octubre 2, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Hoy ganó nuestra amistad | Columna de Sebastián Escorza

Publicado hace

el

Hoy ganó nuestra amistad

En cancha rival

 

Los nervios comenzaron apenas desde la semana pasada, a pesar de que ya sabía que la final de la Champions League era Tottenham vs. Liverpool desde hace más tiempo. Publicidad de Facebook y los camiones del transporte público de la ciudad me recordaban que ese choque raro de ver, pero real, se acercaba.

Luego de dos días de parranda seguidos por el cumpleaños de un amigo, despierto con más nervios que nunca, estábamos a unas horas de saber si Liverpool conseguía su sexta Liga de Campeones o si el Tottenham debutaba en estas instancias consagrando su buen paso a través de esta competencia.

Son las 12:30 del mediodía, quedé de ver a Carlos en el Walmart de Carretera 57 para ir a un bar a ver este encuentro. Carlos es fan del Tottenham. Carlos nunca hubiera soñado con ver a sus Spurs en una final, y yo ya había firmado el pase del Barcelona a la final con ese escandaloso 3-0 en Camp Nou, pero el milagro de Anfield nos puso en contra esta ocasión.

Es la cuarta final de Champions League que vemos juntos, una simple salida a comer que año con año se volvió tradición.

Vimos la final de la temporada 2013-2014 que enfrentó a Real Madrid y al Atlético de Madrid y que le dio la décima orejona a los merengues; 2014-2015 nos la perdimos por alguna razón que no recuerdo; 2015-2016: Griezmann falló ese maldito penal y Real Madrid alcanzó la onceava; 2016-2017: otra vez Real Madrid, ahora contra Juventus, los vikingos ganan la doceava; 2017-2018: Carlos me deja plantado media hora antes del partido y me toca ver a Liverpool perder ante el Real Madrid. “¡Pinche Karius! ¿por qué hiciste eso?” eso grité al televisor tras ver que los Reds perdieron por un (quizá) escandaloso 3-1 debido a los errores de Karius que, sin embargo, lo había hecho bien en la temporada.

Regresamos a 2019… Hace un calor horrible y nos dirigimos a un bar con temática inglesa; Carlos consiguió un jersey de los Spurs de la temporada 2002-2003 y yo me hice de un jersey rojo de esta temporada, no quise usar mi playera negra del año pasado porque, después de todo, soy un tanto supersticioso. Fue la playera con la que vi al Liverpool caer y, por coincidencia, el mismo color del uniforme de Karius en aquella final. Carlos también me regaló una gorra del Liverpool, y, aunque no me gusta usar gorras, le prometí estrenarla en esa final.

Llegamos al bar, escuchar a Imagine Dragons en la ceremonia previa solo acentúa mis nervios, pedimos un sampler de mini-hamburguesas y un par de limonadas (después de las parrandas de ambos lo que menos queremos es una cerveza).

Silbatazo inicial y Carlos va al baño: -Vas a ver que iré al baño y algo va a pasar-, me dice. Yo no le creo, pero sigo viendo el partido. Apenas pasan 20 segundos y el árbitro decreta penal por una mano de Sissoko en el área de los Spurs. Carlos regresa y, entre el enojo y el asombro solo atina a decir: Te lo dije.

Pasan la repetición. El balón pega en el pecho de Sissoko y luego en su hombro. ¡NO ES PENAL! Gritan Carlos y un niño que veía el partido con su padre. -Tú me dijiste que ganar es ganar- Le respondo a Carlos, y todo porque días antes recordó cuando Sergio Ramos dejó sin final a Salah, el año pasado. -Ojalá leñen al egipcio, la neta- dijo hace unos días. Ahora ese egipcio anotaba el penal más rápido en la historia de la competencia y Carlos no podía con ello.

Poco a poco se diluyeron mis nervios. Una espontánea ingresó al terreno de juego en un traje de baño negro, algo que le dio un poco más de emoción a ese partido que, fuera del significado que tenía para Carlos y para mí, parecía un partido de esos aburridos que nadie quiere ver.

Tan aburrido está el juego que Carlos pide un café. Hasta el mesero se sorprende con su petición, seguro está más acostumbrado a que la gente pida cerveza al por mayor y no un café cargado para evitar quedarte dormido en esta final trabada en media cancha.

Heung-Min Son llega en varias ocasiones al arco de Liverpool. Llega a mí el amargo recuerdo de Kiev. -¿Y si Alisson también la riega?- pienso. Pero no, ese arquero que valió un tremendo pastón desquitó su sueldo, con atajadas increíbles, jugando con el reloj como lo haría un profesional. Pese a ello, los nervios regresaban, los minutos parecían horas y yo quería que el partido acabara.

