septiembre 28, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Un año malo | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

Este año ha sido malo, dice el periódico de ayer, porque de los tantos y tantos empleos que era necesario crear, sólo pudimos generar tantos y cuantos, que son insuficientes, etcétera.

Nuestros gobernantes ven en la creación de empleos la panacea última, el remedio a todos los males del planeta. Dijo hace poco uno de nuestros políticos mientras ponía una cara muy risueña a la cámara que lo enfocaba: «¡Este año, 10 000 nuevos puestos de trabajo!». Parecía sumido en una especie de arrobamiento místico: la Santa Teresa de Bernini no hubiera podido mostrarse menos extasiada en comparación con este hipócrita optimista. Y bien, sí, hay que alegrarnos con él, pero antes sería necesario saber si las cifras corresponden a la realidad y, sobre todo, si se trata de empleos dignos de este nombre. Porque no basta con tener trabajo. A lo que sabemos, los esclavos de la vieja Roma también lo tenían –y mucho-, aunque no por eso dejaban de ser lo que eran.

Alegrarse porque en el transcurso de un año la solicitud de 10 000 trabajadores ha sido aceptada en las diversas oficinas, fábricas y establecimientos de nuestro país me parece que equivale a festejar antes de tiempo. Porque, ¿qué pasará después? ¿Cuánto ganará este hombre que, al menos en apariencia, ha sido agraciado por la fortuna? ¿Dos mil pesos al mes, dos mil quinientos o, a lo mucho, tres mil? ¿Y qué hará este pobre individuo para arreglárselas con esa exigua suma, si ya sabemos que no le alcanzará?

Querer que todos los ciudadanos trabajen es, sin duda, un buen deseo. Pero no hay que olvidar que en los países comunistas de hace unas décadas todos los ciudadanos trabajaban, aunque no por eso vivían con mayor comodidad. En realidad, más que trabajadores eran esclavos; esclavos no ya de poderes privados o de intereses particulares, sino del Estado, detentador indiscutible de eso que los sociólogos han dado en llamar el monopolio de la violencia legítima.

Ahora bien, un capitalismo animal como el nuestro, que hace a los hombres trabajar, y trabajar, y trabajar, pero dejando que vivan y mueran en la miseria, ¿no es una especie de comunismo disfrazado? ¿O no será más bien que el comunismo es el mismo capitalismo de siempre, sólo que visto al revés? Franz Werfel, el gran escritor austriaco, ya había notado que hay un lazo finísimo y secreto que hermanaba a ambas ideologías, y así escribió en uno de sus ensayos. en 1944: «A la luz de esta verdad, el comunismo aparece como el hijo natural, legitimado, del capitalismo. Aunque aún es un niño rebelde, va mostrando sus rasgos familiares de una manera cada vez más clara. En lugar de un gran número de empresarios, el Estado ruso es el único capitalista. Ya no se explota a una sola clase de esclavos asalariados: ahora el pueblo entero, sin excepción, está formado por esclavos asalariados». Y conste que Werfel no era economista, ni politólogo, sino poeta y escritor, aunque no de los menores. Un cómico italiano lo dijo mejor que nadie valiéndose de la paradoja y el humor: «¿Qué es el capitalismo? La explotación del hombre por el hombre. ¿Y el comunismo? Exactamente lo contrario».

En una novela de Kurt Vonnegut Jr. (1922-2007), el escritor norteamericano, hay un pasaje que sería en extremo gracioso si no fuera, al mismo tiempo, demasiado triste. Un shah venido de alguna parte visita una vez los Estados Unidos para ver cómo funcionan las cosas allí. El gobierno estadounidense, por supuesto, quiere agradar a este extraño hombre vestido de túnica y tocado con turbante, y comisiona a uno de sus hombres para que le dé un recorrido guiado. El shah mira con embeleso a través de los cristales de la limusina, y al ver a un grupo de hombres y mujeres trabajando en la calle, pregunta al oficial:

-«¿Quién es el dueño de estos esclavos que hemos visto hace poco?».

El funcionario americano apenas daba crédito a lo que estaba oyendo. ¿Cómo se atrevía a hablar de esclavitud en el país de la libertad?

-«Señor, aquí no hay esclavos –respondió molesto el oficial, cuyo nombre era Halyard-. Son ciudadanos empleados por el gobierno. Tienen los mismos derechos que los demás ciudadanos. ¡Libertad de palabra, libertad de culto, derecho al voto!».

