#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

La admiración puede ser el peor pecado | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

¿Quién no ha admirado a un personaje en su vida que sea ejemplo para nosotros en convicciones, ideales? Desde un héroe de la patria, hasta una madre o padre, algún confesor o guía espiritual a los grandes profetas de la historia: son admiraciones justificadas casi siempre nacidas en el bien. Existen las admiraciones injustificadas, que refieren un síntoma de imbecilidad; así nacen las críticas hacia los contrarios, tan tempestivas que lo hacen un vicio poco creíble, es decir, criticar sin fundamento, solo por lealtad mal interpretada al personaje admirado, convirtiendo todo   contenido moral de las personas, si es que las tienen, en mediocridad del pensamiento.

En nuestras circunstancias a la mexicana, es inaudito que existan personas ciegas por el veneno implantado por años, adoctrinados en la defensa del corrupto, a tal grado que llegan a la desvergüenza, es como aquello de: “Algo peor que un político corrupto es un ciudadano que los defienda”, así estamos, si se castiga al delincuente que roba unos zapatos, la autoridad está actuando, si la justicia castiga a un funcionario corrupto afines a sus conveniencias, la justicia lo hace mal: venganzas políticas, plantaron pruebas, chivos expiatorios, etcétera. Eso sí, con una dosis de mentadas a la progenitora del justiciero.

No en vano nuestra América, en su historia brava, sangrienta llena de altibajos políticos de invasiones extranjeras, cada paso que se daba para consolidar un estado de derecho, venían otros, aún cuando se querían como amigos y colaboradores en las luchas, se traicionaban a morir y por supuesto la impunidad se consolidó en todas la regiones del continente. Llegamos hasta nuestros días y seguimos igual, con algunas diferencias que en México aún le tienen miedo a castigar con rigor al delincuente común y pavor al delincuente de cuello blanco, al poderoso económico y político, otros países tristemente nos llevan la delantera.  

ROSARIO Y SUS ZAPATOS

El México que queremos parece tardar en llegar. No quisiera especular si la justicia se está llevando a cabo con pulcritud o se está desviando a intereses políticos, pero el caso de la señora Rosario Robles se dejó crecer. En el primer año del expresidente Peña Nieto, recuerdo, en un discurso el mismo Peña, salió a defenderla mejor que a su hijos,  diciendo a los asistentes: “Rosario, deja que los críticos hablen, sabemos que estamos avanzando para erradicar la pobreza”, dijo referente a las constantes quejas de desvíos de recursos destinado a los pobres, al campo, como siempre los actores del momento, tristemente miembros del PRI y aliados súper poderosos económicos ofrecieron su respaldo incondicional, solapando toda la corrupción imperante y descarada y eso solo en materia de combate a la pobreza. 

Bien por el presidente López Obrador, sea su exaliada, consejera, compañera de partido, pero hizo lo correcto: Rosario Robles Berlanga está en la cárcel, como una vulgar delincuente, ahora esperemos que no sea solo un cortina de humo para distráernos de otros problemas, como el desempleo, la caída de la actividad económica, la creciente ola de violencia, creo en buen deseo que sea una política permanente y no, una hoja de papel en blanco, no escrita para que la historia lo juzgue.

Ahora nadie quiere verse en sus zapatos de mil dólares que compró “la Robles”. Por el momento los dejó guardados en su clóset. Son de varios colores y el mismo estilo: por algo Meade, el excandidato priista, corrió a Palacio Nacional a entrevistarse con el Secretario de Hacienda, para ponerse a la orden y escudriñar entre las 60 cajas de papeles sin valor que entregó Rosario al juzgado e intentar validar su inocencia, que nunca llegó. La encerraron a las 4.30 am, del martes 13 de agosto, sin zapatos que la hagan ver más alta, pues hoy goza de la igualdad, la generosidad, la compasión de las “pobres” reclusas de penal. 

PRIISTAS INCRÉDULOS

1.6 millones de militantes priistas salieron a votar el pasado domingo. El triunfador, según lo ratificaron los priistas engolosinados con el poder, Alejandro Moreno, “Alito”: así, chiquito. “Ganó la elección” interna y no se dio cuenta que con el 85% de la votación marrullera, mapachera, maiceada, imperfecta, esos votos serán sus puntos débiles, en el futuro le exigirán lo que ciertamente no podrá cumplir,  la democracia interna, sobre todo en los estados gobernados por priistas, querrán a toda costa mantenerse en su cargos de elección o como servidores públicos, pero soltar el poder, olvidémonos de eso.

Los priistas no se equivocaron, votaron por lo que a su parecer seria lo conveniente, pero no se dieron cuenta que ante la sociedad, el Partido Revolucionario Institucional quedo nuevamente en evidencia, a esa sociedad que tanto le están ofreciendo cambiar, la invitan a unirse, cuando siguen igual de chapuceros. Un presidente del Comité Directivo Nacional llegó con apoyo de otros partidos, que derrochó millones de pesos en regalos y compra de votos, donde la futura secretaria general, esposa de uno de los personajes más señalados por actos de corrupción, Rubén Moreira, exgobernador de Coahuila, ayudó al triunfo, comprando votos en su estado, una participación atípica de más del 85% del padrón priista, esto fue lo que lograron, con su voto dejaron al viejo PRI que representa hoy, el millón y medio de personas en todo el país.

Para Ivonne Ortega, que desea quedarse para continuar en la lucha, se espera una mayor audacia solo si se desvincula del deseo personal de alcanzar cargos y mantenerse en el círculo del poder, si realmente desea el cambio, alcanzar el poder significara más que palabras, esto será únicamente la congruencia entre el desear el poder y tener el poder verdadero. No es poca cosa, el verdadero poder significa más que la crítica, es la movilización, las ideas y el pacto irremediable con quienes desean el cambio absoluto de la política.

También lee: Ciudadanos dolientes con sus gobiernos muertos | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Asesinaron a balazos a un hombre y a su bebé de 2 meses en San Ciro

Siguiente Nota

Hay 49 funcionarios en proceso penal por corrupción en SLP