Columna de NefroxDeportesTesteando

The final boss  | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

Messi es sin duda uno de los mejores jugadores de la historia del futbol, tal vez acompaña en el gran tridente a otros dos Sudamericanos: Maradona y Pelé.

Mucho se puede discutir si es el mejor de la historia, si le falta la copa del mundo, si se cae en los partidos importantes, si solo brilla con Barcelona, ¿qué sé yo? Pretextos siempre habrá y razones para taparlos también.

Pero de algo no hay duda, Messi (junto con Cristiano) son los dos más grandes en la era actual del futbol mundial, nadie cerca de ese duo, nadie como ellos.

Hace unos días charlaba con mi hermano: visualizábamos el futuro, el futbol “post-Messi”, un futuro que cada vez es más cercano, el final de una carrera mágica y, con ello, el final de la magia. Comentábamos que el futbol nos había malacostumbrado; de Ronaldo pasamos a Ronaldinho, de Ronaldinho a Cristiano y Messi, llevamos décadas con jugadores de extraordinario talento y cuya cúspide fue ese argentino de Rosario que aún se pasea por el campo del Barcelona. Pero detrás, nadie, ninguno que levante la mano.

Y aquí viene mi punto, creo que el top de los jugadores de ensueño, lo ha marcado Lionel Messi, el argentino es el Final Boss, el último monstruo del futbol, el de la vida de fama y fortuna, el de la gambeta y los goles de fuera del área, el que declara con escándalos, el que se llena la chequera al final de cada mes, nunca más otro como él, o por lo menos nunca más en mucho tiempo.

La razón es simple: en 2020 el mundo cambió. El propio Messi ha sufrido recorte de salario por el confinamiento, los estadios están vacíos y las marcas deportivas o ligadas al mismo están de capa caída, los grandes patrocinios, salarios y espectaculares ventas se han reducido, el mundo se detuvo, el deporte dejó de importar. Ante tal panorama la gente se replantea prioridades, lujos y necesidades, y el futbol sale perdiendo.

Messi es y seguirá siendo hasta el final de su carrera, un ícono de este deporte, ese monstruo que conquistó campeonatos colectivos y premios individuales, pero aunque viniera detrás de él otro con igual o mayor talento, el mundo ya no lo podrá acoger como al rosarino que juega en Barcelona, tendrán que pasar muchos años después de la pandemia para que el futbol vuelva a pagar lo que pagaba hasta 2019, pasará mucho tiempo para que el espectáculo regrese a llenar los bolsillos de algunos, incluso podría ser que nunca regrese a ese mundo prepandemia, Messi fue el último, Messi es The Final Boss.

También recomenamos leer: La liga perdida | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Total Page Visits: 329 - Today Page Visits: 4
Nota Anterior

Conoce las sanciones por incumplir medidas sanitarias en establecimientos

Siguiente Nota

Vinculan a proceso a 7 jóvenes por motín del 5 de junio en Congreso