El shah asintió con gravedad y siguió mirando por la ventanilla. El espectáculo, sin embargo, continuaba siendo el mismo: hombres y mujeres que trabajaban como hormigas; de pronto, exclamó:

-«¡Ah, takaru!», lo que en su lengua quería decir: «¡Oh, esclavos!». Pues no, que no, que no eran esclavos. ¿Cómo explicarle a ese pigmeo que la esclavitud no tenía cabida en Norteamérica? Halyard no sabía qué hacer, de modo que se limitó a corregir:

-«No, takaru no. Ciu-da-da-nos».

¡Con este hombre no había remedio! Sin embargo, llegados a cierto punto del trayecto, una carretilla entorpeció el paso de la limusina y el oficial, valiéndose de su alta investidura, gritó a los obreros vestidos de overol:

-«¡Quiten inmediatamente esa carretilla de mi camino!».

Los obreros obedecieron al instante. Y cuando la limusina reemprendió la marcha, el shah miró al funcionario con ojos sonrientes:

-«Takaru ciudadano, ciudadano takaru».

El shah, con todo su primitivismo, había descubierto el secreto: ser ciudadano no es lo contrario a ser esclavo, por lo menos en Occidente. No hay contradicción en los términos: se puede perfectamente ser ciudadano y al mismo tiempo esclavo; se puede ser esclavo y creerse (ingenuamente) ciudadano. ¿Quién ha dicho que una cosa excluya la otra? Quizá ambos términos se excluyeran en la antigua Grecia, pero hoy ya no. ¿Cuántos hombres y mujeres son esclavos a pesar de sus supuestas libertades y de su credencial para votar con fotografía? Esclavo ciudadano, ciudadano esclavo. ¡Nadie, hasta ahora, lo había dicho mejor que este hombre venido del desierto!

También lee: Carta a una cajera aburrida | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El combo era con Pollo | Crónica de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

El gobernador del estado, Ricardo Gallardo Cardona y el alcalde de la capital, Enrique Galindo Ceballos en conjunto han invertido más de 2 mil 600 millones de pesos en infraestructura vial, se han reunido cada semana del año en las mesas de seguridad, adelantaron juntos otros 500 mil metros cuadrados para invertir en vialidades y anunciaron invertir más de 600 millones de pesos para dotar a la capital y a todo el estado de una red de fibra óptica. Ricardo y Enrique son el “combo” de los potosinos… y el combo es con Pollo.

Lejos quedaron aquellos comerciales en que la Alianza Sí por San Luis anunciaba a sus candidatos en dupla, ganó el Verde en el Estado, ganó la Alianza en la capital y a pesar de sus diferencias de origen, que reconocen, ambos gobiernos caminan por el momento en paralelo en temas principalmente de agua, infraestructura vial y ordenamiento urbano.

Es el primer informe de gobierno del gobierno capitalino y el escenario es el Centro Cultural Bicentenario. La primera fila la ocupan los invitados especiales del alcalde, entre los que se cuenta lo mismo a Angélica Aragón, al cantante Fernando de la Mora, al escultor Enrique Carbajal Sebastián, pero también a la representante del Presidente del PAN nacional en representación de Marko Cortés, Laura Esquivel, sentada estratégicamente alejada de Carolina Viggiano, representante del líder nacional tricolor, Alejandro Moreno. Nadie del PRD. La Alianza vive su “peor momento” según las palabras de Enrique de la Madrid, también invitado especial del alcalde y auto destapado del PRI en búsqueda de la candidatura presidencial del 2024.

A la diestra del auditorio se convocó a seis ex alcaldes: Guillermo Pizzuto, Mario Leal, Victoria Labastida, Alejandro Zapata, Mario García Valdez y el también ex gobernador Marcelo de los Santos que tomó su lugar junto al ex mandatario Teófilo Torres Corzo y Horacio Sánchez Unzueta. Faltó Ricardo Gallardo Juárez y faltó Octavio Pedroza, está demás decir que ni fue ni se esperaba la presencia de Xavier Nava.

No, hoy no hubo rechifla para nadie.

Fueron, de acuerdo a Galindo, más de 840 millones de pesos en deuda los que dejó su antecesor y a pesar de las condiciones adversas este gobierno en su primer año pudo ejecutar recursos propios y compartidos por más de 3 mil millones de pesos.

El formato fue el “TED talk”: un solo personaje dueño del escenario que expone sin lectura los temas acompañado visualmente de grandes pantallas.

Enrique tenía los datos en la mente de cada eje en que dividió su informe todo acompañado del “SÍ” marca de su administración: El San Luis Seguro, el del Bienestar, el Sostenible, el emprendedor y el de la Infraestructura.

