#4 TiemposColumna de Dalia García

Decálogo de un músico casado | Columna de Dalia García

Divertimentos

 

Un músico tiene la posibilidad de elegir entre dos formas de vida; sí, básicamente dos: casado —o en unión libre— y soltero. Y digo “formas de vida” porque las diferencias entre uno y otro modus vivendi son radicales y determinantes en el día a día de los implicados (aunque, vaya, tampoco es nada del otro mundo).

Si vive solo, no existen normas de convivencia; pero si es del otro equipo, sí que las hay. No se trata de leyes a obedecer por capricho de quien las inventó, sino simplemente de reglas del juego para que todo fluya mejor, como las reglas de conducir: existen para no estrellarse, básicamente.

En el título de este divertimento no enfaticé si la terminación en –o del sustantivo ‘músico’ refiere el género no marcado (masculino y femenino) o si hablo únicamente del músico hombre; al respecto, debo decir que sí hay una intención de hablar, específicamente, de los hombres que se dedican a la música, pues vivo con uno de ellos: duermo con él; veo series de televisión con él; trabajo en la misma habitación que él; desayuno, como y ceno con él; me gusta ir a sus conciertos y a veces hasta soy su staff.

Por lo anterior, he aquí el decálogo de un músico casado, hecho por su cónyuge. Son detalles muy puntuales que, en serio, harán mucho más fácil y divertida la relación músico-simple mortal, pues vivir con un profesional de esta calaña no es lo más habitual. Cabe mencionar que no menos importante —y justo— sería hablar del decálogo para la esposa de un músico, pero este será tema de otro divertimento.

Ahora, presten atención a lo siguiente, músicos:

  1. Invítela a los tacos después de los conciertos. Esto es importante porque ella suele acompañarlo y aplaudir después de cada tema. Entonces, cuando termina su actuación en el escenario y los músicos se organizan para ir a cenar tacos, y no la invita, ella puede interpretarlo como traición a la patria.
  2. Preséntela ante sus colegas y personas a las que saluda de manera personal. Es común que la esposa esté a su lado y automáticamente se convierta en florero cuando usted entra en contacto con un tercero.
  3. Entrénese día a día para asimilar que su profesión no merece más atención que cualquier otra, y que no es más compleja ni más importante que cualquier otra, pues ese suele ser el argumento principal para excusarse de que no pueden colaborar en las cuestiones del hogar.
  4. Escríbale un tema, al menos una vez en la vida. Esto es clásico, infalible. En el momento en que eso suceda, serán perdonados los puntos 1, 2 y 3 de este decálogo por unas semanas.
  5. Invítela a sus conciertos. No hace falta una invitación formal, basta con que le dé la información uno o dos días antes de la presentación.
  6. Pasen tiempo juntos sin hablar de música. Que la vida en pareja no sea solo un acompañamiento espiritual para el músico.
  7. No se muestre indiferente a los planes en familia; la vida de casados es más que planificación de discografías, giras y composiciones.
  8. Asuma el punto 7 con filosofía.
  9. Respete que ella tenga gustos musicales distintos a los suyos. Deje que escuche su música favorita en casa, sin rechistar y sin pedirle que se ponga audífonos.
  10. Avísele siempre que haya planeado un ensayo en casa; así, ella tendrá tiempo de organizar una salida o actividad que no se vea afectada por el ruido.
  11. Avísele cuando salga de trabajar a altas horas de la noche, cuando esté a punto de despegar el avión, cuando esté arrancando el autobús, cuando llegue a otra ciudad o país, etcétera. Ella experimenta el sentimiento de una madre cuando no sabe dónde están sus hijos (este es un acto de amor). Solo mándele un whats para que esté tranquila.
  12. Por último, si usted cumple con los once puntos anteriores y ella comparte el gusto por lo que usted hace, y además le gusta su música, no deje de tratarla como a una reina. Cúmplale sus antojos, abrácela constantemente y disfrute de su maravillosa vida.

 

También lea: Para publicar en los grandes sellos editoriales | Columna de Dalia García

Nota Anterior

Gender Alert "is not a magic wand": says Caco Leal about femicides

Siguiente Nota

La desbordaba violencia contra ellas | Columna de Paúl Ibarra