enero 21, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

“Pinche”, teoría y practica | Columna de Óscar Esquivel

Publicado hace

el

Desafinando

 

Todo es lo que parece

 

Las sociedades del mundo son un complejo nido donde cada individuo debe trabajar para que funcione el mecanismo de convivencia, si esta se establece como el principio fundamental para el desarrollo social, económico y político todo marchará bien.  

Convivir es una palabra difícil para algunos, que en su trance diario lo establecen como algo imposible de llevar, se levantan después de dormir un sueño no reparador, porque su mente solo evoca pensamientos negativos, desde que pisan el suelo lo maldicen, su primeros pasos son de molestia, ya no temen al futuro que les causa ansiedad, solo lo aquello que podría ser creativo lo guardan para después, un después que quizás nunca llegue.

Las personas negativas existen en todas partes, así nacieron, así morirán. Su ego profundo lo alimentan con cosas banales, acaparan riquezas materiales, sin darse cuenta que lo más simple de la vida está en disfrutar lo que se tiene y ayudando a construir una sociedad justa e igual. Normalmente llevan tatuado el signo destructivo arrastrando un lastre en su vida, estas personas son útiles para la sociedad, aun cuando pareciera contradictorio, gracias a ellas, nacen otros humanos que su vida la hacen simple y ejemplar, esto no se tratar de ricos y pobres, es tomar lo mejor de nosotros para poder aprender, que la aportación a la sociedad desde cualquier trinchera se beneficie, y lograr la tan anhelada convivencia entre unos y otros.

En la sociedad actual se regula el comportamiento con reglas de convivencia que se traducen en leyes, establecidas en acuerdo y el cómo nos debemos conducir hacia los demás y con los demás. Bajo estos principios los mexicanos nos regimos, aun cuando siempre habrá distintos pareceres, formas de gobernar, reglas que se cumplen y otras que se desechan, pero una cosa es la diversidad de las ideas y otra los venenos de la sinrazón, la anarquía en las palabras que se escupen hacia fuera, como de una fuente que derrama agua lodosa de no moverse. 

Un México que estancó el crecimiento por la locura insensata de unos cuantos de hacernos creer que el a pobreza terminaría en tres décadas y solo produjo millones de pobres, casi la mitad de la población, donde tuvieron la oportunidad privilegiada solo unos cuanto, con educación, salud, acceso a la cultura y todo eso que ya se conocemos.

Hoy después de más de treinta y seis años de neoliberalismo y como una esperanza, treinta millones de votos como aval, se manifestó el “¡estamos cansados de tanta “pinche tranza!”, y cierto, la tranza se convirtió en “pinche”, la tranza no se eliminará por decreto, para algunos, lo “pinche” se irá esfumando. ¿Cuándo? Si no se han dado cuenta que también dentro de la actual administración, existen quienes el desdén, la avaricia, el comportamiento irracional con sus supuestos logros políticos, son únicamente personales y no resultado de la avalancha anti corrupción de AMLO. Si bien el presidente logró la victoria esperada con base a su esfuerzo, también arrastró entre sus redes a personajes de poca reputación, o “sardinitas” que nada tienen que ver con la cuarta transformación.  

El pueblo también se cansa de tanto inútil, gandalla “politiquillo” y simulador. 

Nuestro estado es víctima, lo ”pinche” se relaciona con la opacidad, la corrupción y la ineficiencia del gobierno, como por ejemplo el ex oficial mayor del gobierno del estado, que según datos de Compranet, durante 3 años en el cargo, 79% de las licitaciones, carecen de información, fallos con ganadores encubiertos, nube gris cargada de olor a transa, ¿se la llevaría al PRI?, seguro que nada pasará, seguramente será cobijado comenzando por su “jefe Político” Juan Manuel Carreras. 

Pinche es una grosería. Para el mexicano significa despreciable, mezquino, de baja calidad, pobre, o de bajo costo, “pinche” puede ser el carro, la casa, la comida, el perro, las llaves, o si se quiere, el mundo entero también es pinche, lo pinche carcome todo lo que toca. 

