enero 21, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

¿Es ilegal porque es mala…? | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

Sigamos derecho

 

En la jornada electoral del martes pasado en Estados Unidos, en la que Joe Biden logró sacar de la Casa Blanca a Donald Trump, los estadounidenses votaron también por sus nuevos representantes en la Cámara y en el Senado. Además, en algunos estados se sometieron a votación proyectos que proponían la despenalización y regulación del consumo lúdico, posesión, venta, producción y uso medicinal de la marihuana y de otras drogas. En estos siete estados donde votaron sobre la materia, los proyectos de despenalización y regulación ganaron. Estados Unidos ha dado un importante paso en su camino de sobrepasar la época de la prohibición, que, como ha sido demostrado ampliamente, no ha dado los resultados favorables que han esperado.

Con la excusa de la votación americana, vale la pena analizar lo que sucede aquí. En México, el tema de la penalización de las drogas inició con argumentos que al día de hoy podríamos calificar de penosos, incluso rayando en lo ridículo. A principios del siglo pasado, el consumo de drogas, alcohol, pulque y tabaco era común en la vida de los mexicanos. Las drogas alucinógenas tuvieron un alza importante en su popularidad al ser consumidas por distintos gremios, generalmente cercanos a las artes y la literatura. Sin embargo, con el inicio de la Revolución Mexicana, los prohibicionistas argumentaron que todos estos vicios, junto con las corridas de toros y la jugada de gallos promovían la degeneración de la raza. Para 1920, los prohibicionistas lograron que se incluyera a la marihuana dentro de la lista de sustancias peligrosas del Consejo de Salud; finalmente, en 1925, Plutarco Elías Calles reformó el Código Penal y prohibió completamente el uso de drogas, a excepción de los alucinógenos prehispánicos. En esta época, el argumento era que los adictos recurrían a los enervantes para encontrar la felicidad, ocultándose detrás de la miseria y la ignorancia.

Desde entonces, el tema con el uso, tanto medicinal como lúdico, de ciertas drogas ha estado envuelto en un vaivén de presiones observadas desde la óptica política y no desde un análisis objetivo del asunto. Sin embargo, los mismos políticos —y precisamente los que aparentaban estar más comprometidos con su lucha contra el narcotráfico— demostraron que fue pura simulación: ahí están los recientes casos de García Luna y de Cienfuegos.

Ahora, el impulso de una nueva política de drogas, basada en la razón y no en la doble moral, ha venido desde la sociedad civil. Ciudadanos y ciudadanas comprometidas con la causa han logrado obtener amparos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación para el uso lúdico de la marihuana. Se ha alcanzado el número suficiente de decisiones judiciales en una misma dirección para sentar jurisprudencia, o sea, un criterio que deben de seguir todos los jueces del país. En ese sentido, la Corte señala que los artículos de la Ley General de Salud que refieren al tema son inconstitucionales, ya que restringen de manera excesiva los derechos al libre desarrollo de la personalidad, a la dignidad y a la libertad corporal. El asunto aquí es que la Corte dio al Congreso de la Unión un plazo de 90 días para legislar sobre la materia, sin embargo, ese plazo venció hace un año. Desde entonces, la Cámara de Senadores ha estado solicitando prórrogas a la Corte. Por el tema de la pandemia, los Senadores tienen hasta el 15 de diciembre próximo para resolver la inconstitucionalidad; de no hacerse, la Corte deberá de emitir una Declaratoria General de Inconstitucionalidad, en donde los mismos ministros restrinjan la vigencia de los artículos señalados de la ley de Salud.  

Según dicen los senadores, les ha tomado tanto tiempo porque es un tema muy complejo y de amplio debate. Sin embargo, es muy probable que los legisladores estén encontrando resistencia desde el Ejecutivo, ya que López Obrador ha declarado abiertamente que solo está a favor de su uso medicinal, aunque eso ya es legal —de manera restringida— desde el 2017. En el mismo tenor, algunos legisladores de Acción Nacional indican que están completamente en contra de la legalización de cualquier droga; dicen que sería un retroceso para la sociedad. Esta postura asumida por el presidente y, paradójicamente, por algunas facciones de la oposición empata sin mayor reparo con la herencia formalista de la prohibición de 1925. Plutarco Elías Calles categorizó a la marihuana como mala y la prohibió. Desde entonces, la gente ha asumido que es mala porque así lo dice la ley y, con base en eso, generado argumentos moralistas y sesgados sobre el tema. Vale la pena que nos preguntemos: ¿Es ilegal porque es mala, o es mala porque es ilegal?

