#4 TiemposHistorias para perros callejeros

El 2021 (hoy) está definido: López Obrador ganará TODO | Columna de Luis Moreno

Historias para perros callejeros

 

Mi apuesta es la siguiente: el presidente tendrá, al menos, la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y Morena ganará 10 de las 15 gubernaturas en juego, incluida Nuevo León

Si hace tres semanas hubiera intentado escribir una columna sobre la elección del próximo año, mi teoría sería que el presidente López Obrador pactaría con los 25 gobernadores y gobernadoras de oposición para quedarse él con las diputaciones federales, a cambio les cedería las alcaldías, congresos locales y, en el caso de los estados que renuevan gubernatura, la posibilidad de dejar a su sucesor. Ese trato ni siquiera hubiera requerido ser tan obvio, pues bastaría con que los y las congresistas electas aunque no fueran de Morena dieran paso a todas las reformas presidenciales (al estilo del Pacto por México de Peña Nieto). Sin embargo, hoy, a poco menos de 11 meses de la votación del 6 de junio del 2021, estoy convencido de que Andrés Manuel lo quiere TODO y es muy posible que lo consiga.

El periódico El País publicó el pasado lunes un texto titulado Los datos detrás del apoyo a López Obrador, en el que retoma la encuesta hecha por SIMO Consulting para el propio medio a principios de julio, en la que se apunta que el 68% de la población aprueba la gestión del mandatario, a pesar de no estar de acuerdo en el manejo que ha hecho de temas estructurales. También coteja las cifras con las de Oraculus (portal dedicado a la medición demoscópica) que en su pico más alto midió una aceptación de la presidencia de Andrés Manuel del 80% entre los ciudadanos. 

Tal vez sea incorrecto que lo cuente, pero no se puede confiar en ninguna encuesta que se haga pública, pues solo sirven para alimentar el ego de quien las paga. Un día un famoso consultor político (que en su momento trabajó con AMLO) me dijo: «Nadie puede resistirse a ver una encuesta aunque sepa que es falsa». Si partimos desde esa idea, la simple mención de cifras tan apabullantes es prácticamente una sentencia para los comicios del próximo año. Percepción es realidad. Además, tampoco es que los números se alejen tanto de la verdad, supongamos que al 68% que le da El País le restamos 10 puntos, eso nos dejaría con el 58%, ahora consideremos que López Obrador ganó la presidencia con el 53.1% de los votos. 

No intento postular que basado en dichas mediciones se pueda afirmar que la popularidad del presidente ha incrementado, ya que para llegar a una conclusión de ese tamaño tendríamos que considerar el padrón electoral, el porcentaje de participación, la distribución de la población y conocer la metodología de la encuesta, pero lo que sí me atrevo a enunciar es que, después de dos años de una guerra mediática sin tregua, la imagen del presidente apenas ha sufrido unos raspones.

El panorama político es desolador para una oposición desperdigada, que no ha logrado encontrar el punto flaco de López Obrador. Esa situación no debe alegrar a nadie, pues preocupa profundamente lo que pasará con los perfiles de Morena que llegarán a cargos públicos, ya que muchos tienen graves problemas, desde la falta de experiencia hasta casos conocidos de corrupción o nexos con el crimen organizado. El peligro de que personajes impresentables ejerzan el poder gracias a la marca AMLO es imposible de controlar.

Las campañas comenzarán oficialmente en marzo y abril del 2021, hay tiempo para ver una reacción sólida del PRI, PAN, MC y México Libre. No obstante, deben parar de enfocar su fuerza en Andrés Manuel, ya que están cometiendo el mismo error del 2018, cuando se dedicaron a contar por qué no votar por él y se olvidaron de explicarle a la ciudadanía, que en última instancia es la que decide, por qué habría que votar por ellos. El resultado de 2-1 contra Ricardo Anaya y 3-1 con José Antonio Meade, sirve como referencia. Una paliza.

Casi siempre tengo buen tino para la predicción de resultados electorales, se lo debo por completo a la suerte y no a mi cálculo político, pero basado en las brillantes semanas que ha tenido López Obrador, en las que se colgó una exitosa visita a la Casa Blanca, la detención de César Duarte, la extradición de Emilio Lozoya, la mini gira en la que se doblaron los gobernadores más conflictivos y ahora la postulación de una reforma al sistema de pensiones que pretende elevar del 56 al 97 por ciento las pensiones y del 34 al 82 por ciento la jubilación básica, mi apuesta es la siguiente: López Obrador tendrá, al menos, la mayoría absoluta (la mitad más uno) en la Cámara de Diputados y Morena ganará 10 de las 15 gubernaturas en juego, incluida Nuevo León. 

Aunque estoy convencido de lo que aquí escribo, también pienso que la elección será muy emocionante, pues en la política, como en la vida misma, todo el tablero puede cambiar con un manotazo sobre la mesa. La gran pregunta es quién hará frente al gran animal político mexicano del siglo XXI, que encima se vuelve más fuerte al entrar en su campo natural de batalla: las campañas. Un caso insólito para el análisis de las ciencias sociales. Los que lo consigan deben embotellar la fórmula y hacerse ricos.

Suerte a todos con esa empresa.

También te puede interesar: La campaña comenzó: AMLO 3 – 0 Oposición | Columna de Luis Moreno

Total Page Visits: 667 - Today Page Visits: 3
Nota Anterior

La inseguridad en SLP da pena, afirma diputado

Siguiente Nota

Hiperactividad, distracción y depresión son muy comunes en menores: DIF