#4 TiemposRompiendo paradigmas

“In god we trust” | Columna de Ignacio V. Villarreal

Rompiendo paradigmas

 

Los mercados financieros han estado guiados por una cantidad enorme de información que se cruza, desafortunadamente nos encontramos en una economía global de experimento, en donde por primera vez observamos que los bancos centrales mantienen una tasa de interés cercana a cero y en algunos casos negativa y, con pocas expectativas de revertirla, la cual en conclusión se le es premiado a los deudores y se les castigan a los ahorradores.

Estas bajas tasas de interés tienen para nosotros una segunda interpretación que es la de forzar a los inversionistas en alejarse del ahorro tradicional y buscar por un lado rendimientos tomando riesgos adicionales en las bolsas, por el otro incentivarlos a consumir de forma irracional, creemos que esta estrategia tiene por objetivo la búsqueda de una difícil reactivación económica global, un punto que trataremos más adelante será el impacto que esta política de bajas tasas en los fondos de pensión.

En los mercados observamos una gran burbuja financiera que inicia en el 2016, se ve más claro por ejemplo en los índices S&P 500 de los EE.UU. y DAX de Alemania, donde los ciclos fueron rotos en el momento que los inversionistas y observadores de mercados estimaban que estos serían cumplidos.

Para evitar un colapso financiero, los bancos centrales tomaron una decisión poco ortodoxa que fue la de poner a trabajar la imprenta y lanzar grandes cantidades de dinero aprovechando las condiciones del dólar, ya que la moneda estadounidense no cuenta con un respaldo de patrón oro desde 1970, si no solo con un respaldo que bautizaron como “in god we trust” que se basa solo en confianza, este dinero adicional en el sistema rompió el ciclo económico e impulsó a los mercados de valores a niveles que consideramos de burbuja.

Las burbujas financieras desafortunadamente solo pueden desaparecer de dos formas, una es estallando que esto se interpretaría como un crash y la otra forma no menos dolorosa es la de una consolidación de muchos años, esto significa un estancamiento.

Algo que hace mantener las luces de precaución es que observamos en algunas acciones es que se encuentran en estos momentos en niveles de crash del 2008, si los mercados no han colapsado y las acciones principales sí, un ajuste las llevará a niveles más bajos que los de la crisis de bienes raíces. Los tipos de interés como mencionamos  se encuentran prácticamente en cero y esto nos lleva a pensar que las autoridades financieras en el mundo se encuentran en un dilema, un círculo vicioso que para salir de ello tendrán que romper con el proteccionismo que tanto daño hace.

También lea: Sentido común | Columna de Ignacio Villarreal

Nota Anterior

Retenes en SLP: ¿contra accidentes o por dinero?

Siguiente Nota

Tres décadas de atraso | Columna de Emmanuel Gallegos D.