enero 27, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Los 8 de pie | Columna de Adrián Ibelles

Publicado hace

el

Playbook



Sépanlo amigos, la NFL está por terminar su actividad una vez más. Nos esperan seis meses de inactividad en nuestro televisor, que se irán lentos y dolorosos, mientras recordamos ese último partido, el Super Bowl LIII.

Pero para llegar ahí falta definir a los invitados, y para ello tendremos cuatro partidos muy emocionantes, con defensivas poderosas, veteranos consumados y pronósticos inciertos.

Conferencia Nacional

Eagles v Saints
Los campeones tienen la prueba más grande, al jugarse la permanencia frente al que cerró como el mejor equipo de la liga. La angustiosa victoria frente a Chicago se olvidará pronto, cuando visiten el domo de New Orleans, para vencer al encendido Drew Brees, quien está por cumplir 40 años. Sin jugar el último partido de la temporada, el portentoso QB cumplió con 32 anotaciones y poco menos de 4,000 yardas por pase; acompañado por Kamara, Ingram, Thomas, y otros letales ofensivos, hará que los Eagles tengan otro juego para la historia aquí. Ojito, que los mismos que los veíamos perdidos tras la lesión de Wentz, podemos hacer memoria, y saber de qué son capaces estos sujetos. Suerte a Foles y sus compinches, nadie los envidia.

Cowboys v Rams
Los Cowboys llegaron bendecidos por la fortuna y con un esfuerzo descomunal frente a Seattle, lo que les abrió la puerta para jugar contra uno de los favoritos al Super Bowl, los Rams. Jason Garrett ha salvado la temporada con este resultado, y de conseguir una sorpresiva victoria, estaría en paz con una afición que le ha exigido como a pocos. Del otro lado, los Rams hicieron un gran año, jugando a buen nivel y salvando a sus piezas claves de lesiones. Los veo enfrentando a New Orleans, y llevándose el pase a la final. Pero aún falta mucho por jugar. Rams es un equipo equilibrado, que al igual que los Saints, solo vieron tres derrotas. Tienen una defensiva top 10 y un ataque terrestre y aéreo igual de peligrosos.

Conferencia Americana

Colts v Chiefs
Kansas llega como el favorito de la Americana, con un año sorpresivo y mostrando grandes números a la ofensiva y un futuro brillante para la franquicia. Pese a perder a Kareem Hunt al final de la temporada, Patrick Mahomes cuenta con un arsenal y la localía, factores que pondrán a pensar mucho a Indianápolis. Andrew Luck (segundo mejor anotador esta temporada detrás de Mahomes) es el regreso del año. Pese a las lesiones y a que el equipo ya había traído a Jacoby Brissett al equipo, el veterano tiene una cita con el destino, en busca de regresar al equipo a las viejas glorias de los tiempos de Manning. Por cierto, Adam Vinatieri (activo desde 1996) está por jugar su partido 31 en postemporada, el segundo número más alto detrás de Tom Brady.

Chargers v Patriots
En un partido del que se esperan grandes actuaciones de parte de dos viejos lobos de mar. Tom Brady y sus chicos se enfrentan a Philip Rivers y compañía. Ambos equipos tuvieron un año complicado, sin dejar claro su alcance en esta postemporada. Rivers está motivado por una sola cosa: llegar a su primer Super Bowl, lo último que le falta para coronar una trayectoria bien labrada. La motivación para el viejo B12 es llegar a su noveno partido y sumar un anillo más a su brillante (y polémica) carrera. El equipo de Los Ángeles tratará de defender con una secundaria que sumó 12 intercepciones, al líder de todos los tiempos en pases, yardas, juegos y victorias en postemporada. Brady jugará su partido 38 en Playoffs, pero esta vez su defensiva podría ser su perdición. Habrá que ver.

Seguimos en sintonía.

@Adrian_Ibelles

También lea: Yo no olvido el año viejo | Columna de Adrián Ibelles

#4 Tiempos

Para sorpresa de nadie | Columna de Víctor Meade C.

Publicado hace

el

Por

SIGAMOS DERECHO. 

 

Hace un par de semanas, la Fiscalía General de la República anunció que, después de haber realizado las investigaciones correspondientes, determinaron no ejercer ninguna acción penal en contra del General Cienfuegos.

Como anticipa el título de este texto, la desestimación de los cargos en contra de Cienfuegos no sorprendió a nadie, considero, por tres motivos.