Es un catálogo de expresiones, desde un novio “pinche”, hasta una injuria o como decía José Emilio Pacheco, como un sustantivo inapelable “no te lleves con él, es un tipo de lo más pinche”. 

Pese a reclamos sociales, el gobernador Carreras nombró a Mario García Valdez, como director de CONALEP, sabiendo que tiene un proceso judicial abierto por corrupción, si bien no existe sentencia judicial, con este acto, le promueve un manto de impunidad, desde el mismo corazón del ejecutivo. 

Hasta donde se quiera llegar, o hasta donde los intereses lo permitan, la política que se implementa en el estado a través el poder legislativo es prácticamente inexistente, sin rumbo, sin definiciones, sin liderazgo. A cinco meses de haber tomado posesión los diputados, el trabajo legislativo es “pinchisimo”. Bancadas completas de los partidos políticos, han presentado su plataforma de trabajo, como si fuera un examen de la preparatoria.

Si la anterior legislatura era menos que nada, tal parece que el poder otorgado a los imberbes diputados los ha mareado. El Mijis, como artista en revista de farándula, todo se sabe de él por los paparazzi que lo siguen a modo, parecía prometedor el muchacho pero las muchas cuentas pendientes y poco trabajo como diputado, lo han dejado lejos de ser quien decía ser.

Un Oscar Vera embajador de la misoginia y del abuso del poder, insultando y amenazando diputadas… lo peor del caso y como acuerdo parlamentario, “las mujeres callaron”.

Diputados de Morena, ¡pobres! Divina creación por sí mismos, lo dudamos, ellos se deben al Andrés Manuel López Obrador, sus ideas, su lucha, pero no los méritos que dicen estos diputados merecer, sus sueldo una majadería, su actuar es un avispero de chismes de cantina, su aportación a la vida pública en “cero”. Acosos sexuales, laborales, amigos, amantes y cómplices, siempre un tú y yo, los demás poco importa.

Los diputados del PRI con oficio político… pero no salen de su rutina de estar defendiendo lo indefendible del gobierno carrerista y de las oscuras y poco transparentes movimientos de la pasada e innombrable legislatura estatal y su administración.

Panistas bajo la nada, es mejor, nada se ve, nada hacen, nada les embona.

La poca “chamba” hace que la calificación de los diputados potosinos, hasta ahora, sea un “pinchurriento trabajo”.

Así, al significado real de pinche, “ayudante de cocinero”, el mexicano lo convirtió en su palabra entre muchas malsonantes, en su preferida, para denostar enojo, desdén por algo o alguien que les molesta y un de ellas que llevó a López Obrador a la Presidencia de la República, fue la corrupción y transformándose como un sinónimo del lenguaje popular autóctono “¡el pueblo se cansa de tanta pinche transa!”  

Nos saludamos pronto.

 

También lea: Los infiernillos de gobierno y el beso del diablo | Columna de Óscar Esquivel

#4 Tiempos

La Crónica Francesa, la reivindicación del papel | Columna de Mario Candia

Publicado hace

el

Por

APUNTES DE UN CINEÓFITO.

Recuerdo que en mi infancia y mi adolescencia que las revistas eran una auténtica ventana al mundo. No había internet, la televisión era paupérrima en contenidos, los periódicos solo era tinta negra sobre papel y la información que contenían siempre estaba sesgada por intereses facciosos de índole económico o político. En las revista había color, imágenes poderosas que difícilmente se borraban de la memoria, noticias banales o triviales, pero que nos mostraban lo que pasaba en otros países y continentes. En mi casa siempre estaba el Automundo Deportivo, alguna que otra Cosmopolitan, Vogue y por supuesto los Almanaques y la Reader Digest. Ya en la escuela de comunicación recuerdo la Interviú, Premiere, Fotogramas, Macrópolis, el semanal de El País y me convertí en fan de esas publicaciones, en los albores de los noventas después del TLC llegaron las revistas importadas, en verdad que eran un remanso ante la porquería de contenidos de los medios de aquellos tiempos. Ir a la Plaza de Armas a los portales y comprar las revistas puntualmente cada mes o semana era más que un pasatiempo.

