gaitán, el Contralor, Oscar Alarcón, el Secretario Técnico, Aldo Torres Villa y el joven Ramiro Robledo López, consejero jurídico del actual jefe del ejecutivo.

¿A qué fueron? Nadie supo. Los presentes tomaron uno y otro lado de la mesa, algunos más optaron por sentarse, cordialidad sí, camaradería no siempre y no entre todos. Tragar sapos.

El gobernador electo se dirige a la oficina del gobernador Carreras entrando por la puerta que conecta a su despacho, solo ellos, cero comitiva ni asesores ni acompañantes. Quien va de salida y quien viene de entrada platicaron en privado durante unos 20 minutos.

La transmisión en vivo comenzó cuando ambas figuras salieron del despacho gubernamental y aparentemente Carreras explicaba algunos retablos de madera que adornan el espacio a quien será el próximo inquilino del ala norte del palacio de Madero.

Enseguida llegaron al Salón de gobernadores a donde fueron pastoreados por personal de logística y protocolo los ocho protagonistas, cuatro por posición de entrada o salida.

¿Por qué tantos interinos? Cuestionó a Noé Lara Enriquez, quien le explica que a partir de la ingobernabilidad del 91, cuando cayó Fausto, entró Martínez Corbalá, mismo que dejó el cargo para intentar participar en la siguiente elección constitucional y mientras tanto el congreso nombró a Teófilo Torres Corzo, como nuevo gobernador por poco más de 9 meses.

-San Luis ya no merece eso, interrumpe un tercero.

Elizondo Garrido reconoce no conocer la historia del estado, y se nota que fue su primera visita al palacio de gobierno potosino cuando preguntó discreto por la ubicación de un baño. Fue y vino.

Por fin entran los “Tocayos” y toman sus puestos, la cabeza en alto en uno y otro lado de la mesa.

Afuera, las notas principales de los diarios dan cuenta de sangrientos y acumulados hechos.

Ejecuciones y más ejecuciones. Esa es la “otra entrega recepción”, dijo un reportero.

La política y la cordialidad en palacio. Nada más en el palacio. Parece que allá afuera no hay “tocayos”.

Arrancó el protocolo, el ocaso de un gobierno y víspera del amanecer del siguiente.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La tristeza, la locura | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

Solo porque es catalana -como Mercé Rodoreda- he comenzado a leer esta tarde a Montserrat Roig (1946-1991).

Ya sé que decir esto no es hacer demasiado honor a Montserrat Roig, pero qué quiere usted, la vida es así. Uno empieza a leer los libros de ciertos autores por las razones más vulgares, entre las que se me ocurren las siguientes cuatro:

1) Porque cierto líder de opinión nos los recomendó vivamente (aunque no estoy muy seguro de que ésta sea una razón de peso, pues –la verdad hay que decirla- uno casi nunca lee los libros que los demás nos recomiendan);

2) o porque nos los encontramos en nuestra casa (sin saber cómo ni cuándo fueron a parar allí) y, a falta de otra cosa que hacer –o de dinero para comprar otros-, nos pusimos a leerlos;

3) o porque nos los prestaron y no pensamos devolverlos («Los libros, dijo alguien una vez, se escriben para venderlos, se compran para tenerlos y se prestan para perderlos»);

4) o, finalmente, porque los encontramos a un precio módico en una librería de usado y no quisimos desaprovechar la ocasión. (¡Los mejores libros que he leído en mi vida los he encontrado precisamente en las canastillas de ofertas! Pienso, por ejemplo, en Cuando silbo…, de Shusaku Endo, y en Alondra, de Deszô Kostolányi).

Es verdad que los que escriben y publican quisieran oír hablar de razones más misteriosas, elevadas y pronfundas, pero estoy seguro de que la elección de un autor en vez de otro se debe a motivos tan triviales como los recién citados. Ahora bien, que estos libros acaben gustándonos y elijamos después comprar otros del mismo autor, ya en condiciones -y a precios- normales, esa es otra historia.

Por lo que hace a mí, como digo, comencé a leer a Montserrat Roig (1946-1991) porque una de sus novelas se hallaba muy sola en una canastilla de saldos y además echaba de menos en aquel momento ese aire catalán y nostálgico que sólo Mercé Rodoreda sabe hacernos respirar.

