diciembre 4, 2022

Conecta con nosotros

Historias para perros callejeros

La campaña comenzó: AMLO 3 – 0 Oposición | Columna de Luis Moreno

Publicado hace

el

AMLO

Historias para perros callejeros 

 

La del próximo año será la elección más importante de la historia de México, pues la alternancia de 15 gubernaturas estatales y, principalmente, la renovación de la Cámara de Diputados definirán si la visión de nación proyectada por López Obrador avanza o se queda estancada.

El proceso comenzará oficialmente en octubre del 2020 y las campañas en abril del 2021, para concluir con la votación del 6 de junio, sin embargo, el presidente arrancó temprano con su estrategia para influir en la determinación de los ciudadanos, situación que le ha costado ser criticado por buena parte de la opinión pública. No obstante, esa es la tarea principal que cualquier jefe del ejecutivo en México tiene durante su tercer año de gobierno, ya que de conservar un poder legislativo favorable depende su capacidad de maniobrar cambios estructurales para la segunda parte de su administración. En el caso de Andrés Manuel, la responsabilidad se acentúa si se considera que parece tener la convicción de reformar, para bien o para mal, los cimientos del país; ni hablar, si como ha dicho una y otra vez Porfirio Muñoz Ledo, la Cuarta Transformación se trata de la creación de una nueva constitución.

Con las acciones de las últimas dos semanas, que han sido probablemente las más afortunadas de toda la administración López Obrador, se inauguró el periodo no oficial de campañas. Arrancaron con la visita a la Casa Blanca, que resultó en un éxito gracias a una finísima operación de política exterior en la que Marcelo Ebrard cuidó cada aspecto, desde bloquear la crítica mediática al invitar a la expedición a los empresarios dueños de televisoras, hasta la articulación de un discurso que debería dejar satisfechos a todos. Un viaje repleto de símbolos y mensajes, como le gusta a este mandatario.

Si bien, el encuentro con Donald Trump resultó favorable, no es precisamente redituable en lo electoral para el presidente mexicano y su partido. En realidad, los goles a los que me refiero con el título de este texto los marcó Andrés Manuel durante la mini gira que realizó la semana pasada. El primero llegó en Guanajuato, durante el mensaje del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo (PAN):

“Es de sabios reconocer. Yo mencioné, inclusive en una entrevista, que no asistía a las mesas de seguridad, y ni asistiría. Hoy, bueno desde el 5 de junio, ¿verdad secretario? De julio perdón, este, cambié mi postura, por supuesto reconozco que eso no le abonaba nada a la construcción de la paz, y a partir de esa fecha hice un compromiso con el secretario general también, Luis Crescencio Sandoval, de asistir diariamente a las mesas, incluidos sábados y domingos”.

A la intención de disculparse y reconocer el error, hay que sumarle que durante su discurso el gobernador titubeó, se equivocó y en general se le vio extremadamente nervioso.

López Obrador dio su conferencia del jueves en Jalisco, ahí un sudoroso Enrique Alfaro (Movimiento Ciudadano), quien había sido el gobernador que mayor oposición tuvo a las políticas federales, dijo:

“Estoy aquí, no solo para acompañarlo en su gira de trabajo, sino para poner sobre la mesa toda nuestra voluntad para reconstruir la relación entre el gobierno estatal y el gobierno de la República. Hoy más que nunca, Jalisco necesita de su presidente (…) Queremos apoyarlo desde Jalisco en el proceso de transformación nacional que usted encabeza, porque coincidimos en la necesidad de desmantelar el viejo régimen y de reconstruir al país desde sus cimientos. Lo digo de corazón”.