Ciertamente, el recuerdo de la fallida y trágica estrategia seguida por Calderón induce a algunos sectores de la población a oponer cierta resistencia a un cambio de este tipo; aún más cuando el cambio no se generó de manera orgánica, sino que la orden viene forzada por la Suprema Corte. El Senado tiene en sus manos la posibilidad de hacer una regulación vanguardista y respetuosa de los derechos humanos. Con un tema de esta naturaleza, es absolutamente necesario que la discusión esté fincada en criterios científicos, médicos y jurídicos; sin sesgos moralistas, fobias y vituperios. Ojalá que de esto resulte un programa integral de regulación seria, acompañado de campañas que brinden la información necesaria y objetiva para nuevos usuarios y los ya existentes de la sustancia en cuestión.

También lee: ¿Cómo llegamos aquí? | Columna de Víctor Meade C.

#4 Tiempos

El derecho de las comunidades indígenas a las telecomunicaciones | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

Por

SIGAMOS DERECHO. 

En medio de la aparentemente interminable oleada de malas noticias y despropósitos políticos de las semanas recientes, me permito utilizar este espacio para compartir con usted una buena. Primeramente, un poco de contexto.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estima que el 90% de las personas indígenas del país cuentan con algún tipo de cobertura telefónica, sin embargo, tanto la oferta como la calidad de este servicio se ve limitado, en buena medida, por una serie de factores. Por un lado, las condiciones geográficas de varias comunidades dificultan la instalación de la infraestructura necesaria. Por otro, los servicios proveídos por las grandes compañías de telefonía ofrecen costos que son inaccesibles para las comunidades. Al mismo tiempo, se estima que hay más de 13 millones de personas sin acceso a internet porque no hay quien les pueda ofrecer ese servicio.

Ahora bien, les cuento. Con el objetivo de atender estas desigualdades y reducir la brecha en el acceso a las comunicaciones, la asociación civil Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias (TIC A.C.) obtuvo del IFT dos concesiones: una para usar y aprovechar bandas de frecuencia del espectro radioeléctrico sin fines de lucro para uso social indígena en diversos municipios de Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Guerrero y Puebla; y otra para prestar servicios de telecomunicaciones y radiodifusión sin fines de lucro con propósitos culturales, científicos y educativos en los mismos municipios de la concesión anterior.

Sin embargo, el IFT impuso un recargo a TIC A.C. por no haber realizado el pago de derechos correspondiente al uso del espectro radioeléctrico en los ejercicios fiscales de 2016 y 2017
— todo esto con fundamento en los artículos 239 (establece la obligación al pago de derechos) y 244-B (especifica las condiciones del pago y la cuota aplicable) de la Ley Federal de Derechos (LFD) vigente en 2016. Ante esto, TIC A.C. presentó un amparo para ser excluido del pago de estos derechos y, después de un complicado proceso legal llevado por la Clínica de Interés Público del CIDE, el caso fue turnado a la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que determinara la constitucionalidad de dichos artículos.

Así, el proyecto de sentencia realizado por la ponencia del Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena se pregunta si existe un derecho constitucional de los pueblos y comunidades indígenas a acciones afirmativas en la operación de los medios de comunicación. Aquí abro un pequeño paréntesis para definir, en términos generales, este concepto clave: las acciones afirmativas son políticas que dan a un determinado grupo social, étnico o minoritario un trato preferencial en el acceso o distribución a causa de ciertos recursos o servicios, con el objeto de mejorar la calidad de vida de grupos desfavorecidos. 

En el estudio de fondo, el proyecto argumenta que los artículos 2, 6 y 28 de la Constitución, así como diversos preceptos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo configuran una obligación constitucional del Estado a prever medidas diferenciadas para el acceso de los pueblos y comunidades indígenas a los medios de comunicación. Así pues, el siguiente paso es determinar si el legislador estableció un tratamiento diferenciado en favor del grupo vulnerable respecto del cual debe existir una acción afirmativa.

