#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

El elegante mundo del (negocio) futbol | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Testeando

 

Hace unos días, un grupo de jugadores de la Academia del Atlético de San Luis recibieron vía Whatsapp, el aviso de que ya no pertenecerían al equipo; así, fríamente, sin dar la cara aunque sea por cortesía, el club les dice adiós.

Hace unos días, el Atlético de San Luis decidió sacar a la venta sus bonos, sin siquiera asegurar los días y horarios en los que va a llevar sus juegos de local, comprometiendo a muchos aficionados a comprar algo donde no hay ni fechas del evento.

Hace unos días, el equipo de futbol Lobos BUAP hizo oficial que vendería todos los derechos federativos a unos empresarios en Ciudad Juárez, con ello perdiendo automáticamente su derecho a participar en cualquiera de las dos principales ligas del país por lo menos un año; con esto, los jugadores y jugadoras de sus diferentes equipos quedaron automáticamente desempleados, al igual que todos los administrativos que trabajaban para el club.

Hace unos días, Oribe Peralta decidió dejar su lugar en el Club América para vestir la camiseta de las Chivas Rayadas del Guadalajara, el odiado rival de su exequipo; con esto aseguró contar con dos años más de contrato para seguir cobrando un sueldo millonario sin importar el romanticismo de vestir la playera del odiadio rival.

Hace unos días nos enteramos que los jugadores del Veracruz siguen sin presentarse a entrenar por adeudos que tiene la directiva con cada jugador de la plantilla: se habla de por lo menos tres meses que aún no se han liquidado; con esto hemos visto que el técnico Enrique Meza, se pasa el tiempo observando a los equipos sub 20 y sub 17, como para matar el tiempo mientras sus muchachos deciden regresar.

Hace unos días, Michel Platini fue detenido en París acusado de corrupción en altos niveles, tanto en la FIFA como en el propio gobierno de Francia: se le señala como receptor de fuertes cantidades de dinero para “negociar” la candidatura para Qatar en el mundial 2022.

Hace unos días salió a la luz que varios jugadores de la selección mexicana se negaron a participar en la Copa Oro, por no tener claras las cuentas referentes a sus honorarios y extras por motivos de publicidad. Al final la selección vende, y vende muy bien, sobre todo en los Estados Unidos.

Hace unos días nos despertamos con la noticia de una gran cadena de arreglo de partidos en la primera y segunda división de España, en la que participaron jugadores, entrenadores y hasta exfutbolistas como Raúl Bravo ex Real Madrid.

Total, no importa el nivel, ya sea con jóvenes de la academia, equipos de primera o segunda división, nacionales o extranjeros, incluso en la misma FIFA, la corrupción y el manejo del dinero han roto al futbol. El deporte dejó de importar para ser un mero pretexto.

Ojo directivos, jugadores y empresas: el aficionado está despertando y la gallina de los huevos de oro se puede perder.

Vivimos la cresta más grande en cuanto a derrama económica en el deporte más popular de la tierra, pero también estamos a punto de que esa cresta llegue a su final. Poco a poco, los actores de esta obra la van matando con puñaladas por la espalda.

Ojalá algún día regrese ese futbol de barrio a donde nos tiene que importar, que la esencia del futbol se encuentre otra vez en el sueño de un niño por anotar un gol y que el aficionado sueñe en ser campeón desde la tribuna popular.

Esta columna solo es una pequeña muestra de la soberbia que emanan futbolistas, directivos, trabajadores de los equipos y hasta algunos aficionados. Esa soberbia que está llevándose al futbol.

Este es un pequeño grito de ¡basta!, antes de que tengamos que perder no solo el negocio, sino también ese popular mundo que alguna vez se llamó futbol.

También lee: El (ya no tan) extraño mundo de la Liga MX | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

Rocío Zavala, a cargo de la Unidad de Gestión del Centro Histórico en SLP

Siguiente Nota

DIF estatal entregó apoyos para programas alimentarios en Ahualulco