Además de las revistas y los libros, estaba el cine y el formato de VHS, así que pronto cambie los kioscos por los videoclubs buscando esos contenidos que me ayudarían a comprender nuestro paso por este mundo. Reconozco que aún me desconcierta llegar a salas de espera, lobbys, peluquerías e incluso a casas de amigos y no encontrar ninguna revista, esas que ayudaban a sobrellevar la espera, ahora solo queda refugiarnos en nuestros smartphones, si tenemos datos, claro está. El año pasado y después de casi 24 meses fui a una sala de cine comercial, recuerdo que la película que vi antes de la pandemia fue Dolor y Gloria (Almodóvar, 2018). Mi retorno al cine fue con u par de amigos a ver la película más reciente de Wes Anderson (1969), director texano casi de mi edad, cuyo cine tiene como característica principal su estética, el nivel de detalle y atención que Anderson le pone a cada cuadro, que está siempre por encima del guión, de la música y de las actuaciones.

Muy al estilo de Woody Allen sus películas tienen unos repartos increíbles llenos de grandes estrellas. La Crónica Francesa, The French Dispatch (Anderson, 2021) no es la excepción: Tilda Swinton, Benicio del Toro, Bill Murray, Frances McDormand, Owen Wilson, Léa Seydoux y Timothée Chalamet, entre otros. No soy fan del cine de Anderson, sin embargo, esta película me cautivó, me pareció un delicado y honesto homenaje a la publicación impresa, sin pretensiones, un collages de historias unidas por un hilo conductor: un editor y su extraordinaria visión del mundo. Me divirtió, me emocionó y me gustó, creo que Wes Anderson muestra un trabajo en el que la forma es fondo, un trabajo artesanal, minucioso, no se le escapa ningún detalle, sin duda lo veremos en las próximas entregas de premios con varios de ellos. Muy interesante también advertir en el cine de Anderson una selecta referencia a grandes autores: la simetría de Kubrick, la poética de Tarkovski, la delicadeza de Ozu, la extravagancia de Tati y la melancolía de Lubitsch. Un extraordinario homenaje a los formatos impresos que luchan aun por sobrevivir en la demencial y poderosa jungla digital.

Lee también: Adam Driver: el mejor de su generación | Columna de Mario Candia

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Bonus de viernes | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

Por

Apuntes

Amigos del veneno en la piel, hijos de mi plástico fino: cada vez disfruto más los apuntes de viernes, los de “bonus”, estos que me permiten (aunque nunca me censuro) contar a Usted sobre las aventuras que se esconden en los a veces escabrosos, pero siempre entretenidos, pasajes y callejones de la vida pública potosina.

Sé que prometí hace unos días darle “santo y seña” de la salida de Arturo Segoviano de la Sedeco, único cambio de primer nivel anunciado oficialmente por mi amigo Guadalupe Torres Sánchez, no obstante, el anuncio de la remoción del titular y ex candidato independiente al gobierno coincidió con la muy lamentable muerte de su señor padre, por lo que me reservaré por respeto al triste acontecimiento, a escribir en esta ocasión del asunto.

La fúnebre casualidad además, dejó en el limbo el cambio, es decir, que aunque es “oficial” no se ha “oficializado nada” porque se ha respetado el luto del ahora ex funcionario y por lo tanto no ha sido posible avanzar en el proceso de entrega al siguiente titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, mismo o misma de quien no conocemos todavía ni su nombre.

Algunos irresponsables y aventurados calculadores, como quien esto escribe, han adelantado que una de las posibilidades radica en que la actual Secretaria de Turismo, Patricia Véliz Alemán, pudiera relevar a Segoviano y en Sectur dar paso a Francisco Reyes Novelo, amigo de los amigos verdes del gobernador en México y ex regidor en Cozumel.

Esta versión circuló profusamente en la semana, derivada de que hay quien asegura que Reyes Novelo ya ha invitado a algunos personajes para colaborar con él y trasladarse muy pronto a Ciudad Valles a estrenar las nuevas instalaciones de la Secretaría de Turismo.

