#4 TiemposCon mirada de Gitana 

En las alas del Halcón | Columna de La Varsoviana

Con mirada de gitana

 

Desde niña he tenido una educación basada en el respeto, amor y admiración por los animales, fomentada por mis padres y abuelos. Es así que ya hace algunos ayeres, en el rancho de mi familia paterna “La Providencia”, un día mi papá encontró un halcón herido de un ala, que solo revoloteaba entre la tierra.

Él lo levantó y con mucho cuidado lo revisó. Le hablaba bonito: “calma bonito, tranquilo”. Lo curó, lo cuidó y lo alimentó hasta que se recuperó al 100 por ciento.

Durante este tiempo, yo siendo una niña, lo admiraba cuando mi papá le hacía curaciones. Después de quedar totalmente bien, lo dejó ir.
Es así como me enamoré de estas majestuosas aves, de su penetrante mirada y de su asombroso plumaje… y volviendo a las andadas….

La fiesta brava me ha traído un sinfín de satisfacciones y enseñanzas a mi vida y una muy importante es conocer personas extraordinarias y fuera de serie, quienes me han compartido y han hecho parte de su vida, por lo que les estoy infinitamente agradecida, en especial a mi amigo Quique Reyna, un cetrero profesional, o sea, alguien que se dedica a trabajar con halcones en el aeropuerto, para evitar que en las turbinas de los aviones se atoren aves: sus halcones las ahuyentan.

En ese instante mis ojos se abrieron (aunque lo duden) y en friega le dije “invítame”. No pasó demasiado tiempo cuando nos hizo el honor de invitarnos a mi papá y a mí a admirar cómo un cetrero y su halcón se fusionan para trabajar en equipo.

Quique y Bagheera (su halcón harris) son una simbiosis perfecta entre hombre y animal. Bagheera captura otras aves o cualquier otro tipo de presa, generalmente cuadrúpedos pequeños o medianos (conejos, liebres). Quique nos explicó que los halcones trabajan mejor en equipo de dos o tres, ya que arman una estrategia de persecución y ataque: súper interesante.

A Bagheera al principio la noté con desconfianza hacia nosotros y era obvio, no nos conoce y lleva con Quique 17 años. Él dejó que la acariciáramos y Bagheera nos aceptó, de tal forma que después hizo muchos ejercicios con nosotros, nos mostró varios vuelos de recorrido y volvía a la mano con guante protector… y es toda una experiencia sentir su peso en el puño y tener cerca esas increíbles alas: fue magia pura. Amé su nobleza y su increíble belleza, y yo estaba ahí, aprendiendo cetrería de un experto (un sueño hecho realidad), jugando con un halcón de un pronunciado pico y de unas grandes garras, tan dócil y fiel como un perro: nunca perdía de vista a Quique.

Aprendí que la cetrería es la actividad de cazar con aves rapaces entrenadas, especialmente con halcones, fue una práctica muy extendida en la Edad Media, ligada a la realeza y a los potentados.

El arte de la cetrería ha tenido su origen desde hace más de 4 mil años… ya que se han encontrado referencias desde los Asirios, Caldeos, Babilonios y Egipcios. Y actualmente se practica en muchas partes del mundo y ya no solo por la realeza. El Heroico Colegio Militar tiene su cuerpo de Cetreros, o Halconeros, y los vemos desfilar los días 16 de septiembre.

También cuando hay aves decomisadas por tráfico buscan a Quique para que él las cuide, mientras son soltadas nuevamente en libertad.
A estos halcones se les prepara para el contacto humano y tienen un entrenamiento como el de un atleta de alto rendimiento. Para poder llevar a cabo dicha actividad, tienen una dieta y todos los días son pesados, de eso depende su rendimiento, como diríamos los taurinos, “es todo un arte”.

Bagheera tiene una gran personalidad, autoridad y un semblante único. Aunque no lo crean parecía que entendía perfecto que estábamos aprendiendo de ella, sentí que me dejó ser su amiga, me dejó hasta besarla, se portó de categoría con nosotros.

No me cabe la menor duda que las mejores experiencias de mi vida me las ha regalado, muchas por añadidura, la tauromaquia. Es así que valoro a cada una de las personas que he conocido por los toros, ellas tienen esa parte apasionante, vibrante y admirable, con ese toque de locura y amor por la vida de una forma muy peculiar.

Agradezco infinitamente a Quique por presentarme a Bagheera, por hacernos realidad un sueño a mi papá y a mí, por mostrarme su fascinante profesión, la cual admiro y respeto.

Este día se queda para la posteridad en mi mente y en mi corazón, definitivamente cambió mi vida. Me imaginé siendo como una guerrera antigua, llena de poder y emoción, combatiendo en un ejército de valientes… bueno, eso debí haber sido en alguna vida.

 

También lea: El toro bravo luchando por su permanencia | Columna de La Varsoviana

Nota Anterior

Manuel Lozano miente en cifras sobre empleo en SLP

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 15 de enero para SLP