DestacadasEstado

UASLP, el caballo de troya de «El Chato» López

Sistemáticamente, la UASLP apoya los proyectos inmobiliarios de «El Chato» López, al conseguir espacios de donación en sus terrenos

Por: Redacción

Sistemáticamente, la UASLP ha fungido una vez más como apoyo para los planes inmobiliarios de Carlos “El Chato” López y su familia, pues recibido distintos espacios al sur y poniente de la ciudad desde hace décadas. 

Primero fue con la conformación de la Zona Universitaria, en la década de los 70, cuando el abuelo y padre de López Medina, Carlos López Zertuche y Carlos López Martín del Campo, entregaron en donación a la Universidad el terreno en el que se conformó la Zona Universitaria, para otorgar plusvalía a la zona de Lomas.

Para aquel sector de la ciudad, López Medina también donó el terreno para la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UASLP y del Tecnológico de Monterrey, en Lomas del Tec.

Después, para mejorar la plusvalía en los terrenos de La Garita de Jalisco, López Medina regaló a la UASLP terrenos en los que se formó la Facultad de Ciencias, en la zona de avenida Chapultepec, pasando Anillo Periférico.

En abril de 2007 se gestó una nueva ocasión en la que la Universidad Autónoma de San Luis Potosí fungió como avanzada para los planes inmobiliarios de López Medina, pues recibió como donación un terreno de 3 hectáreas y 3 mil 600 metros cuadrados que supuestamente era propiedad del Ayuntamiento en la Cañada del Lobo.

Esa donación fue aprobada por el Cabildo de aquel entonces el 14 de septiembre de 2006, en la administración de Octavio Pedroza Gaitán y aprobada por el Congreso del estado en abril del año siguiente.

La donación fue aprobada en comisiones del Congreso por los entonces diputados Jorge Alejandro Vera Noyola, presidente de la Comisión de Desarrollo Territorial Sustentable; Adolfo Micalco Méndez, vicepresidente; Juan Pablo Escobar Martínez; secretario y Raúl Paulín Rojas, Jorge Aurelio Álvarez Cruz y Luis Manuel Calzada Macías, como vocales.

Por la Comisión de Gobernación también aprobaron: el presidente Raúl Paulín Rojas; la vicepresidente Esther Angélica Martínez Cárdenas; el secretario Vicente Toledo Álvarez y los vocales Jorge Alejandro Vera Noyola, Sonia Díaz Mendoza, Roberto Cervantes Barajas y Adrián Ibáñez Esquivel.

El decreto que aprobó la donación por el Congreso del Estado, sin embargo, obligaba a la UASLP a iniciar la construcción en los 18 meses siguientes a la donación y a terminarla en un plazo de 36 meses. Eso no se realizó, debido a que el terreno entró en controversia.

Según el abogado José Corpus García, nieto de comuneros, el terreno de 3 hectáreas fue excluido de la comunidad de San Juan de Guadalupe después de la donación, pero seguía siendo parte de ella cuando el municipio lo donó a la UASLP, de acuerdo con la respuesta a una solicitud de información.

La exclusión la habría realizado el entonces comisariado comunal Margarito Jasso Menchaca, sin justificarlo con otros comuneros, quienes a la fecha no saben que ya no forma parte de San Juan de Guadalupe, de acuerdo con Corpus García.

De lo que sí forma parte ese terreno es del proyecto Las Cañadas, de Carlos “El Chato” López Medina, que presentó el martes pasado en el Instituto Municipal de Planeación.

Las 3 hectáreas fueron diluidas entre las 100 hectáreas de donación que López Medina prometió para espacios educativos y deportivos en Las Cañadas, el proyecto inmobiliario para el que se asoció para obtener los terrenos, con comuneros de San Juan de Guadalupe, mediante un contrato leonino.

Pese a que han pasado 12 años desde la donación de las 3 hectáreas para la UASLP en la Cañada del Lobo y no se ha iniciado ninguna construcción por parte de la Universidad, esa institución cuenta aún con los terrenos, por haber fungido, una vez más, como avanzada para agregar plusvalía a los espacios de interés inmobiliario de Carlos “El Chato” López Medina

También lee: Interpol apresó en Texas a un potosino acusado de violar a su propia hija

Nota Anterior

SSPE detuvo a 60 personas en la penúltima semana de agosto

Siguiente Nota

Memoria, cortometrajes fílmicos y aproximaciones | Columna de Jorge Ramírez Pardo