Advierto inmediatamente que no he terminado de leer La voz melodiosa (la novela de la Roig), y que por tanto me es imposible decir nada acerca de ella, salvo que uno de sus párrafos iniciales me golpeó en lo más vivo, haciéndome cerrar el libro y coger la pluma. La frase de la que hablo es la siguiente: «Con el tiempo, el abuelo supo que la tristeza y la locura empiezan a hacerse compañía».

Esta simple frase hizo que casi me ahogara en un mar de preguntas. ¿Es la tristeza una forma de la locura? ¿O es la locura, más bien, una variante de la tristeza? En otras palabras: ¿nos volvemos tristes porque estamos locos, o enloquecemos porque estamos tristes?

Aunque hablo como inexperto, creo que hay un punto –un confín, una frontera que los psicólogos no han sabido aún delimitar- en el que la excesiva tristeza acaba en locura; que suceda lo contrario (que la locura se vuelva tristeza), me parece mucho menos probable. No obstante, es verdad: se quiera o no, llega un momento en la vida de las personas en el que «la tristeza y la locura empiezan a hacerse compañía», aunque no se sepa nunca a ciencia cierta cuál de las dos llegó primero, ni cuál llamó a la otra para morar juntas en el mismo corazón y en la misma cabeza.

Por si las dudas, hay que defenderse de la tristeza y ponerse a cultivar la alegría. La falta de alegría, en la situación presente, no es sólo una falta de amor a sí mismo, sino un auténtico pecado. En una novela de Sholem Asch (1880-1957), el escritor judío, hay un diálogo en el que se explica por qué es esto así. Moses Silverstein está hablando con un acongojado millonario al punto del infarto y le dice las siguientes –sabias, muy sabias- palabras:

«El mayor pecado que  un hombre puede cometer contra Dios es el de caer en la tristeza y –que Dios no lo quiera- en la desesperación. Nos han dicho nuestros maestros que es más pecado pensar en el pecado que pecar. Es verdad que hay que arrepentirse y tomar la decisión de no volver a pecar; pero es preciso arrepentirse y olvidar todo el asunto. Porque, si se rinde uno a la melancolía, pierde la alegría de vivir. Y entonces no reconoce la bondad del Eterno, no se siente agradecido por la vida que Él le dio ni por la bondad de que Él le hace objeto todos los días. Se convierte en un Job, que maldijo el día en que nació, y se enoja con Dios por haberlo creado… Dios quiere que aparte su tristeza y se regocije en Su mundo y en Su creación, que se sienta alegre con la luz del sol, con las cosas que crecen, con los frutos del campo. Por eso nos ordenaron los rabinos que nos acordáramos de pronunciar una bendición cada vez que probamos una fruta o que participamos de alguna alegría. Nuestro goce de la vida es en sí mismo una bendición y un agradecimiento que enaltecen a Dios y a su obra».

¿Pecaste gravemente? Arrepiéntete, pide perdón y olvida el asunto. ¿Hay demasiadas cosas que te preocupan? Bien está que te preocupen, pero no demasiado. Déjalas en las manos de Dios y sigue adelante: ¿qué ganarás a fuerza de pensar en ellas? Y, por lo demás, ¿fue Dios quien te trajo a este mundo, o fuiste tú quien le pidió venir? Bien, si fue Él quien te trajo sin tu consentimiento –yo espero que realmente haya sido así, pues no veo otra forma de explicarme tu presencia en la tierra-, entonces no creo que en sus planes esté el dejarte solo.

«¡Alégrate!», dijo el ángel a María a modo de saludo. Y como yo no creo que el ángel sea un ingenuo, lo mejor es hacer lo que dijo a María -y, de paso, también a nosotros-.

Alégrate, porque la tristeza y la locura son dos buenas amigas que tarde o temprano acaban siempre por reunirse y hacerse compañía. ¡Ah, son tan solidarias entre ellas, tan íntimas, que nunca están dispuestas a dejarse solas!…

También lee: El retardo de San Demetrio | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

Opinión