#4 TiemposColumna de Israel MirandaDeportes

El sentido común y el amor a la vida… | Columna de Israel Miranda

Siempre Futbol

 

El pasado domingo se registró un accidente automovilístico muy lamentable en el que una pareja de recién casados tristemente falleció. El choque fue causado por el jugador, de 20 años de edad, Joao Maleck quien militaba en el conjunto del Sevilla Atlético, de la Segunda División de España.

Estos hechos, como muchos otros, pero principalmente por el impacto mediático que tuvo la noticia, nos pone a reflexionar sobre los pequeños detalles que día a día pasamos por alto.

Joao Maleck, más allá de ser jugador de futbol y de cierta manera una figura pública, es un ser humano. Un ser humano que como todos comete errores, sin embargo, hay unos que pueden tener una implicación grave, este parece le costará su carrera como futbolista; ese sueño de muchos niños y niñas, y que él tenía ya en sus manos, ahora parece que se le esfumó.

En México y en todo el mundo, el porcentaje de personas que inician una carrera como futbolista y que triunfan es bajo. Pocos tienen la posibilidad de cumplir ese sueño. Es por eso que quienes tienen esa oportunidad deben cuidarla todo lo posible, pues no solo es su sueño cumplido, sino el de miles de niños y niñas que por azares del destino tomaron otro camino.

Además, más allá de su profesión, imagino que para él será difícil enfrentar el cambio que tomó su vida. Ahora enfrenta un proceso legal y una vez definida su situación, deberá hacerle frente a su sentencia.

Parece de sentido común que si alguien toma no debe manejar, tristemente como sociedad este tipo de cosas se han pasado por alto miles de veces. Lo peor es que en ocasiones el precio más alto lo pagan niños, niñas, señoras, señores… o una pareja de recién casados…

El sentido común, en pocas palabras, se puede definir como conocimientos y creencias prudentes, lógicos o válidos. Pero, irónicamente, el sentido común no es algo que se tenga “por sentido común”, y aunque algo nos resulte “lógico”, como seres humanos, en ocasiones, lo pasamos por alto, pero las implicaciones pueden ser graves.

Con este fatal accidente no solo perdieron la vida un hombre y una mujer que estaban por celebrar su matrimonio, o Joao Maleck al dejar ir sus planes y sueños; pierde la sociedad completa.

Cada vez que alguno de nosotros esté por realizar una acción que no sea correcta, y no hablo moralmente, pues eso es un tema diferente, sino de actos que puedan impactar negativamente en nuestra vida o en la de alguien más, hay que ponernos a reflexionar. En este acontecimiento la pregunta sería: ¿Vale la pena manejar en estado inconveniente? La respuesta, por sentido común, sería “no”, pero no siempre le hacemos caso; si así fuera, evitaríamos serias consecuencias.

Después de este accidente, y de todos los que se presentan día con día y que se pudieron evitar, no solo pierden los involucrados, sino la sociedad en general, pues el ser humano tiene algo llamado empatía, y eso mismo nos debe de servir para corregir malos “hábitos”.

Si no es el sentido común, que sea el amor a la vida, el amor a los demás y a uno mismo el que nos haga reflexionar y entrar en razón. Hoy todos perdimos, pero deseo con todo mi corazón que el amor perdure en el cielo…

También lee: ¿Cambio de rumbo en el PSG? | Columna de Israel Miranda

Nota Anterior

Uber y taxista protagonizaron persecución en el Centro de SLP

Siguiente Nota

Ayto de SLP insiste, "sí se tomó en cuenta a comunidad indígena"