junio 12, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Breve anecdotario de Felipe Calderón 1 | Columna de Enrique Domínguez

Publicado hace

el

Cuentas claras

 

Sin el más mínimo respeto por la vida, arrogante, hipócrita, narcisista y con serios problemas para aceptar su realidad Felipe Calderón se ha valido de recursos legaloides enalteciendo y privilegiando el hurto hasta el hartazgo como una de sus premisas fundamentales de las que se valió para poder hacer su santa voluntad sin una ligera brizna de cordura, y todo a partir de decisiones viscerales que denotan hasta la fecha una represión vivida desde el inicio de su vida.

El ambiente religioso en que se desenvolvió hacen que la mentalidad de seres que se ven impedidos de hacer lo que les place una vez que llegan al poder sus pretensiones rebasan sin límite los actos más ruines a partir de su codicia, no es para menos, la primitiva idea de creer que la violencia se apacigua con la violencia es un error garrafal que no ha demostrado la conducción por el buen camino hacia el actuar de los individuos que delinquen.

La guerra

Su declaración de guerra al narcotráfico ha sido una de las mayores aberraciones cometidas en los tiempos modernos, algo que no tiene precedente solo por un capricho y la idea de legitimarse después de haber llegado a la presidencia con señalamientos de fraude y quien con descaro acuñó la frase de: “haiga sido como haiga sido”.

Más de 120 mil muertos en su gestión con un gran porcentaje de personas muertas sin vínculo alguno con el narcotráfico como efecto de daños colaterales, justificando en la mayoría de las veces tal proceder llamándolos: “presuntos delincuentes”, para ello basta recordar los asesinatos de los estudiantes del ITESM en la ciudad de Monterrey, N.L., sin dejar de señalar crímenes atroces como el acontecido en Villas de Salvárcar en Ciudad Juárez, Chih., la masacre de inmigrantes en San Fernando Tamaulipas, solo por citar algunos.

Sus nexos

La mente de un sociópata es una patología de tipo psicológico que provoca un comportamiento caracterizado por la impulsividad, la hostilidad y el desarrollo de conductas antisociales que definirían sin duda alguna la personalidad de Felipe Calderón.

Eduardo Medina Mora, en ese entonces Procurador General de la República fue cómplice de Genaro García Luna,

efectuando actos simulados y recreados a manera de montaje con una supuesta enemistad que le valió el premio como embajador de México en Reino Unido a mediados de la gestión de Felipe Calderón.

De manera cínica se deslinda de Genaro García Luna y sus vínculos con el narcotráfico, su respuesta impulsiva es y será siempre: “Niego categóricamente” seguida de una justificación que solo trata de insultar la inteligencia de quien lo cuestiona cada día más, amén de los ingenuos que siguen pensando en él como un “buen presidente”.

La hipocresía carece de límites al igual que su ambición, no solo se trata de evadir todo acto que sea en contra de su falsa dignidad, es también cómplice de las fechorías de Genaro García Luna y los torturadores: la Sra. Wallace y Luis Cárdenas Palomino fabricando culpables y manteniendo en la cárcel a personas inocentes, que se mantienen bajo tortura, sin juicio en la mayoría de los casos como lo son Brenda Quevedo, Jacobo Tagle, Albert y Tony Castillo, César Freyre, Jael Uscanga, Juana Hilda González Lomelí e Israel Vallarta y familia.

La simulación y la recreación de escenas ficticias alimentaban el ego del otrora presidente inventando y premiando a Genaro García Luna, La Sra. Wallace y a Luis Cárdenas Palomino por ser bienhechores de la dignidad humana, actos que son difíciles de creer al violar los derechos humanos estableciendo medidas coercitivas denigrando en todo momento la dignidad humana mediante la aplicación de hechos mediáticos, destrucción de familias y los hechos pendencieros a todo aquel que criticara su actuar fascista.