Las obras y acciones explicadas de forma natural y abierta de parte del alcalde, un remate de video en cada eje para dar mayor profundidad al tema, producto de una entrevista a profundidad grabada en el Centro Histórico y acompañada de imágenes ilustrativas.

Se acudió y aplaudieron los ejemplos y anécdotas tanto como los testimonios de los beneficiarios, algunos presentes como el niño emprendedor Axel y otros en video.

Durante casi dos horas Enrique Galindo fue desmenuzando parte a parte su gobierno, sus 45 semanas de domingo de Pilas, los logros en materia de seguridad producto de una inversión histórica en pasar de tener 14 a 96 patrullas y el reconocimiento humano a su fuerza policiaca que pasó de la número 70 a ser una de las mejor pagadas del país y única que cuenta con 244 incentivos y reconocimientos para sus elementos mensualmente.

Se recorrieron los números y se reconoció el esfuerzo conjunto en cuanto a la inversión en Vialidades Potosinas y se anunció la versión 2.0 de la misma para el año que entra. Se adelantó el “Paseo Esmeralda” que contempla la rehabilitación de la Calzada de Guadalupe, el mercado de la Merced y todo el trayecto peatonal de la avenida.

En el remate del evento tras el recorrido guiado por el alcalde y acompañado de un espectacular video mapping en las paredes del auditorio, se invitó al gobernador Gallardo a dirigir un mensaje.

El mandatario destacó una vez más las obras en conjunto y fue momento del mensaje político. No hubo en esta ocasión ni lamentos ni reproches, reconoció la altura política del protagonista del informe como de todos los invitados, dio lugar a todos los ex alcaldes, al ex rector de la UNAM y ex secretario de Salud, José Narro y de todos los asistentes especiales.

Ya no hay espacio para el encono ni para la “vieja potosinidad” dijo Gallardo mientras volteaba a ver a Horacio Sánchez Unzueta. El mensaje estaba entregado sin intermediarios.

Se hizo hincapié en el gobierno para todos, y en la paz y civilidad política. El gobierno de Enrique Galindo y el ejercicio de su informe Sí lo hizo posible.

El Pollo y el refresco resultó un buen combo. Los invitados se retiran, unos fugaces, otros se quedan a los saludos y felicitaciones. Todos se van con buen sabor de boca mientras atravesaban la instalación visual colocada en el amplio lobby de la instalación universitaria.

A pregunta expresa en entrevista sobre la cantidad de informes que prevé en su futuro, el alcalde responde: solo diré que es el primero de muchos.

Jorge Saldaña.

También lee: Un informe de símbolos | Crónica de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

De los informes y cosas peores | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

Como en la cuerda con que siempre saltas tú, llegó la “Uuuuuuu” alargada de la concurrencia con tremendo abucheo que arremetió contra el ex gobernador Marcelo de los Santos, cuando se anunció su presencia en el primer informe de gobierno de Ricardo Gallardo el pasado lunes.

El momento fue penoso, no menos que ver al otrora “indio de piedra” –como le llamaba Leonel Serrato aquellos jueves afuera de palacio de gobierno arriba de su icónico banquito- convertido en un hombre ya muy anciano y acabado, en extremo delgado y débil. El otoño a todos llega y no a todos como segunda primavera, parafraseando a Camus…

Pocos se acercaron al ex gobernante para la foto o para la entrevista, más con pena que otra cosa, tuvo que retirarse en absoluta discreción del evento.

El resto de los asistentes sí se dieron vuelo con los saludos, abrazos y el registro puntual de cada gesto convertido en selfie en esta, la temporada en que la narración del mundo digitalizado es liturgia y en el que parece privilegiarse el “si estás (en las redes), existes”.

No tomarse fotos en el evento con uno u otro grupo, con uno u otro personaje, es como no haber ido, como tener falta, como ir al gimnasio, pero no presumirlo en Insta.

Así entonces, todos los diputados se tomaron la respectiva foto, todos los verdes juntos, todos los priistas, los de Morena, los abogados con el secretario de gobierno y con el Fiscal, los compañeros ex diputados ahora en distintos puestos de los tres órdenes, todos de preferencia con el mandatario, pero si no fuera posible, con el resto de los asistentes. Las redes se inundaron pues de los “yo sí estuve”, para que conste.

No obstante, a la lupa digital se le escapan detalles, momentos más allá de los que pueden ser capturados por las lentes portátiles.

Uno de ellos, por ejemplo, fue el de la llegada de la nueva líder estatal de Morena, Rita Ozalia Rodríguez, que pasó desapercibida en la especie de “alfombra roja” en el que se convirtió el camino del estacionamiento del Centro de Convenciones a su entrada principal.