Finalmente, el viernes le llegó el turno a José Ignacio Peralta Sánchez, gobernador de Colima. De los tres mandatarios, Peralta fue quizá el más caradura frente a Andrés Manuel:

“(…)`Están conmigo o en mi contra´, atenta en contra del federalismo que cimentó a México (…) disentir nunca más debe confrontar (…) En Colima respaldamos decisiones impulsadas por su gobierno, como el Insabi y la creación de la Guardia Nacional entre otras, pero también expresamos preocupación por temas complejos, como lo es necesidad de respaldar a los gobierno estatales y municipales que enfrentamos la dramática caída en los ingresos (…) Nosotros vendimos el avión desde el inicio de mi administración y nos desplazamos, como usted señor presidente, en vuelos comerciales (…) Necesitamos de su apoyo señor presidente, y doy el primer paso para sumarme a los esfuerzos que coordine usted para enfrentar estas problemáticas”.

Las tres entidades, de las más peligrosas del país, representan en buena medida la fuerza opositora de mayor jerarquía, pese a ello sus gobernadores acabaron por doblar las manos, mientras el presidente se mantuvo estoico escuchando sus palabras sin darles señales de aprobación.

Habría que buscar quién operó estos eventos en los que, al menos de forma retórica, panistas, priistas y movimientociudadanoistas se entregaron a López Obrador. El organigrama institucional apunta a que el mérito es de Olga Sánchez Cordero como encargada.

También te puede interesar: El Tesla mexicano y San Luis Potosí, la primera ciudad iluminada | Columna de Luis Moreno

Destacadas

Dos fotografías de Ricardo Gallardo | Columna de Luis Moreno

Publicado hace

el

Por

HISTORIAS PARA PERROS CALLEJEROS.

Aunque en ninguna de las imágenes que aquí presento aparece Ricardo Gallardo, ambas lo retratan, pues como alguna vez escribió el gran Luis Costa Bonino: los secretarios, funcionarios o ministros de un gobierno no representan al pueblo, sino al gobernante que los colocó en el cargo. Hay dos polos del gobierno de Gallardo en los cuales se ubican Leonel Serrato, secretario de Comunicaciones y Transportes (en la primera imagen) y Elizabeth Torres, secretaria de Cultura (en la segunda):

Existe una administración que empezó a gobernar con tal vértigo que ha dejado cambios estructurales que parecían promesas vacías: la gratuidad en las placas y las licencias, el freno al aumento en las tarifas de agua y hasta la inhabilitación de Xavier Nava para ejercer cargos públicos durante 18 años.

Al otro lado hay una versión del gobierno que se mete en polémicas mínimas y, peor, que permite que crezcan hasta ser motivo de crítica social, porque sencillamente no puede admitir el error y operar para darles solución.

La foto de Leonel Serrato corresponde a la intervención que tuvo frente a lo permisionarios de los camiones urbanos, en la que durante 40 minutos machacó a los antiguos gobiernos, a la ambición de los empresarios del transporte, al mal servicio y a Enrique Galindo, para concluir con un contundente: «yo estoy obligado a decirles: ¡ni madres, no hay aumento a la tarifa!». En la fotografía, la cara de Margarito Terán también es protagonista, pues la expresión del líder de los camioneros narra la historia de un régimen que comienza a romperse en todos los niveles.

Cuentan que muy contra su voluntad, los permisionarios tuvieron que admitir que los camiones no tienen las condiciones para exigir un ajuste a la tarifa, y aceptaron el trato que les ofreció el gobierno estatal, en el que les dará un subsidio de 100 millones de pesos con el que deberán ofrecer transporte gratuito a estudiantes, instalar botones de pánico, cámaras de vigilancia e internet. Era un trato que no podían rechazar.

Con Leonel Serrato como representante, el gobierno de Gallardo se apuntó un éxito frente a la ciudadanía que le durará por lo menos un año.

Pasemos a la foto de Elizabeth Torres, esta fue tomada a mediados de diciembre del año pasado, durante un bazar navideño celebrado en el Museo Casa del Rebozo, donde diversos asistentes señalaron que se permitió la presencia de negocios que comercian artículos de fabricación industrial (no artesanal) y que no corresponden a la tradición rebocera de Santa María del Río, aunque son vendidos como tal, por lo que pueden ser considerados como piratería. En la imagen, la secretaria porta una de esas prendas. El error es claro por parte de Araceli Navarro, titular del museo, pero también de Torres, quien no tomó acciones para solventarlo.

