CiudadDestacadas

Nadie en el gabinete de Xavier Nava ha presentado su 3de3

Servidores públicos deben publicar sus declaraciones anualmente

Por Fernando Garduza

La administración municipal encabezada por el alcalde Francisco Xavier Nava Palacios tiene 47 funcionarios de primer nivel entre directores y delegados. De ninguno de ellos se encuentran publicadas sus declaraciones patrimonial, de conflicto de intereses, ni fiscal, correspondientes al 2019.

En noviembre, 45 funcionarios tenían publicada dicha información. Se encontraba la información de directores de distinto nivel, regidores, síndicos, delegados, entre otros. En diciembre la cifra bajó a 14.

En la página del ayuntamiento aparecen 47 funcionarios que pueden ser considerados de primer nivel, desde el presidente municipal y el personal a su cargo, así como el secretario general, el tesorero, contralor, el oficial mayor, el secretario técnico, las direcciones, las delegaciones, y seguridad pública.

El artículo 84 de la ley de transparencia en su inciso 17 establece que los entes obligados deben presentar la información en versión pública de las declaraciones de situación patrimonial fiscal y de intereses de los servidores públicos en los sistemas habilitados para ello.

En el caso de la administración pública municipal, la información que se debe publicar incluye desde el presidente municipal, regidores, síndicos, secretario, tesorero, oficial mayor, y contralor interno; hasta los servidores públicos con nivel de jefes de departamento o sus equivalentes, así como los agentes de policía y de tránsito.

La misma ley, establece que las declaraciones se publicarán año con año a más tardar 15 días después de ser presentadas por el servidor público ante el órgano competente, y tanto al inicio como al término de su gestión.

La información más reciente al respecto está actualizada hasta enero de este año, y se encuentra publicada en la plataforma estatal de transparencia.

También lea: Navistas justifican fallas en transparencia y acusan golpeteo político

Nota Anterior

Escándalo ambiental con Draexlmaier en SLP tomó por sorpresa a la Segam

Siguiente Nota

Magia en el campo bravo potosino | Columna de La Varsoviana