Por ser paso obligado, todas y cada una de las personalidades convidadas al evento pasaron por la vitrina de medios de comunicación que se desplegó estratégicamente en ese sitio.

Mientras algunos entrevistaban a Leonel Serrato y otros seguían con Sonia Mendoza, alguien advirtió de la llegada de Gabino Mendoza, delegado de la federación; entre tanto, Rita Ozalia, prácticamente en solitario mostraba sonriente su código QR a una de las encargadas de la puerta de los invitados especiales, así, Rita no fue siquiera entrevistada ni abordada y Gabino, tras capotear con sus mismas y gastadas respuestas los cuestionamientos de los reporteros (ya que le hagan nuevo guión), pudo alcanzarla en las escaleras en las que se reunió toda la comitiva de Morena San Luis y todos juntos entraron al recinto, en el que los esperaba el coordinador de su bancada en el congreso, Antonio Lorca (una marca más en su costoso traje y se vería ridículo).

Los de Morena se sentaron todos juntos, no se si a propósito cerca de reconocidos priistas, con quienes se saludaron sonrientes, igual que con la bancada federal de los verdes. Las corbatas verde con guinda deben estar a la alza para el que quiera comprar. “Con quien ayude a la transformación es bienvenido”, dice Gabino.

Otro momento ajeno a la lupa digital fue el muy vergonzoso que pasó el ex titular del Inpode, Edmundo Rios, que no entendió que ya está fuera del cuerpo gubernamental y por lo tanto su código QR para entrar estaba desactivado… Tuvo que rescatarlo de la vergüenza un alma noble que prácticamente “coló” al portero en retiro y funcionario también en retiro. ¿Será que está esperando que caiga la última quincena para salir de la cancha?.

Respecto a más cambios en el gabinete, en los círculos más apretados de palacio de gobierno se mantiene bajo la más estricta secrecía un último movimiento de primer nivel, específicamente de un probable enroque de un perfil del ejecutivo a la Fiscalía y viceversa, aunque el tema se encuentra todavía en estudio.

Al que de plano ya no se le ve ni en la secretaría de cultura, ni cerca de la todavía titular, Liz Torres (a la que por cierto se le vio sola y desencanchada durante el post-informe), es a Rabinal Gamboa, al grado que ya ni en las producciones del Canal 7 se ha hecho presente. Sus pifias lo condenaron.

 

*BEMOLES*

CANCERÍGENOS TAPADOS CON LONA

Una historia de terror está a punto de escribirse en San Luis Potosí, si es que se comprueba que desde la termoeléctrica de Villa de Reyes se está transportando vanadio a Mina en Nuevo León sin ningún cuidado, sin ningún protocolo de seguridad y sin conocimiento de las autoridades federales. El vanadio es un metal pesado, sus residuos son altamente tóxicos y cancerígenos, al grado de poner en riesgo a la población hasta por el rastro de sus polvos. Si alguien conoce a Héctor Octavio Parra Alvarado, superintendente de la CFE, responsable de la obra y traslados del peligroso material, mejor avísele para que pronto dé la cara, antes de convertirse en el protagonista de las más terribles historias de irresponsabilidad en el país. #MuyCalladitos

 

VISITANTES
Hoy al medio día, en el marco del primer informe de gobierno de Enrique Galindo Ceballos, alcalde capitalino, podrían coincidir el senador Miguel Angel Osorio Chong y Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”. Ambas figuras están confirmadas, lo mismo que Enrique de la Madrid, posible aspirante del PRI a la candidatura presidencial. El encuentro entre los personajes podría hacer corto circuito, sobre todo por sus posturas encontradas respecto a la ampliación de la injerencia de las fuerzas armadas en labores de seguridad y que llevó a la ruptura a la Alianza PRI-PAN-PRD.

Hasta aquí mi primer informe de los informes. Mañana crónica sobre el de la capital, no se lo pierda.

Atentamente,

Jorge Saldaña.

También lee: Un informe de símbolos | Crónica de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Joaquín Arriaga y su obra de divulgación científica | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO 

Durante el siglo XIX, y ligado al restablecimiento de la República, se intensificó al parejo del proceso educativo, la tarea de divulgación de la ciencia, emprendida principalmente por ingenieros y científicos que tenían una inclinación a la escritura. Varios son los casos de ingenieros que ejercieron el trabajo de periodismo y que lo combinaban con el trabajo propio de su profesión. Fue común, que egresados del antiguo Colegio de Minería realizaran esas funciones, Pedro Castera, Santiago Ramírez, Pedro López Monroy, José María Gómez del Campo que participara en la creación de El Porvenir en San Luis Potosí, y de manera especial José Joaquín Arriaga que se titulara como topógrafo y agrimensor en 1859.