Primero, el hecho de que la Fiscalía haya decidido no perseguir a Cienfuegos Zepeda no sorprende a nadie después de observar la estrecha relación que tiene el actual Gobierno Federal con las Fuerzas Armadas. La promesa realizada en campaña de regresar a los militares a los cuarteles y de resolver la crisis de seguridad con la incuestionable e intachable estrategia de abrazos, no balazos se topó con la crudeza de la realidad y, desde entonces, las nuevas prerrogativas para las Fuerzas Armadas no han cesado. La militarización del país va marchando y lo hace a paso apresurado.

Naturalmente, el segundo motivo es por la poca confianza en el órgano facultado para realizar la investigación y en este punto vale la pena ser precisos en el contexto. El lunes pasado se cumplieron apenas dos años desde que Gertz Manero fue nombrado primer Fiscal General de la República, después de que la Procuraduría dejó de estar bajo el manto del Estado y pasó a ser un órgano constitucionalmente autónomo. La reestructuración institucional a la que fue sometido este órgano, más allá de las formalidades del nombre, ha tenido una ejecución poco satisfactoria y aun no ha logrado sacar adelante casos que son prioridad para la agenda pública, como el caso Lozoya y Agronitrogenados, Odebrecht, Ayotzinapa y otros — sin mencionar, además, que la autonomía de Gertz ha estado en vilo desde su nombramiento por su cercanía con el presidente.

El tercer motivo apunta de manera inevitable al expediente que conformó la DEA. El documento de 751 páginas —difundido por la Secretaría de Relaciones Exteriores en un acto de torpeza diplomática— indica que la investigación principal estaba dirigida a una organización  criminal de Nayarit que transportaba drogas a Estados Unidos y sobre la marcha encontraron que dos de sus integrantes, el H9 y el H12, mantenían comunicación con “El Padrino”. Estos supuestos mensajes, según demuestran en el expediente, están plagados elementos que muy difícilmente le pueden ser atribuidos a Cienfuegos. Vaya, son más de setecientas páginas de vaciladas y suposiciones francamente absurdas. Ciertamente no es complicado pensar que ese expediente sea solo uno de varios documentos que tiene la DEA para formular sus acusaciones, sin embargo, no logro comprender cómo los fiscales estadounidenses presentaron esas pruebas, poniendo en tela de duda el prestigio que les antecede.

El caso ha estado muy politizado desde que comenzó. La novela Cienfuegos está muy lejos de terminar y, por su parte, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ya se prepara para retomar las investigaciones después de que la Fiscalía General de la República solo se limitó a dar una repasada rápida de las pruebas, en una suerte de Obedézcase pero no se cumpla. Gertz Manero, en lugar de preocuparse por limpiar el nombre de la Fiscalía enojándose en las entrevistas de radio podría ocupar su tiempo en estudiar otras líneas de investigación que vinculan a Cienfuegos. No quisiera contaminar la presunción de inocencia del General, pero existen varios elementos que lo
enlazan a casos de desvío de recursos durante su periodo al frente de la Sedena, además de que no es ningún secreto que ha evitado que sus subordinados fueran citados a declarar por la participación de militares en casos como Ayotzinapa y Tlatlaya.

La justicia habrá de llegar a Salvador Cienfuegos y, ya sea que el desenlace de esta novela termine por condenarlo o por absolverlo, lo más importante será la legitimidad con la que las autoridades mexicanas o estadounidenses lleven el proceso. Sin politiquería y sin simulación.

 

 

 

También te puede interesar leer: El derecho de las comunidades indígenas a las telecomunicaciones | Columna de Víctor Meade C.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La peor visita en el peor momento | Columna de Felipe Donato

Publicado hace

el

Por

DE CHILE, DULCE Y MANTECA.

Quién sabe quién le elabora su agenda al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, pero no debe ser uno de sus más brillantes colaboradores.

No hemos dejado de romper récords de contagios de covid-19 en los últimos días, los hospitales de la entidad están completamente saturados y no hay ni oxígeno ni medicamentos para atender a quienes permanecen en sus casas debido a la falta de espacios en los hospitales, a tal punto que el semáforo epidemiológico ya pasó a rojo.

También en el tema de salud causó ámpula la noticia de que los privilegiados Servidores de la Nación, que no son otra cosa que descarados promotores de Morena pagados por el gobierno, recibirán las escasas vacunas antes, incluso, que personal médico y de los adultos mayores en lo que constituye un claro abuso de autoridad y franco agandalle.

Por otra parte, el INEGI recién acaba de dar a conocer los resultados de su encuesta sobre la percepción de la inseguridad, la cual revela que casi nueve de cada diez potosinos nos sentimos inseguros.

¿A qué vino el, cada vez menos simpático, Peje?

Oficialmente a encabezar actos del tema de seguridad y también del de salud. Inaugurará cuarteles de la Guardia Nacional y supervisar el proceso de vacunación contra el Covid-19, de acuerdo a la versión oficial.

