julio 28, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Identidades de hombres homosexuales | Columna de Paúl Ibarra

Publicado hace

el

hombres homosexuales

Desde mi clóset

 

La orientación sexual define en una persona sus relaciones erótico-afectivas, es decir, de quien se enamora y con quien tiene prácticas sexuales. En la construcción de la identidad sexual, la orientación sexual juega un papel preponderante, ya que permite al individuo establecer relaciones interpersonales con otras humanas y humanos. La orientación sexual, dentro del sistema sexo/género tiene una relación directa con el sexo de asignación. En apartados posteriores se hará referencia al proceso fisiológico de la respuesta sexual humana, mientras se afirma, con base en las investigaciones realizadas por la APA (2018), que existe una relación psicológica directa entre la genitalidad humana y la activación de un estímulo sexual efectivo.

La relación genitalidad-sexualidad tiene una base eminentemente heterosexual. Las personas erotizan con los sentidos, a través de estímulos externos e internos. Walen y Roth (1987) afirman que existen evaluaciones cognoscitivas que, a la par del proceso fisiológico que llevan a una persona tener un orgasmo. El razonamiento humano, al ser en principio heterosexualizado, considera como ‘normal’ el hecho de que una hembra y un macho humanos copulen. Al mismo tiempo, existe una línea cognitiva que delimita los estímulos permitidos o no para hombres y mujeres. Al seguir la teoría psicoanalítica, existe una afrenta constante entre el ello y el superyó a la hora de que una persona se erotiza. La carga de género le lleva a pensar en la viabilidad o no de la excitación con base en la estructura genital externa de la pareja.

Dicho lo anterior, la homosexualidad como orientación sexual, se ejerce a partir de procesos de despojo de la carga simbólica que el régimen heterosexual proporciona desde la fecundación. Para el patriarcado, el cigoto es sabedor de la necesidad imperante de la reproducción de la especie, lo que le permite asumir, desde este momento una carga binaria de sexo. En este sentido, en la práctica, el ejercicio de la sexualidad responde a las eventualidades del contexto, la situación histórica y la carga simbólica otorgada al cuerpo sexuado.

Un hombre que se relaciona en forma erótica y afectiva con otros hombres, que además busque construir una identidad distinta a la propuesta por el sistema sexual dominante, se enfrenta en primera instancia a un choque cultural. Iniciada la pubertad, se desarrolla la capacidad erótica motivada por la revolución fisiológica que se gesta en el cuerpo humano.

El púber comienza a responder a estímulos sexuales, cotidianamente con base en las tendencias mediáticas de la época. Alfred Kinsey (1979) a través de su obra documentó la predisposición a la bisexualidad por parte de los humanos. De manera recurrente los primeros juegos eróticos entre púberes machos/hombres promueven la comparación anatómica. La masturbación colectiva convertida en una competencia para declarar al eyaculador más veloz. Las auscultaciones en la entrepierna durante el juego de roles médico/paciente. Incluso, el intercambio de caricias, besos y abrazos entre pares, permiten a los machos/hombres púberes conocer los mecanismos de la respuesta sexual.

Las dinámicas colectivas surgen de manera posterior al autoreconocimiento corporal. Las primeras eyaculaciones madrugueras, las erecciones involuntarias, facilitar la apropiación corporal. A diferencia de las mujeres adolescentes, los procesos de sexualización de los púberes subyacen en los procesos de construcción de una masculinidad funcional para el sistema. Para el caso de aquellos elementos que encuentran más atractivo el erotismo con sus pares, una carga moral cuestiona en un primer momento la conducta no esperada.

El púber que ha cuestionado la atracción erótica hacia sus pares, indaga de manera automática sobre la existencia de alguna anomalía en su ser, lo que en un segundo momento lleva a la represión/sanción propia del proceso fisiológico. Luego, con base en los referentes del momento histórico, toma una decisión, redirigir su camino al mandato sexual normativo, o continuar por un sendero sinuoso que permita la resignificación y apropiación de una identidad sexual no hegemónica.

