#4 TiemposDestacadas

¿Qué dijo de Gabo? | Apuntes de Jorge Saldaña (3 de junio de 2020)

 

“Todo el mundo dice Gabo esto, Gabo lo otro, pero nadie dice: vamos a rezar por esto o vamos a rezar por lo otro…” No imagino otro escenario más oportuno para recordar esa frase del Reverendo Alegría en la serie de los Simpson.

Gabriel Alan Salazar Soto es la figura en la picota local del momento. Es el Gabo potosino, es un personaje que aunque no es de ficción, se asemeja mucho al muñeco de ventriloquía que destronó a un payaso en la divertida serie de los personajes amarillos. 

Hablar del payaso local destronado será cuestión para otra columna, pues además son amigos (si bien dicen que los burros se juntan para rascarse)

Gabo, el local, también parece tener a alguien detrás que lo maneja, que mueve sus manos y finge su voz, de otra forma no se explica la súbita inserción de un personaje de tan turbio y asqueroso pasado, en los círculos sociales y políticos potosinos de los que “alguien” le permitió aprovecharse (por lo menos así se le señala). Alguien lo introdujo, y el Gabo se las… (ya se me olvidó).

Que conste que por asqueroso pasado no me refiero a sus carencias, ni a su origen, ni a ninguna otra circunstancia victimizadora que vende como historia de telenovela llorona en sus videos inspira bobos. 

Nadie le juzga por eso ni por sus cansancios o por los trabajos u oficios que desempeñó en su vida. Se le señala por lo que es de interés público y que se podría separar en tres vertientes:

Primero habría que preguntarse sobre el misterioso origen del capital “semilla” al que hace no más de tres años, cuando empezó a constituir empresas a diestra y siniestra, tuvo acceso el Gabo para construir una infraestructura (ahora se sabe que es más efímera y endeble que una pompa de jabón) inicial. 

¿De dónde salió? Nadie en su sano juicio cree el casi heroico cuento de las enchiladas de oro que vendía con el sudor de su frente, en cambio pocos conocen (y esto no lo platica en ningún video) que fue el “contador creativo” de un sujeto de impresentables antecedentes en la Huasteca Potosina, ligado a deplorables asuntos pero también (qué casualidad) ligado a entonces funcionarios encumbrados en el sistema de Seguridad Pública del estado.

De ahí se hizo Gabo, de ahí brotaron las empresas necesarias para, digamos, “circular” el dinero. 

Por si fuera poco, sus conexiones inconfesables le alcanzaron para brincar de administración y de la noche a la mañana convertirse en uno de los proveedores consentidos de la Secretaría de Salud (ligada también por cierto a personajes de autoridad policíaca de élite insertos en la nómina estatal que trabajaron en la Huasteca hace algunos años) y se le abrieran las puertas para facturar por aquí y por allá sus servicios en diversas dependencias y ámbitos de gobierno.

Eso no sale en ningún video ¿o yo me lo perdí?

Esa es la segunda vertiente del tema, la investigación y cruces entre las empresas de Gabo, la propia persona física y otros negocios fantasma con varias dependencias, la está trabajando la organización Ciudadanos Observando, que a la fecha ha presentado extraordinarios hallazgos y avances.

Aunque el Secretario General de Gobierno, Alejandro Leal Tovías, justifique el actuar de la secretaria de Salud, Monilili Rangel y le parezca poco el monto de casi 65 millones de pesos pagados al autodenominado “influencer” y gurú de cuarta en tan solo dos años, no hay excusa para que la Auditoría Superior de la Federación intervenga, como ya lo han exigido muchas voces, sobre todo por los movimientos extraordinarios en los que se le pagaba al Gabo facturas millonarias el mismo día en que se expedían. 

Cuanta belleza ¿no? Marioneta afortunada, ¿quién será tu manejador?

Por último pero no menos importante, está el asunto del fraude a sus inversores como las deudas acumuladas con sus acreedores. 

¿Con qué va a pagar Gabo? Muy alerta deberán estar todos aquellos defraudados porque las casas no son propias, el rancho no lo ha pagado, los carros eran rentados, los terrenos se adeudan, el restaurante quebró y ninguna de las empresas está generando dinero (hasta la Secretaría de Salud los corrió).

¿Qué va a liquidar Gabo si nada le pertenece ni le perteneció nunca? Y más importante, si manejó el dinero de los socios (sus estados financieros que compartía consignaban más de 250 millones de pesos en las cuentas), además obtuvo contratos multimillonarios del gobierno (69 mdp por lo menos) y manejó según algunas versiones cuentas de dudosa procedencia. ¿En dónde carajos está el dinero?

El “empresario, millonario y filántropo” (tiembla de miedo Tony Stark), resultó ser solamente un títere de trapo y madera hueca.

“Qué risa cuando les pasa”, diría Kent Brockman -también de los Simpson- al respecto.

Me despido como siempre recordándole que un Do Bemol no es lo mismo que un Sí, sostenido. Hasta mañana.

Jorge Saldaña
@jfsh007

También lee: Bemoles | Apuntes de Jorge Saldaña (2 de junio de 2020)

Nota Anterior

Este es el precio del dólar para este miércoles 3 de junio en SLP

Siguiente Nota

98 hospitalizados en atención covid en SLP; 26 están usando ventiladores