Por su parte, Paty Véliz no ha declarado hasta el momento absolutamente nada al respecto y aunque tengo con ella pactada una entrevista, todavía no se ha concretado porque ha sido institucional y cauta, respetando a que sea el propio primer mandatario quien informe, si es que se dan, los respectivos cambios.

Cabe recordar que Reyes Novelo sonó muy fuerte como primer candidato a Turismo del Estado durante los hervores previos a la presentación oficial del gabinete; sin embargo, con bajo perfil y sin aspavientos tomó la dirección del museo Francisco Cossio y algunos hasta le ponen la medalla de ser pieza fundamental para que el sindicato de Francisca Reséndiz desalojara el tramo de la Avenida Carranza, justo frente al museo, que tuvieron tomado por meses.

Pero nada está escrito hijos de mi Corazón de Tiza en la pared y permitiéndome un “ArmandoAcosteo” le advierto un contundente: “tómelo bajo reserva” (amigo, porque te admiro, siempre quise usar tu frase en alguna de mis entregas).

Otra posibilidad que se calcula, es que el gobernador Ricardo Gallardo pueda valorar una vez más a alguno de los perfiles que le proponen, y han propuesto desde que fue electo, las cámaras empresariales, esos a los que yo he llamado “Antorchistas con Américan Express” que sienten que las cabezas de las áreas económicas del gobierno son su feudo. Repito, todo es posible.

Al que ya cepillaron como aquí lo adelanté en “La lista negra, primeros despedidos del gobierno de Gallardo” fue al efímero director del Cobach y fue relevado por una funcionaria de la propia institución.

Al que le dieron otra oportunidad de ponerse a trabajar tras un buen jalón de orejas fue al titular de la Cefim, al grado que esta semana ya se despabiló y comenzó a dar cursos de certificación para funcionarios municipales. ¿Ah verdad? Si el potencial desempleo no anda en burro.

Otro que está viendo cómo parar un “penalti” es el ex portero Edmundo Ríos, todavía titular del Inpode. El ex jugador anda “desencanchado” de la función pública y ya tiene tarjeta amarilla, así que a la siguiente pues… tendrá que abandonar el terreno de juego.

Le cuento también que entre mis mañanas sin hacer nada y mis tardes ya desocupado, me di el tiempo esta semana de encontrar en el expediente de la “Herencia Maldita” algunos datos sobre pagos millonarios, mejor dicho, multimillonarios que se hicieron durante la administración de Juan Manuel Carreras cuando la función de su vocero y jefe de comunicación fue Juan Adrián Vázquez.

Y es que me quedé corto pensando en que con el ajuste económico a los convenios de dos medios de comunicación “consentidos” de la administración anterior, sería suficiente para que la actual pudiera poner holgadamente hasta dos árboles navideños, más caros y más altos en el próximo diciembre.

Nada más con lo que le pagaron los primeros cuatro años de la administración carrerista a un “asesor de medios” de nombre: Rodolfo Peña Rodríguez, que nada más en su casa (del Club de Golf) lo conocen, y que cobró 900 mil pesos mensuales al anterior gobierno, la actual administración puede contar de golpe con un extra en su presupuesto de 43 millones de pesos.

Lo más indignante del asunto es que el señor Peña Rodríguez cobraba los 900 mil por escribir una “tarjeta informativa” mensual para el señor gobernador y de vez en cuando “elaborarle encuestas” no obstante, para evitar la fatiga, le pagaba 60 mil pesos a un personaje de nombre Adán Moctezuma (Economista y Blogger según su propia descripción) para hacer el trabajo.

A estos desconocidos, pero hoy millonarios personajes, se les acabó la teta cuando llegó Raúl Camacho a la coordinación de Comunicación Social, no obstante la ordeña de recursos ya había sido consumada.

Esa loca autopista del derroche fue detenida a destiempo por Juan Manuel y clausurada por fin a la llegada del nuevo gobierno, pero qué lamentable enterarnos hasta ahora que el dispendio en absurdos fue “Lo trágico cotidiano” -como diría Giovanni Papini- y en su momento jamás hubiera sido denunciado.

