#4 TiemposColumna de Daniel Tristán

Dr. Psiquiatra, ya no me diga tonterías | Columna de Daniel Tristán

LaguNotas mentales

 

Es cosa de todos los días escuchar por todos lados el debate acerca de lo que tenemos que hacer para lograr enderezar al país. Se discute el tema en los noticieros y mesas de debate de la televisión, en las columnas de los periódicos, en las sobremesas de cada hogar mexicano y hasta en las borracheras de chavorrucos que pasan de aferrarse a la juventud extinta a ponerse serios y hablar sobre el conflicto general que se vive en el país.

Vayamos por partes, de entrada en algo estamos todos de acuerdo: la cosa está mal. Es una realidad irrefutable, basta con hacer un análisis de contenido de noticias en los medios y más del 90% de las notas son negativas. Entre robos, secuestros, corrupción, violaciones, asesinatos, narcotráfico y, por si fuera poco, la alarmante situación climática. Prácticamente la totalidad de la información presentada por los medios es negativa, y no es culpa de ellos, simplemente informan lo que acontece y da la casualidad de que casi todo lo que sucede es puritita shit.

De vez en cuando se asoma por ahí una nota positiva entre el mar de tragedias. Algún niño genio mexicano ganando el campeonato internacional de matemáticas en China, algún policía atípico que frustró un robo o un grupo de estudiantes mexicanos que patentaron un descubrimiento científico que seguramente cambiará a la humanidad en el futuro inmediato. Hay otras noticias positivas que, desgraciadamente, se derivan de otras negativas: apareció viva una niña secuestrada, capturaron a algún capo de la droga después de que se fugó por segunda vez, etc.

Es entonces cuando la sociedad comienza a reflexionar y debatir acerca de cuál sería el milagroso remedio para esta escabrosa situación en la que el país se encuentra sumergido desde hace décadas. Ya hasta el mismísimo Papa Francisco lo declaró ayer: «Parece que el diablo le tiene bronca a México». Qué pinche oso, y qué pinche el diablo también.

Ya metidos en el debate surgen las posibles soluciones, una lluvia de ideas a veces bien fundadas y otras veces vociferadas sin la más mínima pizca de información y criterio. Que renuncie AMLO (o el presidente en turno, pues la culpa de todo siempre la tiene el presidente ¿no?), que se vaya al diablo la policía y nosotros capturamos y linchamos a los criminales, que le corten las manos a los que roban, que las moscas y las arañas.

Mil soluciones propuestas por millones de mexicanos. Pero de todas ellas hay una que sobresale de entre todas las demás: la educación. El problema de raíz es la educación, si la educación cambiara seríamos primer mundo, si evaluamos a los maestros nuestros niños no se enfrentarán al desempleo, la educación y la educación y la educación. Si bien estoy de acuerdo en que el sistema educativo en nuestro país es deficiente, no coincido en que el tema educativo sea la solución mágica al cáncer que carcome a México.

Estoy de acuerdo en que un mexicano con acceso a la educación superior tiene en el cerebro un chip distinto a un mexicano que no tuvo oportunidad de estudiar ni la primaria. El haber estudiado no le garantiza el éxito, pero al menos le abre la mente a un universo de posibilidades y conocimiento que, sin duda, es una herramienta importante al momento de enfrentarse a la vida. Pero resulta que aquí lo que queremos es que en nuestro país dejen de secuestrar, de matar, de violar y de robar. Porque muchos de los que roban traen saco y corbata y estudiaron en las mejores universidades. Entonces la educación no es la solución ¿verdad? En todo caso la «buena educación» de estos cabrones no los enseñó a no robar, los enseñó a robar mejor.

En Manzanillo acaban de asesinar a Germán Mauricio, un adolescente de 15 años de edad que trabajaba como cajero para poder ayudar a su madre y ahorrar dinero para comprar una computadora. Lo asesinaron cobardemente por la espalda después de robar el efectivo de la caja. Aquí es donde de verdad no entiendo nada. Puedo comprender que los ladrones decidieran llevarse el dinero. Tal vez estaban en una situación límite en la que si no robaban no tenían para comer (aunque lo dudo, se veían bastante cachetones y bien nutriditos). Puedo entender el robo, que tomen todo el dinero y se larguen. Pero no entiendo el acto de matar por matar.

Alguien le hizo mucho daño al cabrón que jaló el gatillo por el puro placer de matar. Alguien le causó ese odio a la humanidad que lo atormentaba y que lo orilló a descargar su enojo y frustración contra la espalda de German. Matar por matar es un grave síntoma de un problema que, a mi manera de ver, representa la piedra angular para un verdadero cambio en la sociedad mexicana: SALUD MENTAL.

Olvídense de las matemáticas y la geografía, olvídense de los doctorados y las maestrías y de cuanta mamada académica puedan mencionar. Urge darle prioridad, presupuesto y difusión a la importancia de la salud mental. De nada me sirve estar rodeado de mexicanos que son una enciclopedia con patas y que tienen las paredes de sus casas repletas de títulos, diplomas y reconocimientos si tienen el cerebro enfermo y podrido.

¿Haberle dado al asesino de Germán educación superior habría evitado que jalara cobardemente el gatillo? No.
¿Haberle brindado atención psicológica desde niño para combatir los demonios derivados de una familia disfuncional habría cambiado la historia? Si.

Por más ecuaciones, frases célebres y fechas conmemorativas que hubieran insertado en la mente del criminal el asesinato no se habría evitado. Pero si hubieran brindado atención psicológica oportuna al sujeto seguramente ni el robo hubiera cometido. Una persona con una salud mental estable simplemente no tomaría una decisión así.

En México solamente 1 de cada 5 personas reciben atención psicológica y psiquiátrica. Se debe luchar contra la falsa creencia de que los psicólogos son para los locos. Se trata de atención preventiva, de mantenimiento para lo complejo que puede llegar a ser la mente humana.

Este año la segunda edición del «Festival por la Salud Emocional» celebrado en Ciudad Universitaria pasó totalmente inadvertido. Nadie se dió cuenta y los que lo supieron minimizaron su relevancia. En fin, mientras tanto podemos seguir buscando soluciones donde no las hay. Pero, por mera precaución, procure echar un vistazo hacia atrás cada minuto para saber a quién tiene a sus espaldas, puede ser que esté armado.

También lee: No es lo mismo verla venir que sentirla llegar | Columna de Daniel Tristán

Nota Anterior

Itzel Noemí, la niña desaparecida en Sonora, es encontrada muerta

Siguiente Nota

Violencia, culpa de Satanás | Columna de Óscar Esquivel