Vale la pena señalar que este proceso está directamente relacionado con el momento histórico y el contexto geo-social en el que se desarrolla el púber. No es lo mismo descubrir una atracción homosexual en la delegación Cuauhtémoc de la Ciudad en México de la época actual, que haberlo hecho en la Sierra Gorda queretana en los años cincuenta. Existen diferencias significativas, que ponen en situaciones poco paralelas a quienes desafían el status quo.

Dicho lo anterior, un hombre homosexual, al significarse como tal, renuncia en primera instancia al privilegio de la heterosexualidad. La arraigada creencia que posiciona a la reproductividad en el nivel de un dogma divino, condena al sujeto adscrito a esta categoría a la posibilidad de engendrar. Esta es la primera traición del sujeto homosexual al orden patriarcal. Luego, por antonomasia, el sistema patriarcal equipara a la homosexualidad con un rol social de sexo más cercano a lo femenino, por tanto, considera la adscripción del sujeto con prácticas homoerótico-afectivas como una renuncia a la masculinidad. Es por ello que, en los ochenta, la naciente cultura gay norteamericana privilegió la vuelta a lo masculino, ya que, las dos décadas anteriores todo fue locura, sexo, rock and roll y feminidad.

Un hombre homosexual es vapuleado por el sistema en la medida en que renuncia a sus privilegios. Cada vez que éste transita al lado oscuro (lo femenino), la policía del género sale a señalar las transgresiones de éste. Incluso en la actualidad dentro del argot popular de este sector de la población, es común que se menosprecie al afeminado, sexualmente receptivo, maquillado, etcétera.

Por tanto, el sujeto homosexual si bien renuncia a dos privilegios identitarios, continúa teniendo dos, los más poderosos, el sexo y el género. A menos que se trate de un hombre transgénero. Ser hombre, dentro del régimen, involucra ser propietario, ser amo, ser dominante. Eso lo tiene muy claro la heterosexualidad. Es necesario partir de esta premisa para entender los mecanismos de dominación necesarios en la configuración de una identidad sexual homosexual como se conoce en la actualidad. Las lesbianas son un punto y aparte, introducirlas en este mecanismo no ha resultado, por la simple razón de que pertenecen a la otra cara de la moneda, son las esclavas, las dominadas, las subalternas.

En el apartado anterior se ha reflexionado respecto a los postulados de Wittig y Rubín, quienes explican de manera clara cómo es que la heterosexualidad obligatoria ha dispuesto lo necesario para preservar los mecanismos de dominación.

 

También lee: El cuerpo heterosexualizado | Columna de Paúl Ibarra

#4 Tiempos

Del poder a la precariedad; Antorcha en la inopia | Columna de Felipe Donato

Publicado hace

el

DE CHILE, DULCE Y MANTECA.

 

Una máxima popular en política señala que se puede engañar a parte de la población todo el tiempo o se puede engañar a todo el pueblo una parte del tiempo; pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.

Sin duda nadie sabe mejor la veracidad de la frase que los dirigentes de ese engendro mal llamado Antorcha Campesina.

Mire usted si no. A la organización de la flamita al viento no le fue nada bien en el proceso electoral de este pasado 6 de junio: Antorcha Campesina perdió en Salinas, Villa de Ramos, Mexquitic, Charcas, Villa de Arriaga y Villa Hidalgo.

También se quedaron sin la diputación del cuarto distrito y hasta le dijeron no a la reelección de su líder estatal, el pobre entre los pobres, el cuasi frugal franciscano, Lenin Campos Córdova.

Menos posiciones de poder, significa en los hechos menos acceso a recursos públicos y eso es precisamente lo que más le preocupa a la cúpula antorchista. ¿De qué va a vivir esta “pobre” gente?, se pregunta uno, que está aquí nada más de morboso espectador.

La respuesta no tardó en llegar y la propuesta de la dirigencia es que retomarán la estrategia de enviar a la gente a botear, es decir, en palabras francas y llanas, mandarán a su militancia a pedir limosna. Todo para seguir sosteniendo a la organización, es decir para que los dirigentes puedan conservar su alto nivel de vida.

Y es que mire usted, ¿cómo podrían los líderes seguir luchando por los pobres a través de la gestión de recursos con la panza vacía?, ¿cómo presentarse ante los desarrapados estando mal vestido?, ¿cómo llegar a las comunidades más apartadas en humildes carcachitas?

