Columna de NefroxDeportes

Dentro del presupuesto | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Testeando

 

La jornada 5 está a punto de comenzar. Atlético de San Luis llega presionado al partido contra Tigres, con la necesidad de ganarle a un equipo complicado para poder sumar y liberar un poco los malos resultados en las primeras jornadas.

Atlético de San Luis parece una víctima contra los poderosos Tigres. Parece que los del norte pueden llevarse tres puntos para su casa.

Mucho se ha hablado durante la semana del accionar del equipo potosino, muchas personas se han atrevido incluso a señalar a Alfonso Sosa como el responsable de los pobres resultados, diciendo que el equipo le ha quedado grande, que hay jugadores que merecen más minutos, que otros no saben jugar en la división y cualquier cantidad de pretextos para menospreciar lo hecho por el equipo y el técnico.

Mi opinión es concreta y certera: ¡vamos por buen camino!

Y explico: en el juego anterior, el equipo jugó con una línea de cuatro muy marcada con Catalán, Abrante, Laso y Escalante; en media cancha por el centro con Maya y Sánchez; por los costados Reyes y Mayada, un media punta con Gónzalez y un nueve con Ibáñez. Esta alineación parecía suficiente ante la ausencia por lesión de Bilbao y Madrigal (por cierto este último ya recuperado para el próximo partido) y tomando en cuenta que se visitaba una cancha complicada.

En el papel parecía suficiente, pero Chivas jugó con una línea de 5 muy atrevida que metía muchos jugadores en media cancha, superando con ello en momentos a los jugadores potosinos; de ahí nació el primer gol, luego dos penales que no discutiremos si fueron o no, simplemente se traducen en goles.

Sosa intentó cambiar en el segundo tiempo sacando a Escalante por Centurión y retrasando a Reyes para ocupar el puesto de lateral, luego sacó a Maya por Valdez intentando tener más llegada para terminar sacando a González por Berterame para darle variante a la ofensiva. Desgraciadamente ninguno de estos cambios resultó: al final un contundente 3-0.

Para mi, Sosa no fue el culpable de las circunstancias del partido, y tampoco fue timorato al encarar a Chivas, fue prudente e intentó solucionar las ausencias con jugadores disponibles, sus variantes son lo lógico, lo que el equipo puede dar y no hay más.

Pedir la cabeza del técnico ante esta forma de jugar es conocer muy poco de la estrategia del futbol, es querer tener resultados casi por arte de magia.

Vamos a hacer un ejercicio: tomemos las 19 fechas del calendario de la primera división y simulemos con puntos el camino que logrará Atlético de San Luis:

1.- Pumas (empate 1)
2.- Monterrey (derrota 1)
3.- descanso
4.- Chivas (empate 2)
5.- Tigres (derrota 2)
6.- Veracruz (victoria 5)
7.- Morelia (victoria 8)
8.- Pachuca (empate 9)
9.- Puebla (victoria 12)
10.- Santos (empate 13)
11.- Toluca (derrota 13)
12.- Tijuana (empate 14)
13.- Juárez (victoria 17)
14.- Querétaro (empate 18)
15.- León (derrota 18)
16.- América (derrota 18)
17.- Atlas (empate 19)
18.- Necaxa (victoria 22)
19.- Cruz Azul (derrota 22)

Según este ejercicio y una mera simulación, Atlético de San Luis terminará el torneo con 22 puntos en el presupuesto.

Bien sabemos que me equivoqué ya en tres pronósticos y el equipo lleva más puntos de los que pensaba para la jornada 4.

Con todo esto, solo quiero aclarar: estamos dentro del presupuesto, no es momento de quemar las naves, el equipo juega a algo, Alfonso Sosa está haciendo un trabajo de a poco, pero con pasos firmes. Tiempo al tiempo y el que piense lo contrario que me busque, lo podemos discutir con una buena charla de futbol.

También lee: Yo te sigo a todas partes | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

En Morena SLP no hay división, hay “diversidad de ideas”, dice Mario Delgado

Siguiente Nota

DIF vigila que niños y adolescentes no trabajen en bares de la Fenapo