Sin lugar a dudas los momentos más angustiantes fueron a partir del minuto 75. Mauricio Pochettino hace algunos cambios para acomodar mejor a sus jugadores y se nota. La delantera de Spurs llega más seguido, no quieren morir de nada y los nervios se acentuaban. -Ahorita empatan seguro- pensé para mis adentros, después de todo soy un pesimista de lo peor y más cuando se trata de futbol.

Minuto 87 y aparece Divock Origi. Entró de cambio por Roberto Firmino con la esperanza de replicar lo que hizo contra el Barcelona y lo logró. Joel Matip le da un pase a Origi, quien hace un tiro cruzado y decreta el 0-2 definitivo. En ese momento la felicidad me invade, contengo los gritos porque Liverpool no es Barcelona ni mucho menos Real Madrid y no hay ese ambiente futbolero que he visto en otras finales de Champions. Empiezo a llorar porque siento que estoy ganando la revancha, el futbol y la vida me la deben. No lo digo yo, fue algo que Carlos y yo nos dijimos entre nosotros previo a la final.

En ese momento Carlos se desmorona. Siente que los Spurs están muriendo de nada y todo ello después de ver que un delantero que casi no vio acción durante la temporada le anota un gol a unos Spurs que tuvieron pánico escénico.

El árbitro da 5 minutos de compensación y por dentro me siento como ese aficionado loco del Cruz Azul en la final de Concachampions contra Toluca. ¡ACÁBALO YA HIJO DE TU PUTA MADRE! pienso para mis adentros, con un nudo en la garganta y los ojos rojos. Se acaba el partido y me llevo las manos a la cara para limpiar las lágrimas.  

Carlos está triste y feliz: triste porque quería ver a Spurs campeón, feliz porque mi equipo inglés ganó. Después de todo fue el final del camino, un final que ninguno de los dos hubiera esperado desde el inicio del torneo.

Subimos una selfie a Instagram, que se note que fuimos a ver la final y que, tal y como debería de ser, la rivalidad se acaba cuando el árbitro pita el final del encuentro. “Cuarta Champions que vemos juntos y en alguna ocasión nos íbamos a enfrentar, me dejó tirado en la del año pasado pero hoy hubo revancha, literal”.

Carlos toma esa foto y la publica como historia: “Hoy ganó nuestra amistad” es el título que le pone a esa imagen, después de todo está feliz por mí, por Liverpool y porque la tercera fue la vencida para Kloppo, quien perdió una final de Champions League con el Borussia Dortmund.

Salimos del bar rumbo al cine, le prometí ver una película tras la final, abro YouTube en mi teléfono y pongo “You’ll Never Walk Alone”, todo porque en el bar pusieron mute a la tele tras decretar el final del encuentro, de eso se trata el futbol y la amistad: caminar con esperanza en el corazón para, después de todo, saber que no estás solo.

También lee: La final de la esperanza | Columna de Sebastián Escorza

#4 Tiempos

A todo o ¿nada? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

Al principio de la temporada, poco era lo que prometía San Luis comparado con el torneo pasado: un equipo con pocos refuerzos que había dejado ir a jugadores importantes y se aventuraba con un cuadro muy parecido al anterior con tan solo algunas cuantas incorporaciones.

Hoy lo sabemos, estamos a 90 minutos de poder hacer lo mismo que el torneo pasado, o nuevamente fracasar.

El torneo no ha sido fácil para el equipo de casa: entre lesiones, bajas de juego y errores que han costado muy caros, hemos llegado a la última fecha con la posibilidad de entrar al repechaje dependiendo solo de un resultado: ganar.

Sí, lo sé, el empate y hasta la derrota nos podrían dar la calificación, sin embargo las cosas no parecen tan sencillas y, para evitar sacar la calculadora, vale la pena salir a cazar Tigres.

Mucho hay que cuestionar de San Luis y su temporada: algunos jugadores que no han dado el ancho, otros que solo corren en la cancha y un desempeño táctico con errores que nos hicieron perder puntos, desatenciones en defensa y hasta rechaces al centro desde la portería

; en fin, no ha sido el mejor de los torneos. Sin embargo, si al final de la jornada, estamos dentro de los 12 que siguen con vida, la misión estará parcialmente completa y lo digo así, porque el verdadero reto del equipo no es solo calificar, sino alejarse ahora sí completamente de las multas. En ese rubro, hoy San Luis está en el lugar 13, medianamente alejado de los últimos 3 que pagarán multa, pero ojo, no del todo salvado.

El equipo ha cumplido hasta ahora con lo pactado, pero viene la última parte: ganar 3 puntos para calificar al repechaje, lograr cerrar la temporada lo más tarde posible y ¿por qué no?, soñar con volver a alcanzar la liguilla. Compleja situación, pero no imposible, un partido muy duro: tres puntos en disputa y solo dos puestos para entrar, mismos que en 90 minutos, se nos pueden ir y dejarnos absolutamente con nada.

