#4 TiemposCon mirada de Gitana Deportes

Hay ausencias que matan | Columna de La Varsoviana

Con mirada de gitana

 

Hay ausencias que matan.

Como la ausencia de toros: qué triste es ver transitar los domingos sin esa adrenalina, sin ese ritual que marca el pasodoble. Y eso que soy una simple aficionada, muy apasionada, pero tan solo una simple aficionada…

Este momento de austeridad taurina me da a pensar todo eso que pasa por la mente de los toreros cuando se encuentran en ese estado de amnistía de toros. ¿Qué sucede en esos momentos? ¿Cómo alimentan su espíritu? Porque una cosa es hacer labores de campo y otra muy diferente transmitirle a un público todo lo que son capaces de sentir.

Si bien no me canso de decir que dios hizo por separado a los hombres comunes y a los toreros, porque tienen una gran complejidad en todo y su mente no queda fuera de ello. Me queda claro que para estar montado en esas zapatillas se necesita algo más que ser valiente, ellos tienen control absoluto de su mente, de sus emociones, de su adrenalina y me atrevo a asegurar que hasta de su corazón.

¿Miedo? Claro que lo sienten, no lo dudo, ¿pero qué les hace exponerse al grado de saber que pueden perder su vida y que al mismo tiempo sin ello no conciben su vida misma?

Es ahí cuando trato de entender qué tan desmotivante, frustrado, desilusionado o entristecido se tiene que estar para pensar en atentar hacia tu propia vida.

La vida es difícil de lidiar y más con una profesión tan abrumadora y demandante. Entender si trascender sin ser comprendidos, tener esa transmisión de sensibilidad incomprendida: qué difícil debe ser.

La simple mente de un común es tan difícil de comprender, ahora de un ser tan mágico, místico, loco: porque para ser torero definitivamente hay que estar loco. Locura que tiene fundamento, técnica, análisis, valentía y corazón.

Y como dijo mi gran amigo Yiyo por el detalle del matador Ferrera, que en estos momentos transita por momentos difíciles, que tuvo al obsequiarle sus zapatillas:

“Zapatillas de gran andadura, de caminos difíciles pero gratificantes, que dejan huella y no solo en la arena sino en los corazones, a esas que aún les falta mucho camino y les sobra valentía, tienes fuerza Torero Grande

¡Qué palabras! Retumbaron en mi ser y no puedo dejar de admirar a los únicos héroes verdaderos: son definitivamente los que se visten de luces.

Me pregunto qué sucede en su mente cuando después de una cornada vuelven a ponerse frente a un toro con esa quietud, transmitiendo toda esa pasión. Sin embargo uno después de un accidente automovilístico por mínimo que sea queda tocado y a la mínima incitación nuestra paranoia sale a flor de piel.

Es por eso que me pregunto ¿Que pasa por la mente de un torero? Quiero suponer que habrá algunos especialistas en el tema, psicólogos o psiquiatras que puedan explicarlo científicamente. Pero me pongo a pensar y en el transitar de mi vida he visto sucumbir a muchas personas a mi alrededor, incluso a mi: por haber perdido un trabajo, por una desilusión amorosa, por la muerte de un ser querido, por problemas económicos, por un divorcio, etc… Y qué difícil ha sido volver al sitio adecuado para volver a empezar.

En cambio ellos se levantan con una rapidez increíble y esa capacidad de poder enfocar todos esos sentimientos de la forma adecuada. Ha de ser toda una gran hazaña.

Y la única explicación que personalmente le encuentro ese gran talento que solo unos pocos poseen es la resiliencia. Un día mi papá me explicó que esta es la capacidad de hacer frente a adversidades transformando el dolor en fuerza motora para superarse y fortalecerse.

Es por eso que creo fielmente que la tauromaquia es también una filosofía de vida que aunque no todos seamos toreros, podemos aprenderles a ellos muchas cosas y esta es una de ellas: resiliencia.

Mi más grande admiración y respeto a todos aquellos que se juegan la vida vestidos de luces.

¡Ojalá que termine este ayuno taurino!

También lee: El arte de saber decir adiós | Columna de La Varsoviana

Nota Anterior

Políticas de AMLO afectan a más de 30 mil estudiantes en SLP: diputada

Siguiente Nota

Navistas pagaron pavimentación al doble pero niegan sobrepecio