También lee: El auténtico virus Covid-19 | Columna de Enrique Domínguez

#4 Tiempos

La difusora de los poetas campesinos del Potosí | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

No podemos dejar de lado el rendirle un homenaje, a una vigorosa mujer, que difundió una rica tradición campesina de nuestro estado, el son arribeño acompañado de décimas glosadas y valonas: Doña Socorro Perea.

Doña Socorro Perea se dio a la tarea de difundir la música del son y huapango arribeño, y la poesía de grandes trovadores de la región, a fin de darla a conocer a la población citadina, labor que entre otros atributos, permite preservarla. Para ello formó su grupo Los Cantores de la Sierra, que tocaban las obras de nuestros poetas campesinos, transgrediendo la propia regla del trovador de la región, no tocar ni decir poesía de otros, sino trovar la propia.

Incansable fue su labor, que debe de reconocérsele, y estas líneas están dedicadas a su loable labor cultural y de preservación de tan rica tradición campesina. Socorro Perea, además estuvo ligada a la ciencia, fue Química Farmacobióloga egresada de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y trabajó y colaboró para formar el primer banco de sangre que hubo en el Hospital Central de San Luis Potosí, Tomás Calvillo en la presentación del libro “Décimas y valonas de San Luis Potosí” compilado por Socorro Perea y editado por el Archivo Histórico del Estado y la Casa de la Cultura de San Luis Potosí en 1989, nos dice, en voz de Socorro Perea que su labor comenzó en 1965 en La Lagunita ranchería cercana a Armadillo de los Infante. “Ahí en 1965, escuché por primera vez las décimas y valonas tocadas por campesinos y me impresionó mucho y pensé que era algo hermoso que se debía de dar a conocer”.

A partir de ese instante comenzó una incansable labor de rescate y difusión de estas obras populares, que gracias a Socorro Perea han quedado registradas, tanto en sus discos grabados desde 1978, como en el libro que hacemos referencia editado en 1989 y editado en una segunda versión en 2005 por Yvette Jiménez de Báez para El Colegio de México y la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

La propia Socorrito contaba sus experiencias. “Me cautivó esa sencillez y espontaneidad en sus poesías, y me propuse darlas a conocer aquí en la ciudad de San Luis Potosí. Empecé a escribir las que cantaban los músicos, que eran muchas, pues en todos esos lugares nos recibían con música. Como de Armadillo ya tenía bastantes poesías, me dirigí a Río Verde, zona media del estado, donde supe que en todos los ranchos de ese municipio se tocaba y bailaba las décimas y valonas. Fui a ver al padre Juvenal, que estaba entonces de señor cura; le conté mi deseo de recoger esa poesía campesina y que me orientara dónde la podía escuchar. Me dijo que sabía que en una huerta, los domingos, asistía gente venida de diferentes ranchos a gustar esa música. Yo iba con una amiga, pero el padre no quiso que fuéramos solas y nos mandó con el sacristán.

Allí empecé a conocer a varios músicos y sus poesías, a recogerlas en una grabadora que llevaba. Les pregunté en qué lugares se oía esa música y en qué ocasiones. Me nombraron muchos ranchos y me dijeron que se tocaban en bodas, bautizos, santos y aún en acompañamientos de muertitos. Les pedí me invitaran a sus fiestas y se admiraron de que yo, siendo de la ciudad, me gustara eso, pues me di cuenta de que en Río Verde los despreciaban, porque, al preguntarle a una amiga de allí dónde había músicos de valonas, me dijo -”Eso es de gente vulgar e inculta”. Que tristeza me dio escuchar eso.

Me gusta asistir a las topadas; estas son desafíos o encuentros de poetas de aporreón, o sea que se aporrean con versos; encuentros en los que invitan al conjunto de un lugar contra otro de otro rancho y el público es el juez y grita y aplaude al que no se deja ganar”.

Doña Socorro Perea realizó una intensa e importante tarea de difusión de una rica tradición potosina, que si bien tiene su propia dinámica en las diversas poblaciones de la zona media y altiplano de San Luis Potosí, su difusión en tiempos pasado era tarea complicada y transgrediendo las propias reglas de los poetas campesinos, utilizaba sus poesías para dar a conocer a la población que no tenía acceso a estas manifestaciones lo que es el son arribeño y registrando las poesías que registró en los libros que editó y que dan a conocer a esos viejos sabios poetas campesinos del potosí, que han dejado de existir.

También lee: Hace casi cien años un par de mujeres ganaban una elección por primera vez en México | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

“Sobreviviendo a mis XV” o cómo hacer una película que no diga absolutamente nada | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

CRITICACIONES

 

Desde el año pasado se decía en varias esquinas de la red de redes que el cine mexicano finalmente había regresado. O sea, no es que hubiéramos dejado de producir películas. Ahí están todas esas comedias horribles de los 2010s que intentan hacernos creer que el humor de Hoy o Viva La Alegría se deben ser disfrutados en una pantalla grande, y que solo sirven para que todo el staff pueda pagar las cuentas de los próximos dos o tres meses. Eso o es algún Derbéz quitándole fondos al IMCINE para mantener la relevancia y poder seguir pagando su vida en Los Ángeles.

                  Pero, de pronto, un montón de personas decían que uno ya podía volver a ver buen cine mexicano en el cine. Incontables memardos y referencias a Mads Mikkelsen fumando arrasaron con los timelines de mis redes sociales. Lo que sí es que, en general, se hacía énfasis en el “buen”. Rara vez decían que era excelente o buenísimo. Solo “bueno”. Lo cual habla mucho acerca de nuestra historia cinematográfica moderna y las expectativas tan bajas a las que nos han acostumbrado a nivel mainstream.

                  Y, por un momento, quise creerles. Se hablaba mucho de Señora Influencer, Sobreviviendo A Mis XV, y Huesera entre otras. Desafortunadamente, decidí recuperar mi interés por el cine comercial mexicano viendo la última y, pues nada. Película fea, película cutre. Se ve bonita. La fotografía está a todo lo que da, y la actriz principal le echa muchas ganas. Pero es una película horrible en todos los demás aspectos del proceso cinematográfico. Tan rápido como llegaron, mis ganas de ver más cine mexicano moderno se fueron.

                  Pero, hace poco, un buen amigo, me recomendó en persona Sobreviviendo A Mis XV. Aclaró que estaba “buena, solo buena” en un claro intento de no elevar las expectativas de nadie y sólo aclarar que es posible pasar un buen momento viendo dicha película. Viendo que estaba disponible en la cuenta de ViX que me regala mi proveedor de internet para convencerme de seguirle pagando (futa, ¡qué ofertón!), me puse a verla.

                  Después de leer el título de la película y ver el póster, puedo asegurar que la película es mucho mejor de lo que podría parecer. Pero, eso, está buena. De ese “buena” que dices con un tono de voz más agudo cuando platicas para que no parezca que le das tu certificado de aprobación, pero que indica que tampoco consideras que es una pérdida de tiempo.

                  Está “buena”, con una expresión de “no sé” esbozada en tu cara y unos hombros levantados. Está “buena” nivel lo comentas en la comida familiar, dices “está cotorra” o un “te la pasas bien”, y luego todos pasan a hablar acerca de algo más interesante como, no sé, el precio de los útiles escolares de ese año o cómo alguien cayó en un bache en la mañana. No se preocupen, el coche apenas y se raspó.

                  La película se trata de una familia que, poco antes de celebrar la fiesta de XV años de su hija, se convierten en nuevos ricos y cambian de domicilio a un residencial de gente acomodada. Y entonces a la niña le dan penas las tradiciones “populares” de sus papás para encajar con su nuevo entorno y tener amigas güeras. Hijinks ensue.

                  Afortunadamente, los guionistas se tomaron la molestia de no irse por el camin o que cualquier otra película mexicana hubiera tomado en aras de ahorrar tiempo de preproducción y poder convencer a Omar Chaparro de ser el papá o vestirse de niño el mejor amigo de la protagonista. La historia no va por el clásico “intenté ser alguien que no era y mi vida se volvió difícil; perdí a mis amigos y me perdí a mi misma”. Bueno, o sea, sí, si va de eso, pero al menos no de la forma esperada. O sea, no es un “la niña pobre que pretende no ser de clase trabajadora y que se da cuenta de que eso está mal – todos bailan contentos una cumbia con la gente del barrio y la vida es excelente.”

                  O sea, también pasa eso. Pero, o sea, hay algunos plot twists piteros ahí en medio para que no se vea tan genérico. Como que sí quisieron trabajar en un guion del que se pudieran sentir medio orgullosos, que no fuera nomás un cheque.

                  Y, es verdad, la película está cotorra. Me la pasé bien. Pero es más hueca que el nuevo plan de estudios que presentó la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UASLP en 2022.

                  Al final del día, la película no se trata de nada. Claro, tiene una premisa, tiene personajes que medio crecen al final de todo, y pasan cosas en pantalla todo el tiempo; pero la cosa esta no tiene absolutamente nada que decir. NADA.

                  En un principio parece que va a tomar el camino de burlarse de lo kitsch que pueden ser algunas ideas, decoraciones o modos de pensar de las personas de la clase trabajadora. Pero como que se asusta de hacer enojar a su público meta y se detiene. Ni siquiera se toma la molestia de presentar un artículo de colección nivel el cuadro de holograma de Jesús que abre los ojitos de Rudo Y Cursi. A lo más que llega es una oración de agradecimiento del pan impresa en cuero.

                  Entonces, piensas que la cosa va más por el “miren nomás qué cagado es cuando las distintas clases sociales conviven entre sí juasjuasjuas”. Pero, no, nada de eso. Lo más cercano es cuando ponen una cumbia a todo volumen al llegar a su nueva casa… pero nadie reacciona.

                  Ah, ¿entonces es acerca de lo clasistas que son los de la clase alta? Pues a lo largo de la película, TODOS los personajes que portan el color corporativo en su piel se empeñan en tratar exageradamente bien a la protagonista. Hay una throwaway line de que lo hacen por verse incluyentes en redes sociales, pero tampoco es como que tenga más peso. De hecho, parece que la película quiere reivindicar que la gente adinerada es buena gente y hay que quererles.

                  Hay un dejo de crítica a las personas que compran a sus amistades para sentirse parte de un grupo, pero se menciona una vez y no tiene peso alguno. Se menciona algo de lo extrañamente patriarcales que son las fiestas de XV años pero, también, se menciona una vez, y no volvemos a tocar el tema.

                  En verdad que la película no tiene absolutamente nada que decir, no tiene posición alguna ante la vida – solo existe por existir.

                  Y ni siquiera está tan bien en el apartado visual, porque se supone que tenemos que sentir que la protagonista se está volviendo loca con todo lo que pasa en su fiesta – pero todo está filmado como video musical genérico de banda local de norteña en donde nomás está la banda tocando en un escenario y hay gente feliz bailando.

                  Much estrés.

                  Such horror.

                  Y, aún con todo y todo, está “buena”. Está entretenida, aunque su mensaje de ser tú misma está aplicado con curita al final de la película en una escena que a cualquier película de Disney Channel del 2006 le daría pena enseñar. La salvan las actuaciones de la mayoría del cast, que de verdad vieron que su guión era hueco, pero se empeñaron en hacerlo lo mejor posible.

                  Es un esqueleto vacío, pero uno agradable y medianamente bien construido.

                  Miren, podría ser mucho peor, es del mismo director de Mirreyes Vs Godínez, así que lo que se llama expectativas, no había.

También lee: El innecesario wikipediazo de cinco horas llamado “El Show” | Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

#4 Tiempos

¿Qué decir de la elección? | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

Culto Público, hijos del día G (tres días después del día D): La elección que vivimos dejó por encima sus números, pero por debajo lecciones, historias que sería interminable contar, y por supuesto abrió una rendija en la que asoman los escenarios que vienen. Mientras tanto, le comparto algunos apuntes y acotaciones de este aprendiz de reportero, todas debatibles.

  1. En México hay dos historias: Una idealista y una de espantos. La mayoría, se identificó y expresó en las urnas con las causas e ideales de Morena. No por eso son ni “imbéciles” ni “muertos de hambre”. Lo serían si votasen en contra de lo que les ha dado esperanza y una mejora en la calidad de su vida en mayor o menor grado.
  2. Es -por decir lo menos- penoso que el líder nacional del PAN salga a pedir (con palabras más elegantes) un “voto por voto y casilla por casilla”. La que fue su abanderada, en un acto de madurez, ya aceptó su derrota. Salir ahora con desconfianzas al INE simplemente ridiculiza a la oposición y a sus marchas del “INE no se toca” (no se tocó, pero como no les fue favorable los resultados que arrojó el Instituto, entonces ponen en tela de juicio su imparcialidad, lo que paradójicamente sí pone en riesgo a la democracia, esa misma que dijeron que estaba en riesgo).
  3. Esa es la historia de espantos en la que cree un 40 por ciento.
  4. En el juego de la democracia se gana y se pierde. Administrar el caos y la incertidumbre para revolver el río es simplemente irresponsable y de baja calaña.
  5. San Luis rompió el mito de ser provincia conservadora: ganó Claudia con más de 700 mil votos.
  6. En San Luis no se consolidó el “Plan C”. La primera minoría rumbo al Senado la ganó Verónica Rodríguez por el PAN, PRI y PRD.
  7. Rita Ozalia Rodríguez quedó en tercer lugar rumbo al Senado, es decir, los Morenistas votaron por Claudia, pero no por Rita.
  8. En el quinto distrito federal, muy panista y todo, hubo un fenómeno como para un profundo análisis académico: Hubo un voto diferenciado y aunque ganó Xochitl, lo hizo con muy poco margen de diferencia, es decir que los potosinos de la mitad de la capital votaron por el PAN pero un altísimo número de ellos también votaron por Claudia Sheinbaum.
  9. Ruth González Silva se convirtió en la mujer más votada en la historia del estado obteniendo incluso más número de sufragios que en 2021 su esposo Ricardo Gallardo Cardona, cuando ganó la gubernatura.
  10. Ruth González Silva, ahora senadora electa, se apunta en automático como una posible candidata rumbo a la transición sexenal del 2027
  11. Morena y Verde tuvieron una coalición de papel. En los hechos cada uno hizo campaña por su lado. Aún así, ganaron 13 de las 15 diputaciones locales y 6 de las diputaciones federales (tres con candidatos de Morena y 3 con candidatos verdes)
  12. Las campañas evolucionaron y muy pocos candidatos pudieron adaptarse a la estrategia híbrida que exigió la elección.
  13. Los candidatos se convirtieron en los medios de comunicación de si mismos.
  14. Los medios reportamos “metahistorias” o “historias de las historias” de los protagonistas.
  15. Quedó claro para muchos que una camisa bordada con su nombre y tomarse fotos comiendo tacos no genera votos.
  16. Fueron tres las campañas que tuvieron estructura, mensaje, estrategia, cálculo, organización y equilibrio entre la tierra, el aire y el uso adecuado de las redes y medios tanto de propaganda como de comunicación: La de Ruth González, la de Enrique Galindo y en menor medida (pero con insuperables resultados, la de Juan Carlos Valladares).
  17. Juan Carlos Valladares con más de 100 mil votos obtenidos, le hubiera alcanzado para jugar (y quizás hasta ganar) el quinto distrito federal, asunto que hubiera sido histórico y ya encarrerado pudo contender hasta por la alcaldía.
  18. Juan Carlos Valladares también se anota a la lista de aspirantes al gobierno del estado en 2027.
  19. Sonia no perdió. Ganó Galindo. Sonia sí logró la cantidad de votos que calculó para su triunfo llegando a poco más de 140 mil sufragios, no obstante, Galindo la rebasó por la derecha con 30 mil votos más.
  20. Galindo se convirtió en el alcalde más votado de la historia.
  21. La diferencia de votos entre Sonia y Galindo son el resultado, en parte, de la suma de morenistas que no aceptaron a Sonia de origen como su candidata, o de los panistas a los que Sonia no pudo convocar para reivindicar su proyecto.
  22. Los panistas reprochan veladamente que Galindo les debe el triunfo porque aportaron unos 110 mil votos al proyecto.
    No se dan cuenta de primera mano que están en un Impass: Esos votos no los hubieran sacado sin Galindo y al mismo tiempo Galindo no los hubiera obtenido sin el PAN. Se necesitan es una relación simbiótica.
  23. Nació en esta elección -como ya lo han dicho mejores analistas- el “Galindismo”.
  24. Enrique Galindo se apunta también rumbo al 2027.
  25. El único candidato panista a diputado que hizo lo posible por no hacer campaña con Galindo y ganó fue Rubén Guajardo. Los demás no supieron aprovechar la inercia de la campaña municipal y pues…
  26. A Tekmoloco no se le quita lo ridículo ni mandándolo a hacer de nuevo. Mañana empieza la revisión de la elección en Valles, las apuestas están 2 a 1 a que al final del reconteo de votos, será mayor la diferencia a favor de David Medina. ¿Por qué Tekmoloco sí acepta la derrota de su esposa a la diputación federal pero no la propia?
  27. En Alaquines la diferencia entre las candidatas que obtuvieron el primero y segundo lugar respectivamente es de 3 (sí, tres) votos. Ahí sí necesariamente se abrirán las casillas.
  28. Es un asunto complejo y hasta difícil para entender para muchos incluido el que esto teclea, pero en esta elección el “algoritmo” de las redes sociales jugó un papel importante en la percepción de los votantes y es que de acuerdo a gustos, preferencias, historial y hasta miedos, el algoritmo nos muestra contenidos diferentes a unos y otros y nos conoce mejor que nosotros mismos.
  29. La digitalización irresponsable en temas de percepción, participación a “clics” y la búsqueda de la aceptación ficticia de las redes si puede poner en crisis a la democracia.
  30. El partido Verde fue el gran vencedor en estas elecciones y es el color con el que la presidenta electa identificará desde ahora al estado, asunto que puede ser de mucha ayuda durante los tres y medio años restantes de la administración de Ricardo Gallardo.
  31. Querer regatear por una cantidad mínima de votos la medalla de “yo le di mas votos” como lo hizo Morena solo los exhibe. Los Morenistas votaron por Claudia, no por los perfiles locales.
  32. Hay que reconocer la participación de Sebastián Pérez, que si bien no supo tener una causa tangible y popular, hizo una buena campaña, logró mucho más votos de lo que se esperaba, se alejó cuanto pudo del Xavierismo, fue el que ganó el debate y se subió al carrousel de la vida púbica local. Su candidatura fue fresca y a ratos hasta contundente. Es el representante de una generación y sector que le urge estar representado. Su primer cruzada se llamó 2024, seguramente y si encuentra una causa, lo veremos continuamente bajo los reflectores.
  33. Conciencia Popular por fin se va. No veremos más Oscar Veras Fabregats en el congreso. Se les acabó el veinte.

Se acabaron las campañas y se cierran ciclos. Las dinámicas vuelven a otra “normalidad” y las pasiones bajan de tono. Los códigos cambian. No se tomen nada personal. Son tiempos para que las aguas tomen su cause.

Vivimos una elección histórica y contundente. Habrá que saber leer y aprovechar sus oportunidades.

Por hoy es todo, Culto Público, pero no me despido sin antes agradecer a todos y todas ustedes el seguimiento que nos hicieron favor de darnos en nuestra cobertura y hacer un enorme reconocimiento a todo el equipo de LaOrquesta: Gracias por partirse el alma con la camiseta puesta.

¿Hay algún otro punto respecto a las campañas que podamos compartir? Estaré atento a sus comentarios ya sea por listas de difusión o directamente en los comentarios de las redes.

Hasta la próxima, que hablaremos sobre la configuración de la legislatura que viene.

Jorge Saldaña

También lee: Ruth González, el Senado y el 2027 | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

Opinión