#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

El interés de los mexicanos, ¡orden! | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

La descripción de nuestra realidad, como nación única en el planeta, sería prácticamente imposible, pero intentando coincidir con todos y cada uno de los ciudadanos habitantes de estas tierras, creo correspondería y aclamando en una sola voz: ¡estamos en el caos!

Tal vez sin exagerar, se fragua dentro de este desorden una revolución permitida desde el estado. No es casualidad, ni particular en este tiempo de socialismo analfabeto. Viene desde años atrás, cuando el legado de la Revolución Mexicana dejo de ser importante, convertida en noticia pasada y dar espacio a las nuevas ideas revolucionarias el capitalismo azteca, copiado, amalgamado en universidades de países donde, la idea central es la generación de la riqueza nacional en manos de particulares, a cualquier costo, sea a costa del exterminio de los recursos naturales, contaminación ambiental, de infraestructura construida por años, y no solo eso, también se fue robando parte de la identidad del mexicano, costumbres, cultura, arte, hasta en la comida, la apertura a la extranjerización cultural gastronómica, provoco que en los últimos treinta años, nos convirtiéramos en el país con más obesos, manifestando enfermedades como la diabetes e hipertensión.

De pronto, ante el fracaso revolucionario capitalista, impuesto desde Miguel de la Madrid, llega un personaje a la presidencia de la República: el infumable Vicente Fox, la gente votó por la esperanza y solo recibió una escena circense, que hoy, después de la declaración de guerra al narco, padecemos el enojo, la rabia de miles de familias, hijos en la orfandad y en la miseria, en 13 años han muerto más de 200 mil mexicanos, de ¿dónde surgió el problema? De la exagerada demanda por las drogas en Estados Unidos.

Sería conveniente reflexionar si el estado norteamericano no tendría que ver, si en la desbordada demanda para satisfacer a sus ansiados 40 millones de farmacodependientes, debiera hacerse ver como un protector e invaluable aliado, para después, laxar los requisitos para adquirir armas. El 95% del armamento de la delincuencia proviene y es de fabricación norteamericana.

Llegó la izquierda ¡por fin! Un cambio de verdad, un estilo diferente de gobernar, donde se privilegia a los pobres, se fomenta la libre empresa, el clientelismo se termina, la corrupción se erradica, la administración pública se eficientica, se castiga al rico que compra favores gubernamentales, se proyectan grandes obras siempre apegados al derecho, innumerables deberían ser las bondades de la social-democracia, pero, de fortuna, no ha sido de esta manera.

Con la entrega masiva de apoyos a personas vulnerables, ancianos, personas con discapacidad, personas en pobreza extrema, esto suena ¡muy bien, se aplaude! Pero del otro lado está apoyándose a personas jóvenes, que ni estudian, ni trabajan, reciben más dinero que becarios, científicos, médicos.

Se olvidaron, si lo supieron alguna vez, que el socialismo no es permisivo a la flojera, promueve la ciencia el desarrollo médico, el bienestar en salud, y no nos referimos a los estados comunistas, hablamos donde gobiernan socialistas y priorizan el crecimiento educativo, tecnológico, Dinamarca, Francia, Alemania, como ejemplo, si existen estos ejemplos ¿por qué el empeño de incentivar de manera inequitativa e injusta?

Lo hacen para incentivar el consumo, que la gente traiga dinero en sus bolsillos y pueda de esta manera adquirir productos básicos, están equivocados, la mayoría corren a comprar, aparatos extranjeros o en su defecto productos en tiendas extranjeras, el dinero sale de los impuestos de todos y debería estar en mano de emprendedores que ayuden a generar riqueza en sus comunidades.

El que avisa no traiciona, el Secretario de Hacienda ha dado el primer paso al anunciar una pronta recesión económica, debido fundamentalmente a factores externos, pero hacia lo interior, aun con baja inflación del 3%, el consumo interno se debilita, empleos se pierden, la industria de la construcción suplente está colapsada, muy poca obra pública, recortes del gasto a contentillo, como medicamentos y estancias infantiles, el pretexto de corrupción ya paso, ahora ¿cómo resolver el problema de desabasto y servicios?

El gobierno mexicano, hoy socialista, debe y se le exige, dejar, sin olvidar el pasado, de quejarse, y comenzar hacer una verdadera revolución administrativa, que incentive al ciudadano a participar, al empresario ha invertir, la columna vertebral de un buen gobierno debería ser su aplicación ideológica con una buena dosis de eficiencia burocrática.

El permitir la impunidad, en un gobierno como el nuestro, en clara violación a las leyes, está generando delincuentes, adoctrinándolos indirectamente como en el año 50-60s.

Jóvenes de una escuela normal, en el Estado de México, robaron, secuestraron a 92 choferes con sus unidades, delitos graves y fueron exonerados, con una libertad que no merecen les otorgaron 87 plazas para ejercer la profesión de maestro, ¿les confiaría la educación de sus hijos a estos delincuentes? La pasividad ante actos delincuenciales, disfrazando en exigencias de causa “justa”. En esta indolencia de no aplicar orden, mano dura, se corre el riesgo de generar grupos de choque, guardias blancas, subversivos al estado o para el mismo estado.

La violencia no para, además de la delincuencia, en las calles, en las protestas públicas, todas con el sello de destrucción, de la afectación a las mayorías. Las minorías como los taxistas poniendo sus condiciones no aceptadas e incongruentes por el pueblo, como aquí en nuestro estado se aprobaron modificaciones a la ley de transporte, sin consultar a la ciudadanía, beneficiando siempre al incumplido, al déspota, ineficiente gremio de taxistas. En la Ciudad de México, un caos generado por el 0.46% de taxistas a palabras de la Jefa de Gobierno, ufanándose por ello, mientras la mayoría sufrió un verdadero infierno vial, “seremos tolerantes, no caeremos en provocaciones” valiéndole un comino el derecho de las mayorías.

El gobierno de México debe definir cuál es su propósito, su fin, nacidos en la socialdemocracia con tendencias mayormente socialistas, si desean un país de grupos facciosos que velaran por sus intereses propios, o redescubrir que el mandato le fue otorgado, para cuidar los intereses supremos de la mayorías de pueblo de México, incluyendo a los pobres y no tan pobres.

Nos saludamos pronto.

Recomendamos leer también: Las apariencias engañan | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Nacimientos disminuyeron casi 12% desde el 2011 en San Luis Potosí

Siguiente Nota

(VIDEO) Diputado de Morelos prefiere a diputadas “en la cocina”