#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

La revolución de Venus | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

Sin importar quiénes somos, qué pensamos, en dónde estamos, ciudad, país, continente, somos una raza de privilegio, o al menos, así parece. El supremo dios, el creador, la misma naturaleza nos dotó de inteligencia, el don más preciado que podríamos tener, el razonar, tener inventiva, pequeñas cosas que resultan en la moral. 

Por el don de la inteligencia tenemos un valor dentro de este mundo y en otro que se nos presentarán. Humano que tenga la razón perdida, olvidada, robada incluso, sin demora, caerá en la esclavitud de sí mismo y de los depredadores silenciosos, esperando la debilidad de aquel carente de inteligencia para formarlo como un sirviente al servicio del mal.

“La inteligencia es el ojo del alma, y si reflexionas, debes ver, que sin los ojos del alma, no se puede gobernar el mundo, y mucho menos gobernarte”, Abu Kasim Mausur (Firdusi).

Si abonamos a sembrar más inteligencia, seria únicamente con la educación, una desde el seno familiar, la otra en las aulas, pero no podemos educarnos entre la simulación de la calle, o las amistades a modo: dejemos de imitar al otro, esto hace enfermar la razón. Todo mundo tiene su propia razón, casi siempre doblegada a intereses personales o de grupos poderosos, incluyendo la manipulación mercadológica para adquirir lo banal, lo material como forma de estatus. La moda, por ejemplo, es creada por un inteligente que logra entrar a los oídos, a la vista, llegando en algún momento a obsesionarte con su mensaje casi fanático, aniquilando el raciocinio y robando la libertad de poder decir ¡no!.

La mujer abona al hombre un equilibrio espiritual, no aquel con sentimiento de amor, si no aquel por la pura existencia de raza, como cualquier ser vivo en la tierra acompaña al hombre en las grandes obras, incluso convertidas en estandarte y el hombre su seguidor.

En las circunstancias actuales, la lucha por los derechos de igualdad entre hombres y mujeres ha tocado un punto crítico por el hartazgo ante tanta humillación durante siglos, habrá algunos que dirán “ahora la mujer razona, gracias a las oportunidades que brindamos los hombres”. Ellas siempre han razonado, solo que frente a la ignorancia masculina, el puño cerrado es el arma más contundente para acallar la inteligencia femenina.

Es inconcebible ver las primeras planas de los periódicos una mano que sale entre la sábana que cubre un cadáver de una mujer, pudiera ser una niña, una joven, una madre, alguna estudiante, un pie sin zapato, enlodado, amalgamado con la tierra y la sangre de una inocente víctima. En ocasiones pasan desapercibas permanentemente, es decir, desaparecidas para siempre, otras esfumadas, perdidas, donde seguramente serán la carne de los ególatras fracasados, quienes las han robado para satisfacer sus falaz hombría, merecedores de no llamarse hombre, son las bestias de una nueva especie.

Hoy se presenta no un fenómeno, si no una nueva revolución femenina en todo el mundo. Aquí en México, la furia se desató la semana pasada en la Ciudad de México, las mujeres en masa salieron a protestar enérgicamente, tanto que el exceso las llevó a una polarización por los destrozos ocasionados en el Ángel de la Independencia, comercios, estaciones del metrobús, sin embargo, los motivos justifican los medios, aun estando de acuerdo en el método empleado por las feministas radicales, teniendo o no razón.

San Luis Potosí, convertido en un campo de persecución hacia las mujeres. 10 de cada 100 homicidios son contra ellas, de ese porcentaje, la mayoría son jóvenes en edad productiva o estudiantes.  La saña con que se cometen los delitos son inauditos, que descorazonan a cualquiera que se presente como ser humano. Vivimos un capitulo apocalíptico en la historia del estado, no es echar culpas, de unos a otros, lo que sí se ve es la politización de la violencia de género: es una vergüenza. El silencio hipócrita cuando se está en el poder y cuando no, queriendo sacar raja política, en redes sociales, en medios de comunicación, no es una lucha política, que se entienda bien, es una lucha entre el bien y el mal, ambos nacidos desde los hogares o en la escuela.

La educación cívica, la ética, ausentes por años en las aulas, han permeado en el desarrollo del comportamiento social de la comunidad, en un malentendido de igualdad de género, el hombre con su cultura de siglos de machista se resisten a permitir en desenvolvimiento pleno de las mujeres, por miedo absurdo a ser rebasados, social, económica e intelectualmente. 

El materialismo, rampante de la obtención de bienes materiales, también permitió en esta lucha de géneros que la mujer sea vista como parte de un botín, se cree erróneamente entre que a mayor riqueza material tengamos, poseeremos a la mujer más bella, más inteligente.  

La radicalización es el inicio de las revoluciones, la sumisión, la vista baja, eso debe desaparecer: ¡se terminó! Si no somos capaces de permitirnos ser humildes y reconocer que la raza humana, al igual que cualquier criatura de la tierra, macho y hembra, femenino y masculino, tienen un función especifica en el universo, y convergen para la sobrevivencia, será en consecuencia y como resultado la igualdad plena para las mujeres y los hombres, no imponer la fuerza para externarnos como especie, porque así comenzara el éxodo hacia la desaparición de los humanos.

Karla, Mitzi, Olga, Amanda, Paloma, Verónica, María, Carmen, Alexandra, maestra, ingeniera, doctora, obreras, trabajadoras, estudiantes, todas con millones de nombres y diferentes  actividades, todas son iguales, todas con derechos, a ustedes nuestra admiración.

Mujeres: Los derechos adquiridos hay que hacerlos respetar, tu integridad moral y física es irrenunciable, gritas de dolor desesperado porque la impunidad destroza tus sentidos, la dignidad, la vida misma. 

Enójate, grita y destroza las ideas machistas, pero nunca sea tu rabia la que se manifieste contra otros. La violencia generada por la ira solo hará el camino más sinuoso para lograr el respeto absoluto a todos tus derechos.

Que los ruines coman su estiércol o hacer que lo coman, no sin antes caminar entre ellos con gallardía, aplomo, mostrándoles el poder de lo que eres capaz.

La fuerza de la dignidad hará la diferencia, sin que tus zapatos se salpiquen de su inmundicia.

Nos saludamos pronto.

También lee: La admiración puede ser el peor pecado | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Regidor de Salinas va de rol a Las Vegas y despilfarra, denuncian

Siguiente Nota

#Pendejo | Columna de Daniel Tristán