Ya se que “agüita de limón” saber este tipo de asuntos, pero también hay buenas noticias hijos de la Radiofutura, por ejemplo les puedo adelantar que el próximo lunes se presentará para la capital un nuevo esquema de seguridad pública municipal y que no solamente se trata de poner al servicio de la ciudadanía un centenar de patrullas.

Pero ya los conozco hijos de mis emociones, que la noticia y la foto que vamos a sacar será la de las flamantes 100 nuevas unidades (rentadas también por cierto, pero estas al final del contrato sí nos las vamos a quedar los potosinos) así que les advierto que las auto-patrullas serán solo los fuegos artificiales.

En el fondo, y se los adelanto en exclusiva, se trata de una transformación en el reglamento de seguridad pública y que hoy mismo será presentado para su aprobación en el Cabildo.

El documento, para empezar, convierte la Dirección de Seguridad Pública Municipal, en Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, dotará de nuevas funciones a los policías, que por primera vez en la historia podrán recibir directamente denuncias de nosotros los potosinos.

También por primera vez los policías tendrán capacidad tanto de ser primeros respondientes y se contempla un esquema que se divide a toda la ciudad en cuadrantes y sub-cuadrantes con policías responsables directos de los delitos o eventos que se lleven a cabo en dichas áreas.

Se contará además con nuevas áreas dentro de la nueva Secretaría, tan urgentes como la de inteligencia y atención a delitos cibernéticos, otra nueva ala de atención a los delitos de violencia intrafamiliar y de género así como una unidad de atención de delitos contra el medio ambiente y protección a los animales.

Se fortalecerá el C4, y se arrancará con un sistema, por fin, de semáforos inteligentes.

El proyecto completo fue una de las principales promesas de campaña de Galindo y junto a la próxima creación de la Guardia Civil por parte del Gobierno del Estado, una vez más se hará mancuerna entre los dos niveles de gobierno para, en conjunto, devolverle la paz a los potosinos.

El proyecto completo lo conoce perfectamente ya el gobernador, que será invitado y testigo de honor de la presentación de este nuevo esquema del que se dará detalle el próximo lunes temprano en el Centro de Convenciones.

¿Ya ven hijos del pacto divino? Siempre hay algo que comentar, anunciar y denunciar en estos apuntes de bonus, apuntes de viernes.

Quisiera seguir de largo y platicarle del conflicto de intereses que tiene una regidora de la capital y presidenta de la comisión del agua, con su negocio particular de tratamiento hídrico, quisiera también adelantarle antes que nadie la llegada de la “Pollo Card” (que no debe confundirse con “La Cumplidora”) que dará internet y muchas más bondades a los usuarios del transporte público. También quisiera explicar a Usted el porqué de la interrupción en el fallo en la licitación de 9 obras del Interapas y una muy boba licitación que abortaron sobre la contratación de pipas de agua…

Pero será en otra ocasión o de a poco en la semana, Culto Público, porque a esta hora y a mi tierna edad, pues ya me da sueño…

Así que hasta el martes que nos veamos por aquí, que sí, que sí. (bis)

Atentamente,

Jorge Saldaña.

Lee también: Al tiro y en Guardia | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Diálogo o conflicto, ese es el dilema | Columna de Ángel Castillo Torres

Publicado hace

el

HURGANDO EN LOS SÓTANOS DEL PODER.

La Ley de Ingresos 2022 del Ayuntamiento de la capital generó controversia por el ajuste a los gravámenes inmobiliarios.

En sociedades con gobiernos autoritarios el diálogo con los ciudadanos es sustituido por el monólogo. El gobernante autoritario solo habla consigo mismo. Encerrado en su Torre de Marfil el tirano “ni los ve, ni los oye”. El monólogo es excluyente porque no reconoce “al otro” como interlocutor. Así que cualquier inconformidad, controversia o conflicto que surge desde la sociedad es asumido por el autócrata como una conjura que busca perjudicarlo. Desde esta óptica el que discrepa ya no es un adversario sino un enemigo al que hay que aniquilar. En México durante el largo período predemocrático, antes de que se consumara la transición a la democracia, era común escuchar a la clase política afirmar: “el que manda, manda, y si se equivoca vuelve a mandar”.