Arriaga fundó varios periódicos, se distinguió como escritor de corte católico y fue redactor de La Voz de México, escribió para La Naturaleza, pero su obra principal fue La Ciencia Recreativa. José Joaquín Arriaga nació en Puebla en 1831, y pasaría su infancia en la sierra norte poblana, murió en la ciudad de México en 1896.

La divulgación de temas científicos suele considerarse como una actividad reciente, debida entre otros aspectos a la necesidad de comunicar las rebuscadas ideas científicas en un lenguaje llano al ciudadano común, entre otros objetivos. Sin embargo, es una actividad que se ha realizado por siempre, al parejo del propio desarrollo de la ciencia.

Un ejemplo, lo constituye la serie de cuadernos del ingeniero D. J. Joaquín Arriaga, socio fundador y de número de la Sociedad Mexicana de Historia Natural, residente de la Sociedad Humboldt y Honorario de la Sociedad de Geografía y Estadística. La serie llevaba el sugerente nombre de La Ciencia Recreativa y era una publicación dedicada a los niños y a las clases trabajadoras. El volumen 1 apareció en 1871, impreso en la Imprenta de Ancona y Peniche, calle de Alfaro núm. 13 en México. Ese volumen trató sobre agricultura e industria y estaba constituida de una serie de leyendas. Área en la que se formó Joaquín Arriaga. Estas formidables publicaciones engalanaban e instruían las ávidas mentes de la población potosina del siglo XIX.

En el Minero Mexicano del 25 de noviembre de 1875 se publicaba en la página 12: “La Ciencia Recreativa. Se ha anunciado la cuarta época de esta amena y popular publicación del Sr. D. José Joaquín Arriaga”. Como puede verse, para ese año, la obra de Joaquín Arriaga había cobrado importancia y era una obra apreciada. A través de sus páginas, el público en general, y principalmente los niños, pudieron ilustrarse a través de la narrativa de temas como: cosmografía, mineralogía, meteorología, física, física experimental, física del globo, botánica, zoología, geografía descriptiva, agricultura industrial e industrial práctico. Cada folleto llevaba una litografí a de Iriarte con dibujo de J.M. Velasco o Litografías de V. Murguía e Hijos y dibujos de L. Garcés.

Las obras de Arriaga, a quien se le denominaba el Julio Verne mexicano, pues utilizaba la narrativa para presentar temas de ciencia, cumplieron con el objetivo primario planteado por Arriaga al presentar su proyecto literario en el Siglo XIX: “El artificio de la novela se ha apoderado ya de la historia para hacer agradable su estudio. Prueba de ello es la aceptación que han encontrado en las masas las numerosas ediciones que se hacen día a día de tantas novelas históricas de los célebres novelistas franceses, que con el recurso de su pura imaginación han cubierto de flores la áspera senda del estudio de la historia, gracias a ello, los principales episodios de la historia francesa son más conocidos en México que nuestra historia misma. La ciencia más ardua aún para los que no la aman por vocación, permanece desconocida entre nosotros y la mayoría de los mexicanos la ven con indiferencia, si no con el desprecio propio de la ignorancia, preciso es confesarlo. La obra anunciada tiene por fin generalizar los conocimientos científicos, embelleciéndolos con el artificio de la novela y por consiguiente, la nueva publicación arrojará las primeras semillas de este interesante estudio, que será muy fecundo en resultados para la generación que nos reemplaza”.

Arriaga veía la importancia de impulsar la educación popular y el apoyo a las clases trabajadoras, encauzando su obra a la educación de estos sectores para que a través del conocimiento pudieran desarrollarse, lo anterior lo ilustra la carta que enviara el 26 de noviembre de 1871 al señor José María Ariza y Huerta, con residencia en Orizaba, al enviarle el estudio que hizo sobre la industria del lino, diciéndole entre otras cosas:

” … Y si algo en él, que lo haga interesante, es el deseo que me anima de presentar a las clases pobres, nuevas fuentes de trabajo que mejoren su tristísima y angustiosa situación…”.

La obra de Arriaga es un excelente ejemplo de divulgación de la ciencia a través de la narrativa, que fue una vía usada por aquellos ingenieros con inclinación en la literatura y que descollaran en ambas áreas, como el caso del también ingeniero Pedro Castera autor de la novela Carmen.

También lee: El forjador de espacios de recreación científica a niños mexicanos | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión