Columna de Israel MirandaDeportes

¡Gracias, Jorge Vergara! | Columna de Israel Miranda

Siempre futbol

 

Me hubiera gustado tener el placer de conocer en persona a Jorge Carlos Vergara Madrigal, pues quienes convivieron con él hablan grandiosas cosas de la persona que era.

A pesar de no tener ese honor, sí puedo hablar de la parte profesional y del trabajo de Jorge Vergara, principalmente en Chivas, el cual le agradezco por todo lo que buscó siempre con el Rebaño Sagrado.

Desde mi perspectiva como aficionado hubo momentos en los que no entendía el manejo del equipo, inclusive me llegué a inconformar, lo cual es normal, pues uno siempre le exigirá lo mejor a Chivas.

Con el tiempo comencé a entender que las acciones que tomaba Jorge Vergara siempre eran para buscar el bien del equipo, pues si uno como seguidor lo quería, ya me imagino él, que era el propietario.

Como empresario siempre buscó ir un paso adelante en Chivas y sabía que el futbol era un negocio, pero también comprendió que lo más importante para los aficionados eran los colores, y aún más, confiaba en los mexicanos; en el conjunto Rojiblanco siempre dejó claro eso. Creía en la superación, educación y motivación de cada uno de los que formaban parte de Chivas (no solo jugadores) y también de aquellos que se encontraban fuera.

Más allá de hacer de Chivas un negocio, intentó dejar esa marca de que los mexicanos pueden hacer cualquier cosa y continuó con la filosofía de lo que ha sido el Rebaño. Recordaré siempre que en una entrevista, al ser cuestionado sobre si pensaba en vender a Chivas, él respondió que si fuera por dinero, hace mucho tiempo lo hubiera hecho pues ya había tenido ofertas muy altas.

Sin embargo, a pesar de que muchas veces se tocó ese tema, él se mantuvo en el mismo discurso y lo cumplió: “Chivas no se vende”. Así continuó hasta sus últimos días y siempre con la intención de dejar su huella en el futbol mexicano.

No estuvo exento de polémicas, pues tenía un carácter fuerte, el cual también utilizaba para intentar lo que se proponía. Me imagino que era una persona a la que una vez que le llegaba una idea, no descansaba hasta intentarla y en su momento verla materializada, como ejemplo está la creación de Omnilife, del Estadio Akron y de Chivas TV.

También hay que recordar que una de las cosas más ambiciosas que él quería era que Chivas fuera el mejor equipo del mundo o que tuviera al mejor técnico del planeta, lo cual sonaba utópico, pero con los recursos que tenía también lo intentó; como ejemplo está cuando comenzó a trabajar con Johan Cruyff, pero debido al carácter de uno y de otro, nunca terminó por cristalizarse.

La historia será la encargada de poner el legado de Jorge Vergara en el lugar que le corresponde. Yo le agradezco por lo que logró en Chivas y lo que intentó hacer con el equipo, independientemente de si algunas de sus decisiones fueron polémicas, siempre tuvo una visión en grande.

¡Gracias, Jorge Vergara!

@Israel_Oziel

También te puede interesar: Aún se puede, esto es futbol | Columna de Israel Miranda

Nota Anterior

Un homenaje a los pequeños pueblos | Columna de Andrea Lárraga

Siguiente Nota

Crimen ahuyenta a maestros en Valles; 150 alumnos están sin clase