Todo lo contrario ocurre en una democracia. Para un demócrata el diálogo es un procedimiento para la solución pacífica de las controversias. Porque cuando se dialoga siempre se encuentran salidas satisfactorias a las controversias que surgen en una sociedad plural con intereses tan diversos y enfrentados.

Un gobierno que hace suyos los valores de la democracia acude al diálogo como un medio para el establecimiento de pactos y acuerdos. Porque un gobierno que escucha evita las tentaciones del autoritarismo. Porque asume que la coexistencia pacífica implica conciliar distintos intereses.

Siempre será mejor dialogar que imponer. Pero al dialogar se debe evitar cualquier tipo de dogmatismo. Durante un diálogo respetuoso se debe privilegiar el espíritu crítico y la reflexión metódica que sustituya la falsificación o exageración de los hechos que motivaron la controversia. Pero para dialogar es indispensable la moderación. La arrogancia y la prepotencia obstaculizan el diálogo. Tolerancia y respeto a las ideas de los otros pavimenta el camino para resolver el conflicto.

Enrique Galindo llama a dialogar.

Gobernar es saber escuchar, gobernar es comunicar.

Luego de que se conociera que en la Ley de Ingresos 2022 del Ayuntamiento de la capital se incluyeron ajustes a los gravámenes inmobiliarios surgieron manifestaciones de inconformidad. La espiral de dudas creció por unos días. En ese lapso hubo críticas que quisieron sacar raja política y otras que legítimamente demandaban una explicación. Sensible y con buenos reflejos el alcalde Enrique Galindo Ceballos tomo el toro por los cuernos y salió al escenario a dar las razones que motivaron esta decisión.

La argumentación más sólida que utilizó el presidente municipal fue que en 10 años los valores catastrales no habían sido actualizados y que comparados con ciudades con las que frecuentemente nos contrastamos (Querétaro, León, Aguascalientes) las contribuciones se mantenía intocadas. La ciudad ha crecido enormemente y exige servicios públicos, infraestructura urbana, nuevas vialidades, promoción industrial, programas de asistencia a la población más vulnerable, entre otros rubros y la recaudación vía impuestos es indispensable para la realización de obras y acciones en favor de la población. Transformar la ciudad, hacerla más competitiva y confortable para vivir exige corresponsabilidad, trabajo, y compromiso de todos. Los ciudadanos deben contribuir con el pago de sus impuestos a este propósito. Teniendo recursos el Ayuntamiento puede realizar obra pública y al hacerlo beneficia a distintos sectores de la economía local que son proveedores de bienes y servicios.

Así que ante el reclamo de los empresarios del sector inmobiliario Galindo tomó la iniciativa y se sentó a dialogar con ellos. Vía Zoom (internet) converso con los directivos de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) y la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (CANADEVI). Fue un diálogo productivo que ya dio sus primeros frutos. A unos días de que surgieran las discrepancias se vislumbran vías de solución. Se han dado los primeros pasos para firmar un convenio que permita impulsar el mercado inmobiliario a través de estímulos que lejos de frenar a este sector lo impulsaran a crecer. Los empresarios por su parte han mostrado su disposición a mantenerse en la mesa de los acuerdos para revisar caso por caso y encontrar soluciones. Por su parte el alcalde Enrique Galindo Ceballos se ha comprometido a que el pago de impuestos se verá reflejado en una abundante realización de obra pública y en programas y acciones que la ciudad requiere y la población demanda. Se ha comprometido además a un manejo transparente de los recursos económicos que se recauden. Por su parte el Congreso del estado ha fijado su posición al respecto: estará vigilante de que esta promesa se cumpla.

También lee: La metamorfosis del PAN | Columna de Ángel Castillo Torres

Continuar leyendo

Opinión