#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

México desde México | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

“Lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”

AMLO, a un año de su llegada a la presidencia

 

Hace un año más un día llegó a la presidencia de México Andrés Manuel López Obrador –luego digerir un fraude electoral en favor de Felipe Calderón y de otro mandato impuesto, el de Enrique Peña, conseguido y sostenido con juego sucio mediático en favor de ese hombre idem-.

La popularidad y esfuerzo de AMLO por sostener promesas de campaña son innegables. Como durante su mandato de la Ciudad de México y los 12 años de sus giras en contienda, está cerca de la gente, trabaja sin descanso y asume una vida austera.

Sin embargo, ello no alcanza aún para frenar varios tipos de violencia contra el país:

  • La incontenible criminalidad de cárteles, y de sicarios anónimos por contrato para aprovechar río revuelto. Tan grave y atentatorio como…
  • La guerra sucia de desprestigio y falsas noticias inducidas por algunos “empresarios” locales y extranjeros, hoy afectados en acciones como evasión y dispensa de impuestos, lavado de dinero, inversión en corromper a funcionarios y corrupción impune

Al respecto, Carlos Mendoza plantea en su filme documental En nombre de la libertad: 4T y ultraderecha, la tesis de un conato de golpe de Estado suave en México. “En el Canal 6 de Julio –empresa productora fílmica comandada por Mendoza- el tema de las operaciones encubiertas no nos es ajeno, como el trajín de las agencias estadunidenses que hemos estado siguiendo a lo largo de la historia del canal. Además, hay gente que se dedica a lo mismo. Tenemos dos documentales, La conexión americana y Estado de shock, en los que fuimos encontrando las claves de algunas cosas y observamos mucho lo que está pasando en América Latina, como el modelo que están empleando en Venezuela, Brasil o Argentina; lo aplicamos aquí en México y hay notables coincidencias”.

El documental aludido muestra cómo la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional asiste a grupos extremistas y opositores en Venezuela y otros países de la región, así como a fundaciones y sociedades que argumentan defender la libertad. Otras auspiciantes son las estadunidenses Red ATLAS, Fundación Nacional para la Democracia y el Instituto CATO, que a su vez recibe dinero de las Industrias Koch, el segundo conglomerado empresarial más grande de Estados Unidos. Todas tienen filiales en México o patrocinan organizaciones en el país.

“Este tipo de reacciones de la ultraderecha en nuestro país –agrega Mendoza- se dan porque la figura de López Obrador polariza mucho; no sé qué tanto sea responsabilidad suya, aunque seguramente tiene alguna, pero es producto de sus campañas presidenciales de 2006 y 2012. Esto es consecuencia de un trato poco escrupuloso de estar satanizando a una figura de la oposición, y ahora, pase lo que pase, una parte de la gente ya está predispuesta hacia López Obrador, y esta porción tiene más bocinas que los 30 millones que votaron por él.

“Por ejemplo, en la televisión abierta –me ha pasado–, en tres canales diferentes ves tres críticos de López Obrador en el mismo horario. Ahí no hay un equilibrio que represente la opinión de esos 30 millones, aunque en alguna proporción sí está contrarrestado en Internet, como YouTube, Twitter y Facebook. No obstante, la gente continúa viendo televisión abierta, si no la ultraderecha no le apostaría a tener una corriente hegemónica en ese medio. La televisión abierta continúa influyendo a los espectadores”.

MAS DE UN EXPERTO

Dado el momento de transición accidentada y polarizada que vive el país, luego de consultar diversas fuentes e interpretaciones, conviene redondear el tema con más elementos interpretativos del cineasta documentalista Carlos Mendoza y la entrevista que otorgo a La Jornada el pasado domingo 24 de noviembre.

Durante la elaboración de “En nombre de la libertad: 4T y la ultraderecha”, uno de los hallazgos es que la derecha no tiene una vocación democrática verdadera, como tanto decían. “La crítica derechista parte de simplificaciones enormes; por ejemplo, en febrero de este año ya había marchas de 40, 50 o 200 o 300 personas pidiendo la renuncia del Presidente, llamándole dictador. No soy ni remotamente defensor de Andrés Manuel López Obrador, pero no hay proporción. A estas alturas, este abuso del lenguaje tiene ya otras connotaciones, pues hay virulencia y relevancia mayores en estas protestas; ya se escuchan de otra manera, son más escandalosas.

“Desde el día de toma de posesión del Presidente comienzan a haber mensajes desproporcionados; incluso hubo uno que comparaba a López Obrador con Hitler. Al principio es un delirio, pero ahora hay mucha más gente que empieza a compartir y a tragarse esos mensajes y esos discursos. Esto es algo que Carlos Fazio llama ‘la homosintonización’, a lo que los medios de comunicación se alinean y comienzan a repetir una y otra vez hasta que la gente termina intoxicada de no saber si lo que se dice es o no verdad porque cuesta mucho refutarlo. Incluso, en Internet y redes sociales es muy difícil llegar a la información no hegemónica sobre determinados temas.

TEATRO PARA SUMAR

Luego de sortear sinúmero de obstáculos a los que está acostumbrado, señor/teatro Rodrigo Solo, con oficio indudable, tenacidad y sentido del humor –bajo el amparo del lema “Cuando la voluntad de cumplir un objetivo es mayor a la insidia, todo resulta posible…”-, el próximo sábado estrena la puesta en escena de su autoría “Jamás serás olvido”. La cita es a las 8 de la noche en la Sala Joaquín Meade de la Casa de la Cultura (en la nomenclatura oficial Museo Francisco Cossío). Es función única y tiene un costo de recuperación de 100 pesos. Por el impulso al desarrollo del teatro de calidad, vale la pena asistir.

También te puede interesar: México en el espejo de Bolivia | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Atacaron con una bomba Molotov al Diario Zona Media en Rioverde

Siguiente Nota

(FOTOS) "CEDH vendido": Comerciantes bloquearon Av. Carranza