Columna de NefroxDeportesTesteando

Abrazos de golazos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

El amor es una extraña emoción que prácticamente todos los seres humanos (y tal vez todos los seres vivos) pueden experimentar, difícil de explicar pero muy simple de representar. 

Tal vez la forma más básica de representar el amor y el respeto por alguien o algo es el tacto: ya sea con un beso, una caricia o un abrazo; siempre reconforta sentirlos de forma sincera y mejor aún si son de una persona amada. 

Dentro del futbol, un deporte de contacto, hay muchos roces entre los jugadores o jugadoras durante los 90 minutos: desde empujones, patadas o manotazos, hasta piquetes de ojo, golpes contundentes en la cara o arteras entradas por detrás. 

Sin embargo, dentro de toda esta violencia existen pequeños espacios para el amor, esos sinceros abrazos de emoción que se despiertan después de anotar un gol. No hay jugador o jugadora que no sienta una emoción (buena o mala) cuando logra meter la pelota a la portería en un partido oficial. 

Justo en esos momentos se dan los abrazos más sinceros del futbol dentro de los 90 minutos. Los jugadores festejan, corren, lloran, gritan, levantan la cara al cielo recordando a alguien o algo y muchas veces se abrazan, un abrazo de gol. 

Basta recordar algunos memorables, como aquel en el mundial de EUA 94, cuando la selección de Bulgaria eliminó en penales a la selección de México: el tiro definitivo lo cobró el bulgaro Letchkov venciendo con un derechazo pegado al poste a Jorge Campos; justo después el resto de sus compañeros corren detrás del número 9 de Bulgaria para abrazarlo, lo tiran y queda grabado para la posteridad el “abrazo” que Kiriakov le da a Balakov mientras están tirados en el pasto (invito al lector a revivir esa tanda de penales y la celebración búlgara para que me entiendan).

Otro momento emblemático de abrazo de gol se dio a finales de 2016 en el encuentro entre Galatasaray y Gaziantepspor. Días antes se llevaron a cabo actos terroristas que cobraron la vida a más de 40 personas, entre ellas 36 policías. El jugador Yasin Oztekin anota un gol en el encuentro y corre a abrazar a algunos policías que cuidaban la seguridad a nivel de cancha, convirtiéndose en un momento muy emotivo para toda la nación. 

El 16 de noviembre de 2009, el futbolista mexicano Antonio de Nigris falleció por un problema cardíaco siendo aún jugador en activo en el AE Larisa del futbol griego. Cuatro días más tarde, el equipo de Rayados de Monterrey recibía en su estadio al América por los cuartos de final de la liguilla de ese campeonato; el partido se vivió con gran emotividad por la afición del equipo local que rendía homenaje a uno de sus ídolos más recientes y, en la cancha, el homenaje era aún mayor: el hermano menor de Antonio, Aldo, jugaba el partido en la memoria de su hermano. Al minuto 2 del segundo tiempo, en un partido muy trabado, Aldo se desmarcó por el costado derecho y clavó un izquierdazo cruzado para pone el 1-0 que sería definitivo. Aldo corrió rumbo a la tribuna del estadio mientras casi todos sus compañeros lo alcanzaban para abrazarlo: no abrazó a nadie, solo levantó los brazos, miró al cielo y voló un abrazo hasta donde quiera que estuviera su hermano. 

Por último recordemos un abrazo “peculiar”, cuando en el mundial de Alemania 2006, México enfrentó a Argentina por los octavos de final: al minuto 5 Rafael Márquez alcanza un balón que había centrado Pavel Pardo; al anotar, corre efusivamente a festejarlo y detrás de él llega corriendo Jared Borgetti pegando un brinco tan alto que termina subiéndose a los hombros de Márquez que mide 1.85; casi cae de esa altura pero, para su fortuna, Andrés Guardado llega a abrazar a Rafael y a darle equilibrio al malabarista de Borgetti. 

Los abrazos de gol pueden ser divertidos, con simbolismo o hasta chuscos, pero no cabe duda que emocionan (para bien y para mal) a los que amamos este deporte. No hay mejor momento que celebrar un gol con tu equipo, con tus amigos o tu familia, que vengan muchos buenos abrazos de gol.

También lee: Grítalo con el alma | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

#PorFin | Lograron controlar incendios en Australia después de 6 meses

Siguiente Nota

SSPE detuvo a 87 personas en SLP en la primera semana de febrero