El reto es grande y por ello a los activistas les comunicaron que van a tener que dar una aportación “voluntaria” de entre mil 800 y 3 mil pesos de manera mensual para este mismo fin. Tal cantidad la deben reunir realizando diferentes actividades, entre ellas la ya mencionada de andar boteando en diferentes lugares.

Esto ha ocasionado claramente enojo entre los más fieles seguidores de la organización y es que les mencionan sus líderes que es hora de regresarle a la organización un poco de lo que Antorcha les ha dado. Es un pequeño sacrificio, les reiteran y reiteran sus preclaros dirigentes.

Quienes han recibido un bulto de cemento, una lámina, o algunos blocks mencionan que el cinismo de estos señores es muy grande, pues quienes al final lo que se han beneficiado de la gente son ellos.

No necesitan ir muy lejos para comprobarlo. Es evidente que de no tener nada, hoy los dirigentes antorchistas ya son dueños de autos de lujo, casas y tienen dinero en sus cuentas bancarias.

Aparte saben que quienes van a tener que andar de pedigüeños, de francos limosneros, son los de siempre, los de abajo, los líderes a gusto se dedicarán simplemente a verlos y a esperar para extender la mano para recibir las aportaciones “voluntarias”.

No debe ignorar la cúpula antorchista que la paciencia de la población tiene un límite y que cada vez resulta menos creíble la perorata de su dirigente el soporífero Aquiles Córdoba Morán.

También lee: La corrupción de la 4T en Salinas | Columna de Felipe Donato

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Un potosino fue el primer mexicano que voló | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

Los esfuerzos pioneros, en lo que se refiere al diseño y construcción de máquinas voladoras, le corresponde a Latinoamérica. Por supuesto, estos esfuerzos son desconocidos, y si llegan a plantearse parecerían, para la mayoría de quienes las escuchan o leen, simplemente historias fantasiosas. De esta forma personajes como el sacerdote brasileño Bartolomeu de Gusmão, o el peruano Pedro Paulet Mostajo son unos perfectos desconocidos junto con sus contribuciones. Ya trataremos sus aportaciones en otra ocasión.

Pero no vayamos muy lejos, San Luis Potosí, ha sido uno de los protagonistas en el país, no solo por lo de Cabo Tuna, sino una serie de acontecimientos sucedidos desde el siglo XIX, que merecen que se le designe, como ya está sucediendo, cuna de la experimentación espacial en México. Uno de esos acontecimientos, realizado por el potosino Juan María Balboltin Vargas oriundo de la entonces Villa de los Armadillo, es el que sería el primer experimento en el país relacionado con diseño y construcción de máquinas voladoras y que sucediera en el año 1840.

El espíritu inquieto de Balbontin, lo llevó a planear experimentos con globos aerostáticos, y se marcó una meta: lograr convertirse en el primer aeronauta mexicano, en el sentido estricto de la palabra, donde implicaba diseñar y construir su propio aerostato. 

Poco se habla de nuestro personaje que a todas luces realizara el primer experimento en el país, tratando de hacer volar, no sólo un globo aerostático, sino una máquina más pesada que el aire. Experimento que fuera realizado en el centro de la ciudad de San Luis Potosí en 1840.

En este marco Balbontin apuraba sus preparativos que había estado realizando hacia varios años y no sólo planeaba sino anunciaba la realización de su experimento con globo aerostático para el 16 de septiembre de 1839 en el marco de las fiestas por la independencia de México, mismas que intentaría realizar en San Luis Potosí. Llegado ese día se lanzaron algunos globos como número solemne y uno de ellos, el más grande, iba provisto de un muñeco. Este globo con seguridad, sería el globo diseñado y preparado por Balbontin aunque en su lugar el muñeco ocupaba su lugar. Lo más seguro es que Balbontin se preparaba, no sólo para emprender el vuelo sino lograr que la ascensión pudiera ser dirigida y controlada a voluntad y no sólo una ascensión aerostática, para lo cual se enfocó en preparar una máquina voladora más pesada que el aire. Un ingrediente más adelante en las ambiciones de Balbontin y por lo mismo una aportación extraordinaria, no realizada nunca antes en el mundo entero.

