#Si SostenidoCartas de NavegaciónHistorias para perros callejeros

#ENTREVISTA Diego tiene dos mamás

La Orquesta conversó con la primera pareja de personas del mismo sexo en contraer matrimonio en SLP.

Entrevista ganadora del Premio Estatal de Periodismo 2016.

 

Por: Luis Moreno Flores

El 28 de junio del 2014, Fabiola Luna se encontraba en el área de urgencias del Hospital Central “Ignacio Morones Prieto”. Eran casi las tres de la mañana cuando le dijeron que estaba por llegar un paciente en condiciones muy graves, acababa de morir una persona a la que había atendido y se sentía muy estresada.

Cuando arribó la ambulancia, subió y se dio cuenta que la individuo, cubierto por completo con una manta, no estaba en paro como antes le habían informado, además notó que se asomaban unos Crocs: “regularmente las personas llegan descalzas por lo que me llamó la atención, luego esos Crocs se me hicieron conocidos. Pensé que se trataba de una broma”.

Quitó la sábana y descubrió que se trataba de Cynthia Soto, quien desde pocos meses atrás era su novia. “Me enojé y la empecé a regañar, también a los paramédicos, ahí fue cuando sacó el anillo y me pidió matrimonio”.

Al día siguiente, ellas y Diego, el hijo biológico de Fabiola, comenzaron una serie de trámites legales que terminarían cuando, el 22 de agosto del 2015, se convirtieron en la primera pareja de personas del mismo sexo que se casó en San Luis Potosí.

Nueve meses después y a propósito de la celebración del día de la madre, esta familia accedió a hablar en exclusiva con La Orquesta sobre las dificultades que enfrentaron para casarse, los retos que implica ser mamás jóvenes, la relación con su hijo y sus planes futuros.

La Orquesta: ¿Por qué decidieron casarse? ¿No hubiera resultado más sencillo solo juntarse como hacen muchas parejas? 

Cynthia Soto: Se trata de ofrecer seguridad a la pareja, aparte está Diego de por medio. Hay muchas parejas que llevan toda la vida juntas y en el momento en que una muere, la otra no puede hacer nada: no puede tomar el patrimonio que formaron juntas; en situaciones médicas en las que solo tiene acceso el cónyuge, no pueden tomar decisiones importantes. Es parte de la seguridad que queríamos tener como familia.

 

LO: ¿Cómo fue el proceso para que legalmente se aceptara su matrimonio?

Fabiola Luna: Fue un calvario total, dimos con la Red Diversificadores Sociales (organización dedica a la defensa de los derechos humanos principalmente de las personas LGBTTTI) ellos nos ayudaron con los trámites. 

Lo primero fue llenar una solicitud en la Oficialía para que fuera rechazada. Luego interponer un amparo, lo rechazaron dos veces. Se metieron dos demandas en el Congreso. Fue un proceso bien largo, entro a juicio y fue hasta que se interpuso un amparo colectivo junto con otras 30 parejas, cuando por fin se resolvió a nuestro favor. Todo duró más de un año y tres meses. Nos dijeron que en el juzgado en donde nos tocó era muy lento, pero la verdad no nos dejaban ver en qué punto iba el proceso.

 

Durante el tiempo de espera, Cynthia tuvo que salir a radicar por tres meses al extranjero: “Llegó un momento en el que me sentí muy angustiada, cuando me fui parecía que todo estaba en orden, pero al volver aún no se había resuelto, teníamos los tiempos encima, las invitaciones, el lugar, los vestidos, ya estaba todo, era el estrés normal de una boda y además teníamos la incertidumbre de no saber qué iba a pasar. Nunca hemos tenido problemas, ni hemos peleado, pero esos fueron días difíciles, porque además cada una teníamos nuestra situación familiar”.

Cuando uno de los amparos se resolvió a su favor, Cynthia y Fabiola tuvieron otras complicaciones, pues sus familias no terminaban por aceptar el que se casaran, tanto que algunos de sus parientes dudaban en asistir a la ceremonia, aunque al final todos fueron: 

“Con nuestros amigos también fue extraño porque no habían agarrado la onda de que era una boda como cualquier, incluso nos preguntaban cómo debían ir vestidos”, recordó Fabiola.

También los medios de comunicación estaban interesados en su historia, pues este matrimonio resultó un hecho coyuntural en San Luis Potosí:

“Todos estaban encima de nosotras. No queríamos invitar medios, porque no nos gustaba el morbo, tratamos de ser muy cuidadosa porque en esos días salieron las declaraciones del arzobispo, el diputado Miguel Maza y el Consejo Coordinador Ciudadano (principal antagonista de los matrimonios igualitarios en San Luis Potosí). Nos preocupaba que alguien pudiera hacer algo para sabotear nuestra boda, se hizo una polémica en algo que no les correspondía”, apuntó Cynthia.

Diego, quien tiene nueve años, era después de sus mamás el más emocionado por la boda, tanto que ese día no pudo contener las lágrimas:

“Desde de que empecé a salir con Cynthia, Diego siempre asumió que era mi novia, cuando le dijimos que nos íbamos a casar estuvo muy involucrado, nos ayudó a escoger lo que compramos y a decorar”.

Una de las principales “preocupaciones” de los grupos conservadores con respecto a los matrimonios igualitarios es la formación que reciben los niños en el seno de las familias homomaternales:

“Nuestro hijo es un niño que ha crecido completamente sano, nunca ha tenido ningún problema con otros niños, ni en la escuela o nosotras con otros papás. Se identifica mucho conmigo porque compartimos ciertos gusto como dibujar o los videojuegos”, expresó Cynthia, mientras que Fabiola agregó:

“Diego es un niño muy listo, tolerante y detallista, ahora estudia en una escuela laica, pero esperamos pronto cambiarlo a un colegio católico con un mejor nivel académico y donde también le inculquen valores en los que nosotras también nos formamos”.

Diego llama a sus dos mamás por su nombre y al referirse a ellas con otras personas a ambas les dice “mi mamá”. En próximas fechas comenzarán el proceso para que Cynthia pueda adoptarlo.

Lo único que lamentan este par de mamás jóvenes (26 y 29 años) es que al ser médicos de profesión sus horarios no siempre les permite convivir con su hijo, pero en sus tiempos libres les gusta visitar museos, jugar videojuegos y salir a la carretera a visitar pueblos.

 

LO: ¿Creen que los niños formados en familias homomaternales o homoparentales son más susceptibles a ser homosexuales?

FL: Claro que no. Nosotras provenimos de familias nucleares y no por eso replicamos ese modelo de familia.

 

LO: ¿Planean tener otro hijo?

FL: Tal vez sí, queremos ver cuál es el método que más nos conviene, en ocasiones Diego me dice que ya me ve más gordita y pregunta si pronto va a tener un hermanito.

CS: Cuando vamos a las plazas y pasamos por las tiendas dice “esto para cuando nazca mi hermanito”.

 

LO: ¿Han pensado en adoptar? 

FL: Sí, es una opción pero es un procesos muy tardado, en el caso de Diego facilita mucho las cosas que sea mi hijo biológico.

 

LO: En cierta ocasión entrevisté a los dirigentes del Consejo Coordinador Ciudadano y hacían mucho énfasis en que las familias con padres del mismo sexo no existen. 

FL: Pues, aquí estamos. Existimos.

Nota Anterior

Alaska, Dinarama y el padre Priego

Siguiente Nota

Fiestas felinas