#Si SostenidoMosaico de plumas

Un vistazo a la narrativa | Columna de Andrea Lárraga

Mosaico de plumas

 

Hay días en que uno se levanta y le duele absolutamente todo, como si volviera con resaca de una borrachera de dolor. Nos pesa el cuerpo como si en lugar de sangre circulara mercurio, como si estuviéramos atravesados por esquilas de explosiones que nos ha dejado sordos, con la cabeza llena de agujeros por donde se nos escapan todos los pensamientos empapados en kerosene hasta consumirse en la nada, con las manos hirviendo y llenas de polvo y solo un borrón en la mirada seca y sin brillo.

Claudia Ulloa Donoso, Pajarito

 

Cuando se es estudiante de literatura se enfrenta a las terribles lecturas obligatorias. Aunque no exista algún interés por un autor o una atracción por la portada somos obligados a pasar la vista por sus entrañas de las sugerencias del profesor. Como si de un volado se tratará las probabilidades se reducen a dos: que el libro sea de tu agrado o que termines aborreciendo sus páginas y maldigas, de paso, al maestro encargado de tener ese ejemplar.

Así, por sugerencia obligada, llegó a mis manos, Pajarito (Almadía, 2018) de Claudia Ulloa Donoso (Lima, 1979) un conjunto de relatos que van de la autoficción a lo fantástico, pero que sin duda resaltan dentro de la literatura hispanoamericana contemporánea.

El libro se divide en seis secciones. La primera parte se titula Labores, donde la autora plasma las historias de distintos personajes a partir del oficio que desempeñan. Por ejemplo, “Revelados” cuenta la vida de una trabajadora en un centro de revelado fotográfico, su curiosidad la hará descubrir los verdaderos sentimientos de una recién ciudad. Otros relatos del apartado nos mostraran los fetichismos sexuales más extraños de una pareja, las canciones de Belle & Sebastian y ¿por qué no? Luciérnagas que se transforman en hombres.

Por su lado, “Aquí y allá” es la sección más personal de las páginas de Ulloa Donoso, pues nos traslada a Lima y su infancia, a Oslo y sus años de madurez. Dichos relatos se encuentran más cercanos a pensamientos puestos en papel que narraciones propiamente dichas, pero logran transmitir al lector el sentimiento detrás de cada pensamiento. Sin duda, es lo que más llama la atención de Pajarito, pues no tiende a lo grotesco, ni siquiera rebusca en el diccionario para impresionar o provocar la atención del lector como la gran mayoría de sus contemporáneos, no afirmo que sea un lenguaje simple, al contrario, la autora demuestra su fascinación por el lenguaje. La narrativa de Ulloa Donoso fluye como el Lysakerelven, tranquilo, pero dejando restos al lector de lo que conlleva su cauce.

La siguiente mitad del cuentario pertenece a los apartados: “Placebo”, “Sangre y Agua”, “A Hape”. Los dos primeros centran sus historias en los fluidos corporales. Narraciones de animales que recuerdan a esas relaciones tóxicas o predestinadas.

Por su parte, el libro cierra con “A Hape”, relatos cortos que ponen en la mesa reflexiones sobre minucias del lenguaje y el verbo esperar. La última sección incluye el relato más extraño del volumen: “Viaje”. ¿Por qué no tomar unas vacaciones en las entrañas de nuestro gato?

Así, no solo Pajarito es una opción de lectura para quienes buscan una probada de la literatura escrita por mujeres contemporáneas en Latinoamérica, (se agradece a Almadía y la Universidad de Querétaro por traer esta edición a tierras mexicanas), además, reitera el lugar de Claudia Ulloa Donoso en la lista de escritores latinoamericanos de Bogotá 39.

Sobre Claudia Ulloa Donoso (Lima, 1979)

Graduada en Sociología. Actualmente vive en el norte de Noruega (Bodø). Trabaja como profesora de castellano y de noruego para inmigrantes. A los 17 años ganó el concurso de cuento “Terminemos el cuento” organizado por la Unión Latina, el Consulado de España en Lima y el diario El Comercio. Lo que le haría saber que tenía mucho que contar. En 2006 publicó su primer libro “El pez que aprendió a caminar” y en 2008, “Séptima Madrugada”. Ha sido recopilada en diversas antologías de cuento. En 2017 fue seleccionada en la lista de escritores Bogotá 39.

También lee: Crónica de un regreso | Columna de Andrea Lárraga

Nota Anterior

Robó efectivo, celulares y joyas en una casa de empeño en Soledad

Siguiente Nota

Asesinaron al periodista Rogelio Barragán en Zacatepec