#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

El (ya no tan) extraño mundo de la Liga MX | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Testeando

 

Es común que en nuestro día a día se nos haga fácil utilizar el viejo dicho de “acá es México, todo se puede”: tan fácil como pasarse un alto, brincarse la fila del supermercado, estacionarnos en lugar prohibido o dar mordida para realizar un trámite. Parece que es verdad, en México todo se puede.

El deporte de un país es muchas veces el reflejo de su sociedad, un deportista representa muchas veces las virtudes que queremos para nuestro entorno y el futbol es el deporte más popular en prácticamente todo el territorio nacional.

Esta semana volvimos a vivir días de incertidumbre para algunas aficiones, mientras en Puebla, algunos (muy pocos) aficionados de Lobos esperaban la cruel noticia: en Ciudad Juárez los (muchos) aficionados a los Bravos ansiaban que se oficializara su “ascenso”.

Y así fue: el pasado martes se dio el banderazo de algo que aunque ya se había visto en el futbol de primera, se prometió que no volvería a pasar, pero acá es México, todo se vale. Lobos BUAP desaparece para darle paso a los Bravos de Juárez, ahora en la Liga MX.

Una vez más se repite la historia que ya hemos visto: La Piedad se muda a Veracruz, Chiapas se muda a Querétaro y San Luis se va a Chiapas, solo por mencionar algunos ejemplos, porque en el ascenso mejor ni nos metemos.

Triste es la forma en que un equipo se va, lamentable por su afición, que si bien Lobos nunca tuvo un verdadero arraigo en Puebla, seguro algunos pudieron llegar a sentir su camiseta. Así se acaba el pequeño camino de un equipo que nunca ilusionó, un equipo que ascendió sin querer y hasta pagó para sobrevivir un año más en primera; así de fácil es romper el trabajo de entrenadores, jugadores y directiva, así es en mi país, así es en México.

Del otro lado, los aficionados de Juárez son los menos culpables y tal vez los más agradecidos; una ciudad que ha pasado a la historia por las malas noticias, hoy recibe algo bueno para su entorno. El futbol es un negocio que nutre otros negocios y si algo nos demostró su afición en estos años desde la fundación del equipo, es el apoyo que suelen dar a sus jugadores cada que los Bravos salían al campo.

El error está en las formas, está en las promesas de reglamentar este tipo de acuerdos, en la poca seriedad que le demuestran a proyectos tan importantes como el de Dorados o Mineros (solo por mencionar dos) en la liga de Ascenso. En México puede más la cartera que la cancha, puede más el dinero que el orgullo.

En fin, el cambio se ha hecho oficial y no queda más que aceptarlo, porque aunque a los aficionados no nos guste, este, nuestro futbol, ni tiene memoria, ni tiene tradición, ni tiene respeto, solo brilla con el dinero… no se nos olvide “acá todo se puede”.

P.d.: No olvidemos Querétaro es Chiapas, Veracruz es La Piedad, Santos Laguna es Oaxtepec, Puebla es Unión de Curtidores y Juárez es Lobos BUAP.

También lee: Historia que se olvida: Lobos BUAP | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

Planean Centro de Transferencia para migrantes en La Pila, critica diputado

Siguiente Nota

Dieron cuello a unidad médica que atendía a 2 mil 500 pacientes en SLP