También lee: Todos quieren tener la razón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Recomendaciones del cine de Terry Gilliam | Columna de Mario Candia

Publicado hace

el

Apuntes de un cineófito

El Rey Pescador (The Fisher King. 1991) Es una película diferente, a la que el tiempo ha tratado bien. La cinta nos retrata a un hombre superficial en la gran ciudad, atormentado y roto, que conoce por casualidad a un loco maravilloso que le salva la vida. The Fisher King trata con humor y originalidad el problema de las enfermedades mentales, de los demonios que todos tenemos dentro y que luchan por salir, con los que tenemos una batalla constante para mantener la cordura. Es comprensible que haya personas que se dejen llevar y caigan en el abandono personal de la lucha por mantener a raya sus demonios. La solución que da este film, la amistad, pero sobre todo, el amor.

Las Aventuras del Barón Munchausen (The Adventures of Baron Münchausen. 1988) La imaginación al poder, efectos especiales impactantes incluso 34 años después de su estreno, surrealismo y humor al estilo de Terry Gilliam, cine de aventuras diferente, con un magnífico reparto, Uma Thurman como la diosa Venus más bella que nunca…El barón de Munchausen es un curioso personaje que vive mil y una fantásticas aventuras acompañado por sus fabulosos criados capaces de correr más rápido que la luz, escuchar los ronquidos de alguien a mil kilómetros, levantar violentos huracanes, o acertar un blanco en la otra punta del mundo. Años más tarde, cuando todo el mundo ha olvidado sus aventuras; él tiene que volver a reunir a sus criados para salvar la ciudad del ataque de sus antiguos enemigos. El principal factor de atracción de esta película es, sin duda, el divertimento que supone ver las mil y una locuras del barón, sus criados, y demás personajes que aparecen. Sin embargo, su mayor virtud es, precisamente, en las paradojas que produce contra posicionando realidad y ficción.

12 Monos (12 Monkeys. 1995) El síndrome de Casandra: dícese en psicología de la sensación de angustia que experimenta una persona que conoce de antemano lo que va a ocurrir, cuando nadie le cree. A este trastorno se ve sometido James Cole (Bruce Willis), un presidiario al que se le propone conmutar su pena a cambio de obtener información sobre las causas y el origen de propagación de un virus que devastó la humanidad en 1996. Nos hallamos ahora en un futuro que permite viajes al pasado, gracias a los avances científicos realizados bajo la superficie de la Tierra, donde residen los supervivientes de este apocalipsis. Basándose en una película francesa, Terry Gilliam nos sumerge en sus particulares visiones oníricas, surrealistas y extrañas para componer un rompecabezas confuso al principio, pero en el que acaban encajando todas sus piezas a la perfección. Además, la cinta ofrece un análisis sobre la mente humana y nos invita a una profunda reflexión acerca del comportamiento del hombre con respecto a la naturaleza y lo que le rodea, pensamiento que atormentará al propio protagonista haciéndole creer si realmente todo es una invención y ha perdido la razón.

Miedo y asco en Las Vegas (Fear and Loathing in Las Vegas. 1998) Adaptación cinematográfica fiel de la novela homónima de Hunter J. Thompson, creador del género periodístico Gonzo. Relata las aventuras del periodista y escritor, encarnado en Johnny Deep, y su abogado interpretado por Benicio del Toro, en el seguimiento de una carrera de motos en Las Vegas. Para ello llevan todo lo necesario: Dos bolsas llenas de marihuana, un salero de cocaína, un litro de éter, mezcalina, ácidos, mariguana, ron y tequila. Gilliam, quien si no, es fiel a la memoria del maestro Gonzo. La película reproduce genialmente lo que todos imaginamos cuando leemos cualquier trabajo de Hunter J. Thompson. Una genuina obra maestra.

Tambien lee: Recomendaciones del cine de Alan Parker | Columna de Mario Candia

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El combo era con Pollo | Crónica de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

El gobernador Ricardo Gallardo Cardona y el alcalde Enrique Galindo Ceballos en conjunto han invertido más de 2 mil 600 millones de pesos en infraestructura vial, se han reunido cada semana del año en las mesas de seguridad, adelantaron juntos otros 500 mil metros cuadrados de repavimentación y anunciaron invertir más de 600 millones de pesos para dotar a la capital y a todo el estado de una red de fibra óptica. Ricardo y Enrique son el “combo” de los potosinos… y el combo es con Pollo.