Después de analizar la norma impugnada, el proyecto concluye que el legislador no reconoció la situación de exclusión de pueblos y comunidades indígenas, ignorando el hecho de que, al no poder tener fines de lucro, el cobro de los derechos de uso del espectro radioeléctrico constituye una barrera al acceso de los medios de comunicación por parte de estas comunidades.

A la luz de lo anterior, este proyecto de sentencia fue aprobado por la Primera Sala de la SCJN el pasado miércoles por unanimidad, señalando la inconstitucionalidad del artículo 239 de la LFD de 2016 y reconociendo el derecho de las comunidades indígenas a tener acciones diferenciadas que les permitan acceder y administrar sus propios medios de comunicación. De esta manera, TIC A.C. y las comunidades indígenas con las que trabaja podrán seguir ampliando las redes de telecomunicaciones de costos accesibles que ahora les permiten, por nombrar un par de ejemplos, fomentar de manera importante la economía local y comunicarse con otras comunidades en caso de una eventualidad.

Una buena noticia de este tipo —en momentos en los que el panorama nacional es tan incierto— es solo un recordatorio más de que las causas justas deben ser perseguidas, aunque sea un camino cuesta arriba.

Entre tanta incertidumbre, más sociedad civil organizándose para conseguir el reconocimiento de sus derechos; más centros públicos de investigación y academia trabajando por beneficios tangibles para la sociedad; más acceso y más autogestión para las telecomunicaciones indígenas; más buenas noticias.

 

 

También te puede interesar: Juez y parte | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

A demostrar | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Arrancamos

América en la jornada 1 fue un rival complicado, San Luis viene de uno de los peores torneos se su existencia y América estrenaba entrenador y jugaba en casa. Aún así, el partido que planteó San Luis en esa difícil visita al Estadio Azteca, fue muy interesante y casi resulta en un valioso empate. Al final la jerarquía de los de Coapa terminó con el 2-1 final.

Hoy San Luis visita Aguascalientes, un partido de jornada dos donde ambos equipo sufrieron derrotas al arranque del torneo. Necaxa busca recuperar un poco de lo perdido ante Mazatlán, mientras que San Luis sale como nueva víctima dados los resultados recientes entre ambos equipos.

Hoy San Luis necesita demostrar que el buen futbol que mostró por momentos en el partido anterior, no son casualidad, debe demostrar orden y conjunción, y buscar corregir esos trágicos errores que le costaron puntos en el Azteca.

Pero maticemos las cosas, no estamos diciendo que San Luis merece ganar en esta jornada, ni que es mejor equipo que Necaxa, de hecho, ambos equipos rondan más la mediocridad que el buen futbol, digamos que es un duelo de los malos. Pero, es justo aquí, justo contra estos rivales, donde San Luis debe demostrar, donde debe buscar sumar para poco a poco alejarse de los últimos lugares. San Luis no es un equipo para ser campeón, San Luis es un equipo de mera sobrevivencia.

Esperemos al partido, ojalá que el marcador sea justo para lo que veamos en la cancha, pero sobre todo, que los aficionados que hoy estarán en la tribuna de estadio, se cuiden. Vamos a darle, y que veamos un buen futbol.

Lee también: Arrancamos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Nuevos libros, para recorrer la extraordinaria historia de la ciencia potosina | J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

El cronopio

 

Escritos para niños, jóvenes y adultos se encuentran disponibles para su descarga gratuita, seis libros que tratan temas científicos que tienen la particularidad de rescatar cuestiones históricas un tanto desconocidas que sucedieron en San Luis Potosí, o que fueron protagonizados por potosinos. Los libros pueden descargarse en la dirección: http://galia.fc.uaslp.mx/museo/libros, o bien pueden solicitarse al correo electrónico: [email protected], donde también pueden enviar sus comentarios. Los libros en cuestión son:

Ojos hacia las telarañas cósmicas. Este cuaderno está dirigido a los niños. Presenta la historia de tres niños potosinos en diferentes épocas, donde se describen acontecimientos reales y de ficción. Dos de los niños son reales, Gustavo y Abril; Fidel es un personaje creado que pretende representar al niño del campo del semi desierto potosino. Los tres son atentos escrutadores del cielo que son atraídos por las luces que lo iluminan. Los acontecimientos narrados son reales, en cuanto a fenómenos observados en San Luis Potosí, y así,se repasa algo de historia de la ciencia potosina. El niño Gustavo es el importante físico potosino Gustavo del Castillo y Gama que construyera el Laboratorio de Radiación Cósmica en San Luis Potosí y observara por primera vez en México los productos de la interacción de la radiación cósmica secundaria en su cámara de niebla que construyera en el Instituto de Física de la universidad potosina.