Desde que La Orquesta dio a conocer la situación, la titular de Cultura ha soltado en cada lugar donde sale el tema, el cuento de que esto se trata de politiquería de nuestra parte, cuando en realidad es solo el señalamiento de una falta. (Asunto del que nos ocupamos los que hacemos periodismo y no los administradores de televisoras).

A tales niveles escaló esto, que Marta Turok y Ana Terán, las dos expertas más importantes en el tema de los textiles tradicionales, criticaron con severidad lo ocurrido. ¿También a ellas las acusará de politiquería potosina?

Ahí no terminó, pues existe la versión de que Alejandra Frausto, secretaria de Cultura en el gobierno de López Obrador, pidió a Marina Núñez Bespalova, sub secretaria, indagar personalmente en lo ocurrido, por lo que se comunicó con Elizabeth Torres, quien le mintió al decirle que no estaba en su competencia la Casa del Rebozo, pues ese espacio depende de la Secretaría de Desarrollo Económico a cargo de Arturo Segoviano.

Al enterarse de la mentira, Frausto habría llamado la semana pasada al gobernador Ricardo Gallardo.

De esa llamada se desconoce el tono, pero nunca es buen augurio que una secretaria de estado llame a un gobernador para una aclaración. Ahora queda ver qué le parecen las fotos al gobernador, ¿se sentirá cómodo con ambas? ¿O en alguna no le gustará cómo salió?

Lee también: El Miniso del Centro de San Luis | Columna de Luis Moreno

Continuar leyendo

Destacadas

El Miniso del Centro de San Luis | Columna de Luis Moreno

Publicado hace

el

HISTORIAS PARA PERROS CALLEJEROS.

Tengo cinco meses de vivir en el Centro Histórico de San Luis Potosí, a pocos pasos de las plazas de Aranzazú y San Francisco. Sin embargo, toda mi vida ha estado ligada a esta zona de la ciudad: de niño viví en la colonia San Luis, la cual conecta con el Centro mediante el puente de Avenida Universidad, por ello pasé cientos de tardes en la Alameda; ya en la adolescencia y la universidad el Centro se convirtió en un espacio casi ritual, en el que busqué mi identidad, pues fue el primer sitio que pude visitar sin supervisión adulta, acudí a tocadas de punk, fiestas de música electrónica, visitaba sus tiendas, caminé durante días por sus calles, tomé clases, forjé amistades, me perdí… Aquella época significó mi despertar para entender que hay más mundos además del propio, pero todo aquello poco tenía que ver con lo que significa vivir aquí.

Cuando llegué, Gaby, mi roomie, me advirtió que tuviera cuidado y no fuera tan confiado, pues “en el Centro vivimos puros locos”. Entendí la advertencia y desde entonces he visto mucho: peleas en la calle, jaurías de perros, rupturas amorosas, personas disfrazadas, accidentes de autos, esquizofrénicos, políticos de todo nivel, pepenadores que dejan las banquetas tapizadas de basura, vendedores de drogas, prostitutas, drag queens famosas, indígenas vulnerados, extranjeros, religiosos… todo prácticamente desde mi ventana.

Saúl Faúndez, personaje que aparece en la novela Tinta Roja de Alberto Fuget, asegura que si un día tuviera un hijo lo llevaría a vivir al centro de Santiago de Chile, cerca de una estación de policía, donde están todos los vicios, para que así nunca aspire a perderse en ellos. Estoy convencido de que así es: en los centros de todas las ciudades del mundo habita una decadencia constante y eterna, que es tan repulsiva como atractiva, pero en el centro también vive un sentido de orgullo y pertenencia asentados en su tradición, a fin de cuentas siempre será “el primer cuadro de la ciudad”.

Durante este breve, pero sustancioso, lapso de tiempo en el Centro, he tenido el presentimiento de que algo se aproxima, una fuerza contraria a la decadencia, la tradición y el orgullo, pero no había logrado ponerle nombre hasta que hace poco abrieron una nueva tienda en el Edificio I. Piña: un Miniso.

Miniso es una cadena china (disfrazada de japonesa) de tiendas que venden cosméticos, juguetes, electrónicos, papelería… a bajo costo. La perfección en el acomodo de sus anaqueles y su pulcritud militar, sorprenden en el centro, donde las casas por más que se limpien parecen nunca dejar de tener una pequeña capa de desorden y polvo. Por otro lado, es imposible creer que los productos seriados, plásticos y baratos del negocio chino, fueron creados por la misma especie que construyó los edificios y casas de cantera con bellos vitrales, adornos de metales preciosos y maderas talladas a mano con maestría, que en su día causaron tal magnetismo que nunca soltaron a Manuel José Othón y Ramón López Velarde, dos de los patriarcas de la literatura mexicana.

Si bien, la modernización del Centro de San Luis comenzó hace algunos años con la instalación de franquicias de comida rápida y librerías de cadena, el cambio ahora tomó una velocidad que solo tiene un nombre: gentrificación.

La gentrificación es el proceso de transformar (rehabilitar) un espacio urbano en decadencia con el fin de poder aumentar los alquileres y generar mayor rentabilidad económica para sus propietarios. En apariencia, esta es una situación completamente positiva, no obstante, su cara negativa está en el desplazamiento de los habitantes y negocios tradicionales, que frente a los nuevos alquileres se ven imposibilitados para sostenerse, con la consiguiente pérdida de identidad en el barrio y surgimiento de resentimiento social. ¿Qué pasará cuando Inditex abra un Zara? ¿O cuando el precio promedio de la cerveza sea de 50 pesos?

Semanas atrás, dimos en mi casa una fiesta después de la boda de unos amigos muy queridos. Ya de mañana, se escuchó cómo alguien pateaba la puerta de la entrada, junto gritos que decían algo como “yo soy el rey del Centro”. Abrimos para saber de qué se trataba, eran un par de veinteañeros que lucían de lo menos amenazantes. Al cuestionarles el porqué de patear mi puerta, uno se disculpó diciendo que habían querido estar en la fiesta, alguien se los negó y eso acabó por molestarlos; del otro trataré de parafrasear su respuesta: “tu casa, esta no es tu casa, ustedes rentan, no son de aquí, yo conozco a la dueña”. Al final se solucionó el agravio sin mayores consecuencias.

Días después del episodio, una amiga que lleva varios años en Estados Unidos visitó mi casa y quedó encantada, no paraba de hablar sobre los techos altos, el zaguán, el gran espacio, la terraza… –¿Cómo le llamas a esto? –Preguntó, le pedí que especificara a qué se refería. –Sí, cómo le llamas a esto. ¿A este nuevo estilo de vida que ustedes implementan? –No supe qué responder (supongo que en Los Angeles las cosas deben bautizarse rápidamente). Ella comenzó a decir que buscaría cerca de ahí un lugar similar para abrir una oficina de marketing, estudio de yoga, centro de capacitación para emprendedores, espacio de terapias espirituales… entonces lo comprendí: el Miniso y yo somos lo mismo.

También lee: Toño Lorca: el “Lili Tellez” potosino | Columna de Luis Moreno

Continuar leyendo

Destacadas

Toño Lorca: el “Lili Tellez” potosino | Columna de Luis Moreno

Publicado hace

el

HISTORIAS PARA PERROS CALLEJEROS.

