#4 TiemposDesde mi clóset

Espacios para la praxis sexual | Columna de Paul Ibarra

Desde mi clóset

 

Hablar de la geografía del ejercicio sexual de los HSH potosinos, implica hacer un breve recuento de la forma en la que se ha desarrollado un fenómeno denominado cruising.

Este concepto, hace referencia a la actividad de establecer encuentros sexuales en espacios públicos, “probablemente el término sea por aquello de los marineros holandeses que buscaban sexo con hombres en los puertos a los que llegaban” (Bruciaga, 2017). Esta actividad fue muy popular en las últimas décadas del siglo pasado, y ha sobrevivido hasta la época actual. En respuesta a esta actividad, con el afán de proteger las prácticas de los HSH diversos empresarios y colectivos del gremio, instalaron los lugares seguros de encuentro sexual en muchas de las grandes urbes.

En este sentido, en San Luis Potosí se han popularizado estos comercios en los últimos años, debido a la demanda de la población objetivo. Hace cinco años solo había un espacio comunitario en la ciudad, sin embargo, en la actualidad es posible cuantificar más de cinco lugares de encuentro sexual. En dichos espacios es recurrente la realización de prácticas sexuales penetrativas desprotegidas, ya que sólo un espacio cuenta con servicio permanente de entrega de insumos de prevención.

Mismo en el que no se permite la ingesta de bebidas alcohólicas, situación distinta a lo ocurrido en otros espacios donde no hay una regulación alusiva.

Cabe señalar que estos espacios operan en la clandestinidad, ya que no hay una regulación por parte de comercio municipal ni de Secretaría de Gobernación Estatal que garantice la operación de estos centros a través de un giro regulado por la normatividad vigente. A excepción de El Gremio, que además cuenta con servicios de detección y es auspiciado por una asociación civil que, con recursos federales opera proyectos de prevención combinada con esta población clave.

La distribución geográfica de los lugares donde los HSH consiguen ligue para coger incluye actualmente las redes sociales y las aplicaciones especializadas en la búsqueda y localización de otros HSH a través de herramientas de georreferenciación.

Esto debido a que Facebook es el espacio donde más fácil consiguen concretar un encuentro sexual los HSH potosinos, aunque revelan que solo la mitad de las veces tienen suerte con un 37.5%. A esta red social le sigue de cerca las aplicaciones de ligue como Grindr y Hornet, que con un 35.29% asegura la posibilidad de ligue “a veces” para el grupo muestra.

Derivado de la misma variable, los HSH manifestaron que los espacios menos favorables para “ligar” son el trabajo, la escuela, el centro comercial y las plazas públicas, ya que, más de la mitad aseguró no tener éxito en dichos espacios. Por otro lado, el antro es un espacio particular, ya que, si bien el 27% afirma tener oportunidad de ligar, el 38% rechaza categóricamente lograr un encuentro sexual luego de su visita a este espacio de esparcimiento.

Las dinámicas de socialización en los distintos espacios están cargadas de varios niveles de exclusión que se manifiestan a través de burlas, insultos e incluso agresiones físicas.

Destacan de manera particular los centros nocturnos o antros, que se han convertido en lugares de idóneos para la manifestación de discursos clasistas, homofóbicos, misóginos, y racistas.

“En el antro más que nada hay poses. Es un lugar padre cuando vas con tus amigos a divertirte y tomar la copa. Pero no es un lugar para hacer amigo, mucho menos para ligar” (Mario, 29)

“Hace mucho que dejé de ir al antro, la vibra es muy fea. […] Si cumples más de veinticinco ya pelaste gallo. […] Prefiero ir al vapor, o hasta a Gremio” (José, 49).

La violencia simbólica en los lugares de encuentro permea en la expresión de la identidad sexual. Esto debido a la necesidad de ostentar un modelo occidental de “lo gay trendy”. Por lo que estar fuera de este estereotipo implica ser relegado a un segundo plano, lugar que trae consigo además una carga violenta que limita la socialización y la posibilidad de entablar relaciones erótico-afectivas con quienes se desenvuelven al interior de este sector elitista.

En conclusión, los espacios de ligue, donde la prioridad es el establecimiento de encuentros sexuales casuales, dan pauta para la ejecución de actividades riesgosas que ponen en vulnerabilidad a la población HSH. Esto debido a que, si bien pueden existir medidas de prevención al interior de los lugares, como entrega o venta de insumos de prevención, lo cierto es que los visitantes asumen riesgos de manera consciente o inconsciente. Es decir, no existen condiciones favorables para el ejercicio seguro de la sexualidad que se traduzca en la toma de decisiones que eviten riesgos.

En gran medida derivado de la falencia de la promoción de mensajes que fomenten la praxis erótica no penetrativa, sino más bien de más bien de manera contraria, los significantes que circulan privilegian la penetración fálica y el coito heterosexualizado.

Los espacios de ligue son responsables de conformar un ambiente favorable para el ejercicio de la sexualidad no penetrativa, con especial énfasis en prácticas seguras igual o más placenteras que el coito anal. Lo cual no implica la satanización del acto coital, sino de proporcionar a los usuarios de estos lugares, alternativas para la prevención y el cuidado de la salud sexual.

También lee: La ropa no tiene género | Columna de Paul Ibarra

Nota Anterior

En Ecuador también aprobaron los matrimonios gay

Siguiente Nota

Hallaron muerto a un prisionero en La Pila; se habría suicidado