En 1839 el profesor Juan María Balbontín junto con Mariano Gordoa comenzaron a experimentar y construir artefactos más pesados que el aire con los que pretendían elevarse por los aires, obtuvieron el permiso del gobierno del estado y realizaron sus experimentos en el actual centro histórico de la ciudad. En 1840 Balbontin y Gordoa tenían todo preparado para probar su máquina que era más que un simple globo aerostático, de la azotea de la casa que en la actualidad es ocupada por el Casino Español, en la calle de cinco de mayo; daban sus primeros aletazos y se lanzaban al vacío, cuyo piso estaba provisto de paja que el gobernador, quien había dado el permiso, mandó instalar ante la incomodidad de los prospectos a aeronautas, cuya capacidad se ponía en duda con semejante acción. Que de algo sirvió pues a los pocos aleteos del par de potosinos en pocos segundos estaban en descenso cayendo en el piso empajado. Los accidentes estuvieron presentes y se les retiró el permiso para volar sus aparatos, pero no segaron en continuar con sus experimentos que realizaron con gran entusiasmo.

No creemos que haya sido un rotundo fracaso como suele afirmarse, fue un experimento que permitiría rediseñar su aparato y tratar de lograr su objetivo contribuyendo al desarrollo aéreo en el país. Pero no se les permitió seguir con su empeño. Como quiera queda registrado como el primer experimento con máquinas voladoras tripuladas en el país, y de lo cual los potosinos debemos estar orgullosos. El experimento de Balbontin y Gordoa, aunado a los experimentos de comunicación inalámbrica realizados por Estrada en los ochenta decimonónicos, de radiación cósmica por Gustavo del Castillo, la construcción de aviones en 1930 y el diseño y lanzamiento de cohetes en Cabo Tuna, sitúan a San Luis Potosí como cuna de la experimentación espacial en México.

También lee: Hegemonía del conocimiento, estrategia imperialista | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La realidad de las mujeres trans #JusticiaParaFabiola | Columna de Ana G Silva

Publicado hace

el

Corredor Humanitario

 

Discriminación, exclusión, violencia física, violencia psicológica, violencia institucional, invisibilidad y violencia a su dignidad, son algunas de las realidades que viven las mujeres transgénero no solo en San Luis Potosí, sino en todo México, pero eso solo es la punta del iceberg, pues gracias a lo anterior la seguridad de estas personas pende de un hilo, pues no es una prioridad ni de la sociedad ni de las autoridades.

Durante la madrugada del miércoles pasado, Fabiola, una mujer transgénero, fue reportada sin vida luego de haber sufrido diversas lesiones con arma blanca en su estética de la calle Perla, cerca de la avenida Industrias, hasta el momento no hay detenidos, solo se adelantó que el transfeminicida puede ser una persona cercana a ella.

Luego de esto, el viernes activistas LGBT+ de San Luis Potosí realizaron una marcha para exigir justicia, al concluir ingresaron a las instalaciones de la Fiscalía y colocaron una manta en las escaleras principales con la foto de la víctima, junto con veladoras encendidas, para expresar su malestar ante este el manejo que se le ha dado al caso.

La muerte de Fabiola resulta ser el reflejo de un país y de un estado donde la discriminación y la violencia se han normalizado a tal grado que la sociedad no la detecta.

Aunque se han logrado muchos avances en materia de derechos humanos, aún no se han conseguido las garantías que evitarían la pérdida de vidas como la de Fabiola.

No hay ni siquiera en nuestro país un registro oficial de transfeminicidios, lo que demuestra la falta de interés institucional en mitigar esa violencia.

No hay nada que devuelva la vida de esta mujer que se encontraba en su negocio cuando alguien decidió matarla por ello, su muerte no deber en vano y debe servir como un motor social para evitar que casos así sigan ocurriendo y, sobre todo, las autoridades se tienen que asegurar de que haya #JusticiaParaFabiola.

También lee: YosStop debes estar en la cárcel | Columna de Ana G Silva

Continuar leyendo

Opinión