 

Las declaraciones hechas la semana pasada por el diputado Toño Lorca (plurinominal de Morena) con respecto al aborto, me parecen estúpidas, ignorantes, derechistas, oportunistas, panistas y peligrosas, mas no sorprendentes. Antes de explicar por qué, las cito:

“Respeto la opinión, pero a favor estoy de las tres opciones de aborto: cuando es violación, cuando viene mal el producto y cuando afecta la vida de la mujer, en esos temas estaría de acuerdo, ya en otra situación tendríamos que llevarnos más información, yo personalmente no transitaría con esa idea. Respecto al derecho de cada mujer a decidir lo que ellas piensen que es mejor, personalmente ahí es donde yo me detendría, pero las otras tres causas creo que son correctas. Es necesario abrir foros y tomar en cuenta las dos posturas de pensamiento: a los pro vida y a las personas que piensan diferente (término que usó para referirse a quienes están a favor de la despenalización). Tendría que ser un tema de mayoría, pienso que San Luis todavía la mayoría de la gente no estaría de acuerdo, pero los foros nos ayudarían a entender y saber su sentir y lo que ellos buscan que se legisle”.

Ahora sí, aquí van mis razones:

  1. Lorca está adscrito a un partido político, Morena, que ha tomado como bandera las causas de derechos humanos como la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario, la corrección de identidad sexo-genérica, los programas sociales y la inclusión en general. Solo hace falta ver el comportamiento que han tenido las y los congresistas del partido tanto en el Congreso de la Unión como en los legislativos locales, para entender que una polvorienta postura antiabortista no cabe y es más digna del panismo yunquista, que de un supuesto representante de la 4T. Por lo que en una eventual votación parlamentaria del tema o se disciplina o lo echan.
  2. “Respecto al derecho de cada mujer de decidir lo que ellas piensen que es mejor, personalmente ahí es donde yo me detendría”, dice el diputado, pero no se entera que no está en el Congreso para exponer sus filias y fobias personales, sino para hacer, primero, la voluntad de quienes lo eligieron, y, segundo, la de todos los potosinos y potosinas que estamos representadas, en su caso al no haber recibido ni un solo voto por ser plurinominal (¿quién votaría por Lorca?), solo aplica la segunda parte.
  3. El congresista tampoco entiende que en realidad no hay absolutamente nada que discutir, porque con la resolución que la Suprema Corte de Justicia hizo el siete de septiembre pasado, respecto a declarar inconstitucional la penalización del aborto, los congresos locales están obligados a armonizar las leyes estatales con esa decisión, por cierto este pronunciamiento se puede considerar prácticamente unánime, ya que 10 de los y las 11 magistradas se pronunciaron a favor, mientras que el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo se ausentó por una cuestión personal.
  4. Ahora, Lorca afirma que para despenalizar, la mayoría tendrían que estar de acuerdo en hacerlo. Se equivoca, porque los derechos humanos no pueden estar supeditados a lo que piensen las mayorías. De ser así, es probable que aún hubiera esclavos, las mujeres no tendrían derecho al voto y la diversidad sexual sería perseguida. Diputado, las luchas y reivindicaciones sociales se hacen a pesar de lo que los sectores hegemónicos quieran, usted debería saberlo, pues el líder moral de su partido es el mejor ejemplo de ello. Por otra parte, tengo fe en que la mayoría de los potosinos y potosinas queremos un estado moderno, justo y progresista.
  5. Por último, digo que tampoco me parecen sorpresivas las declaraciones del diputado, pues desde que anunció sus intenciones de ser el candidato de Morena a la gubernatura, era evidente que se trataba de un ruín oportunismo y no de identidad ideológica con la 4T. ¡

Hace unos días, la “numerosa” bancada del PAN en el congreso local fue a ponerse de rodillas ante el arzobispo para decirle que van a defender el “derecho a la vida”, en un acto que violenta por completo la laicidad del estado. Estoy seguro que a Toño Lorca le hubiera gustado estar presente. Veremos cómo avanza el comportamiento del legislador, pero desde ahora doy mi pronóstico: pronto hará “un Lili Tellez”. ¿Lo permitirá Gallardo?

También lee: ¿Cómo Gallardo eligió a la secretaria de Cultura? | Columna de Luis Moreno

Continuar leyendo

Opinión