Se sabe y se entiende, que en realidad el presidente vino a la entidad para intervenir de manera descarada en el proceso electoral de este año.

Por principio, se sospecha que vino a darle su bendición a quien finalmente resultará electa como candidata a la gubernatura del estado.

Peor todavía, es de sorprender la irresponsabilidad de la visita a pesar de que este lunes inició el semáforo rojo, que representa una parálisis de las actividades económicas y sociales del estado. Por eso, no fue de sorprender que decenas de personas acudieron con peticiones y quejas diciéndole al presidente que no es bienvenido.

 

EL FANATISMO POLÍTICO

Ya lo hemos mencionado en anteriores ocasiones. Las personas que forman parte de un aparato de gobierno están en el mismo para servir a la sociedad, no al contrario.

Todos los mexicanos tenemos múltiples opciones entre las cuales elegir al momento de emitir nuestro voto.

Escogemos a quien consideramos que puede tener la capacidad de solucionar problemas, realizar obras y en general, mejorar las condiciones en las que nos encontramos.

Una vez que nuestra opción se encuentra en el poder, no significa que tiene manga ancha o carta abierta para hacer y deshacer a su antojo. Los ciudadanos tenemos el deber de vigilar la labor de nuestros servidores y señalar en su momento si están errando el camino, si están cometiendo errores o se están equivocando.

Una cosa es simpatizar con un líder político y otra es estar fanatizado. ¿A qué nos referimos?

Sucede que cada vez es más frecuente toparnos con personas que apoyan a sus gobernantes, pero de manera ciega, sin ser capaz de admitir que van mal y que están cometiendo graves errores.

Los ciegos seguidores de políticos se encuentran en todos los bandos, tanto en la izquierda como en la derecha.

Es preocupante cuando se observa a alguna persona que le justifica todo a algún servidor solo porque votó por él.

Incluso aplauden cuando caen en contradicciones evidentes.

Los fanáticos son los que forman las masas de individuos sin pensamiento crítico, todos tienen un mismo comportamiento y son simplemente útiles a los políticos, porque hagan lo que hagan los van a seguir apoyando.

Tal es el caso de los seguidores del presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes no parecen entender que el mandatario está llevando al país al desastre. En respuesta a los señalamientos y críticas es siempre la misma: el PRIAN robó más.

Lo mismo se observa entre la gente que integra el Movimiento Antorchista. Aún y sabiendo que Aquiles Córdova o Lenin Córdova, viven como ricos y los utilizan y los roban, siguen apoyándolos.

No cabe duda que hace falta una mayor educación cívica a los ciudadanos, para entender que nuestra clase política es para cuestionar y señalar si cumple o no con lo que prometió durante su campaña.

Ojalá pronto alcancemos los niveles deseados porque es necesario.

 

Lee también: El terrible final de sexenio para Carreras | Columna de Felipe Donato

 

Continuar leyendo

#4 Tiempos

De rojiblanco, ¡no! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO.

 

Sí, se perfectamente que los colores no afectan el rendimiento de un equipo, y entiendo también que las cábalas pueden llegar a ser incluso contraproducentes, pero que bien jugó San Luis en el Alfonso Lastras contra Chivas, curiosamente vestido de negro.

San Luis jugó bien, dominando por grandes lapsos a su rival y sometiendolo como el local que era en la cancha. Incluso me atrevo a decir que debieron ser más goles y llevarse la puerta en 0.

Chivas nunca apareció en el partido, jugando erraticamente y sin idea futbolistica, con jugadores muy por debajo de su nivel y sin encontrar el rumbo como para intentar hacerle juego a San Luis.

Por su parte los de casa hicieron un gran partido, presentando en media cancha a dos estupendos cambios en los botines de Duque y Castro que arrancaron de titulares, dejando fuera tanto a Gino y a Gallegos que poco habían demostrado en la cancha con los minutos que han participado.

En la defensa, nuevamente Ramiro y Piñuelas hicieron un trabajo discreto, mientras que Escalante cumplió correctamente cuando fue necesitado.

Pablo Barrera quiso limpiar su error del partido anterior y logró hacer un extraordinario primer tiempo, que se fue apagando para la segunda mitad, muy probablemente por el desgaste físico, mientras que Berterame y Nico, volvieron a cumplir y levantar la mano haciendonos preguntar para que tenian ahí a Quiroga el año pasado.

Buen juego y extraordinarios 3 puntos, ojalá y este sea el comienzo de partidos que den puntos, y ojalá no vuelvan pronto al rojiblanco.

También lee: A demostrar | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión