#4 TiemposLa Voluta

Voluta 2 | Columna de León García Lam

El monstruo

Definición precisa de monstruo no hay, porque monstruo es lo que parece indefinible. Aplicando unas microdosis de filosofía negativa diré ahora que monstruos no son aquellos que se suben a asaltar a los camiones y combis del Estado y Ciudad de México. Incluso, tampoco lo son tanto, quienes aprovechando las circunstancias se ensañan con un ratero de poca monta, acribillándolo a golpes y patadas. Monstruos de los peores son lo que miran como un big brother a través de sus ojos virulentos (las cámaras y celulares) una y otra vez la escena violenta y se regodean en ella, y con perversidad la llaman “justicia”.

El librero

Es probable que usted haya escuchado o leído por ahí, que una columna gastronómica causó revuelo estos días. Para comprender lo que discuten moros y cristianos, nada como sacar del librero estos dos magníficos ejemplares:  Pierre Bourdieu, El sentido del gusto. Elementos para una sociología de la cultura, publicado por S.XXI que explica cómo funcionan las élites, el capital cultural y el arte. Al leer este texto se comprende por qué los chefs (los de verdad) tienen razón en ofenderse cuando les piden limón. No solo se trata del poder adquisitivo para pagar la cuenta sino sobre todo de conocimiento para comprender lo que se come. También se comprende por qué en una democracia cualquiera tiene derecho a ponerle salsa San Luis a lo que quiera, así sean unos mejillones al oporto. Es cierto, algunos odiarán a las élites y preferirán el puesto de garnachas, pero su desprecio no le afecta a la aristocracia, al contrario, la reafirma: su abuelita les podrá explicar qué dirían los Meade al respecto. Un segundo libro nos termina de explicar el fenómeno: Apocalípticos e integrados de Umberto Eco: los primeros piensan dramáticamente que el mundo se va a acabar porque las masas populares (la chusma) contaminan el mundo ¡ya hasta opinan de alta cocina!; los segundos piensan en invadirlo todo y no dejarle nada limpio a las élites: “póngale cocacola a un añejo de 50 años, no nos importa lo que digan los Meade, ni mucho menos el padre Córdova” (otro monstruo, de los feos y prófugo).

Nota al margen: dos volutas y dos referencias a Orwell (¿lo notó?)

La receta (esta vez popular-gourmet)

Tome una bolsa de papas. Como si fuera una fotografía del Instagram invierta su sentido 90 grados (a la derecha o a la izquierda, en este caso no importa). Lo que verdaderamente importa es que mandemos a volar el diseño original de la bolsa. Aquí empieza una verdadera transgresión punk que terminará en una suculencia mesoamericana: con unas tijeras corte las esquinas y luego abra transversalmente, sienta en sus manos cómo se vuelve a orientar lo bueno de la vida.  Clasifique los ingredientes en dos bandos:

Repollo                        Salsa chamoy

Cilantro                        Salsa de soya

Zanahoria                    Salsa inglesa

Jitomate                      Salsa picante

Limón                          Salsa casera (otra mezcla de chile vs jitomate y cilantro)

Mayonesa                    Elote

Queso                          Cacahuates

Cueritos

Con estilo churrigueresco, distribuya los ingredientes generosamente en el interior de la bolsa. Agite con delicadeza. Contenga la saliva un momento. Escoja la banca y la persona indicada. Comparta. Así se convierte un alimento chatarra en una ensalada completa, transgresora, popular y feliz.

 

La poesía

¿Hay en su vida una persona que le provoque hormigas en la sangre? (mientras come sus papas transgresoras y populares lea en voz alta estas letras suculentas)

Hormigas

A la cálida vida que transcurre canora

con garbo de mujer sin letras ni antifaces,

a la invicta belleza que salva y que enamora,

responde, en la embriaguez de la encantada hora,

un encono de hormigas en mis venas voraces.

 

Fustigan el desmán del perenne hormigueo

el pozo del silencio y el enjambre del ruido,

la harina rebanada como doble trofeo

en los fértiles bustos, el Infierno en que creo,

el estertor final y el preludio del nido.

 

Más luego mis hormigas me negarán su abrazo

y han de huir de mis pobres y trabajados dedos

cual se olvida en la arena un gélido bagazo;

y tu boca, que es cifra de eróticos denuedos,

tu boca, que es mi rúbrica, mi manjar y mi adorno,

tu boca, en que la lengua vibra asomada al mundo

como réproba llama saliéndose de un horno,

en una turbia fecha de cierzo gemebundo

en que ronde la luna porque robarte quiera,

ha de oler a sudario ya hierba machacada,

a droga ya responso, a pabilo y a cera.

 

Antes de que deserten mis hormigas, Amada,

déjalas caminar camino de tu boca

a que apuren los viáticos del sanguinario fruto

que desde sarracenos oasis me provoca.

Antes de que mis labios mueran, para mi luto,

dámelos en el crítico umbral del cementerio

como perfume y pan y tósigo y cauterio.

 

Ramón López Velarde, poeta cuasipotosino.

 

También recomendamos leer: Voluta 1 | Columna de León García Lam

 

Total Page Visits: 331 - Today Page Visits: 1
Nota Anterior

Otro muerto en Bielorrusia por protestas contra elecciones; van dos

Siguiente Nota

Saneamiento básico en el hogar, eficaz contra propagación de dengue: Salud