Lejos quedaron aquellos comerciales en que la alianza Sí por San Luis que anunciaba a sus candidatos en dupla, ganó el Verde en el estado, ganó la alianza en la capital y a pesar de sus diferencias de origen, que reconocen, ambos gobiernos caminan, por el momento, en paralelo con temas principalmente de agua, infraestructura vial y ordenamiento urbano.

Es el primer informe de gobierno del gobierno capitalino y el escenario es el Centro Cultural Bicentenario. La primera fila la ocupan los invitados especiales del alcalde, entre los que se cuenta lo mismo a Angélica Aragón, al cantante Fernando de la Mora, al escultor Enrique Carbajal Sebastián, pero también a la representes del Marko Cortés, presidente del PAN; Laura Esquivel, sentada estratégicamente alejada de Carolina Viggiano, representante del líder nacional tricolor, Alejandro Moreno. Nadie del PRD. La Alianza vive su “peor momento”, según las palabras de Enrique de la Madrid, también invitado especial del alcalde y auto destapado del PRI en búsqueda de la candidatura presidencial del 2024.

A la diestra del auditorio se convocó a seis ex alcaldes: Guillermo Pizzuto, Mario Leal, Victoria Labastida, Alejandro Zapata, Mario García Valdez y el también ex gobernador Marcelo de los Santos, que tomó su lugar junto al ex mandatario Teófilo Torres Corzo y Horacio Sánchez Unzueta. Faltó Ricardo Gallardo Juárez y Octavio Pedroza, está de más decir que ni fue ni se esperaba la presencia de Xavier Nava.

No, hoy no hubo rechifla para nadie.

Fueron, de acuerdo a Galindo, más de 840 millones de pesos en deuda los que dejó su antecesor y, a pesar de las condiciones adversas, este gobierno en su primer año pudo ejecutar recursos propios y compartidos por más de 3 mil millones de pesos.

El formato fue el “TED Talk”: un solo personaje dueño del escenario, que expone sin lectura los temas, acompañado visualmente de grandes pantallas.

Enrique tenía los datos en la mente de cada eje en que dividió su informe, todo de la mano del “SÍ”, marca de su administración: El San Luis seguro, el del bienestar, el sostenible, el emprendedor y el de la infraestructura.

Las obras y acciones explicadas de forma natural y abierta de parte del alcalde, un remate de video en cada eje para dar mayor cuerpo al tema, producto de una entrevista a profundidad grabada en el Centro Histórico y acompañada de imágenes ilustrativas.

Se acudió y aplaudieron los ejemplos y anécdotas tanto como los testimonios de los beneficiarios, algunos presentes como el niño emprendedor Axel y otros en video.

Durante casi dos horas, Enrique Galindo fue desmenuzando parte a parte su gobierno, sus 45 semanas de Domingo de Pilas, los logros en materia de seguridad producto de una inversión histórica en pasar de tener 14 a 96 patrullas y el reconocimiento humano a su fuerza policiaca que pasó de la número 70 a ser una de las mejor pagadas del país.

Se recorrieron los números y se reconoció el esfuerzo conjunto en cuanto a la inversión en Vialidades Potosinas y se anunció la versión 2.0 de la misma para el año que entra. Se adelantó el “Paseo Esmeralda”, que contempla la rehabilitación de la Calzada de Guadalupe, el mercado de la Merced y todo el trayecto peatonal de la avenida.

En el remate del evento, tras el recorrido guiado por el alcalde y acompañado de un espectacular video mapping en las paredes del auditorio, se invitó al gobernador Gallardo a dirigir un mensaje.

El mandatario destacó una vez más las obras en conjunto y fue momento del mensaje político. No hubo en esta ocasión ni lamentos ni reproches, reconoció la altura política del protagonista del informe como de todos los invitados, dio lugar a todos los ex alcaldes, al ex rector de la UNAM y ex secretario de Salud, José Narro, y de todos los asistentes.

Ya no hay espacio para el encono ni para la “vieja potosinidad”, dijo Gallardo, mientras volteaba a ver a Horacio Sánchez Unzueta. El mensaje estaba entregado sin intermediarios.

Se hizo hincapié en el gobierno para todos, y en la paz y civilidad política. El gobierno de Enrique Galindo y el ejercicio de su informe SÍ lo hizo posible.

El Pollo y el refresco resultó un buen combo. Los invitados se retiran, unos fugaces, otros se quedan a los saludos y felicitaciones. Todos se van con buen sabor de boca, mientras atravesaban la instalación visual colocada en el amplio lobby del complejo universitario.

A pregunta expresa en entrevista sobre la cantidad de informes que prevé en su futuro, el alcalde responde: solo diré que es el primero de muchos.

Jorge Saldaña.

También lee: Un informe de símbolos | Crónica de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

Opinión