 

Proyecto Fénix: vehículo suborbital para experimentos de microgravedad. A través de varios experimentos, indicados de forma general y dejando abiertas las explicaciones y extensiones de los mismos, recorremos conceptos muy básicos asociados a la propulsión de cohetes, así como al principio de microgravedad; con ello abrimos la puerta para que los niños y jóvenes puedan introducirse al campo de experimentación en microgravedad y puedan hacer planteamientos que eventualmente se realicen en los vehículos suborbitales en su modalidad de Laboratorio de Microgravedad, en el Puerto Espacial Cabo Tuna.

De la mano de la ciencia, cuaderno de paseo por la ciudad de San Luis Potosí. Recorre la ciudad de San Luis Potosí recreando acontecimientos relevantes de la ciencia potosina sucedidos en el siglo XIX.  San Luis Potosí es rico en estas historias, te invitamos a través de la lectura a recorrer las calles de nuestra ciudad y enterarte de las aportaciones que como mexicanos y potosinos debemos de sentirnos orgullosos. Conservemos los recuerdos y la dignidad de nuestros edificios, respetándolos y cuidándolos como representantes de la cultura potosina.

Juan María Balboltín, quien navegó del aire los abismos. El primer experimento con máquinas voladoras en México fue realizado en 1840 por Juan María Balboltín en el Centro Histórico de San Luis Potosí. La importancia del experimento y su repercusión mundial es tratado en el presente volumen, escrito principalmente para los jóvenes potosinos. Contiene una parte de la historia potosina que suele quedar en el olvido y que debe de llenar de orgullo a San Luis Potosí. El experimento de Balbontín y Gordoa, aunado a los experimentos de comunicación inalámbrica realizados por Francisco Estrada en los ochenta decimonónicos, de radiación cósmica por Gustavo del Castillo y el diseño y lanzamiento de cohetes en Cabo Tuna, ya en el siglo XX, sitúan a San Luis Potosí como cuna de la experimentación espacial en México.

Hombres… de buen destino. Se enfoca en personajes relacionados con el devenir de la Escuela de Física, así como algunas instituciones relacionadas, al igual que, en aquellos eventos académicos que han fincado cierta tradición. De esta manera, el libro realiza un homenaje a todos esos personajes, que con su esfuerzo y dedicación contribuyeron al desarrollo de nuestras instituciones, labor que debe de ser un ejemplo a las actuales generaciones, por el bien de la misma institución.

Julián Carrillo, el potosino que forjó un nuevo universo. El Sonido 13 es una de las propuestas musicales más ambiciosas en la historia cultural de nuestro país; tal vez la mayor. Sin embargo, también es una de las menos escuchadas y sus teorías son de las menos conocidas y discutidas. Bajo esta contradicción, en este libro se presentan una serie de disertaciones sobre la naturaleza de las directrices que componen el Sonido 13. De esta forma, se despliegan las relaciones entre el arte musical, la ciencia física y la filosofía que se entrecruzan al interior de este complejo sistema musical. Julián Carrillo, creador del Sonido 13, es también un personaje complejo, ¿cuál era el contexto cultural en el que se desarrolló su niñez y adolescencia en la ciudad de San Luis Potosí?, ¿pudo realmente descubrir los microtonos en 1895?, ¿qué pasó después de su muerte con el Sonido 13? Estas preguntas, entre otras más, guían los trabajos aquí presentados. Así, esta publicación no es más que una especie de cartografía que pretende desarrollar algunos caminos pendientes en la investigación, así como empezar a surcar algunos derroteros teóricos que, a juicio de los autores, faltan por realizar.

 

También lee: Los tres físicos potosinos representantes de la divulgación científica escrita en el país | J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión