#4 TiemposColumna de Víctor Meade C.

Lo personal es político | Víctor Meade C.

SIGAMOS DERECHO. 

Durante la tarde del domingo 23 de agosto del año en curso, el Departamento de Policía de Kenosha, Wisconsin, recibió una llamada de una mujer solicitando protección de su novio. La policía llegó y trató de detener a Jacob Blake —novio de la mujer—, quien se encontraba cerca de su vehículo y con sus hijos dentro del mismo. Los agentes acudieron a donde se encontraba Jacob y trataron de arrestarlo utilizando una pistola eléctrica. No lograron contenerlo y él abrió la puerta de su vehículo y se inclinó hacia adelante. Ante esto, uno de los policías desenfundó su arma de fuego y disparó en siete ocasiones a la espalda de Jacob.

Hasta el momento, la reconstrucción de los hechos no ha podido ser atendida a plenitud: las cámaras de las patrullas y los videos de los testigos no lograron captar con precisión lo sucedido. La situación de Jacob y su novia aún no ha sido esclarecida; en la llamada a la policía, ella dijo que su novio “no debería de estar allí”. También fue encontrado un cuchillo en el automóvil de Jacob.

¿Jacob estaba abusando físicamente de su novia? No lo sabemos. ¿Abrió la puerta del vehículo para sacar el cuchillo? Tampoco lo sabemos.

Sin embargo, lo que sí es un hecho es que Jacob Blake —ciudadano afroamericano— recibió siete disparos a quemarropa por parte de un oficial de policía, haciendo un uso completamente desmedido de su autoridad. Es un hecho que sus hijos (menores) se encontraban al interior del vehículo. Y también es cierto que Jacob, una vez en el hospital y sin ninguna posibilidad de volver a caminar, fue esposado a la cama en la que lo atendían.

No me corresponde juzgar la evidencia disponible, ni las hipótesis que se manejan, ni la culpabilidad de Blake; esa es potestad del juez. Con esto aclarado, le puedo decir a usted, lector, que de lo que sí me ocuparé es de lo que sucedió después, específicamente el tema con la NBA y el presidente Trump.

En el clima tenso que se respira en los Estados Unidos desde el asesinato de George Floyd, la indignación que provocó la brutalidad cometida contra Jacob Blake llevó a los basquetbolistas del Magic de Orlando y los Bucks de Milwaukee a salir a calentar con uniformes negros, antes del partido. Posteriormente, a la hora de entonar el himno nacional, los jugadores, árbitros y técnicos se hincaron en señal de protesta. Acto seguido, los jugadores de los Bucks decidieron no salir a jugar el partido de playoffs.*

Después de este acto de protesta, los equipos de la NBA se reunieron y acordaron suspender los partidos restantes de la temporada, aunque después recularon y decidieron que sí llevarían a cabo los juegos, al tiempo que solicitaron mejoras al acceso a la votación presidencial (Trump se ha opuesto fuertemente a la votación por correo). Este boicot llevó al presidente Trump a desacreditar la protesta y afirmar, entre otras cosas, que “lo que le está haciendo a la NBA va a destruir el basquetbol”. Jared Kushner, por su parte, señaló en un tono irónico que los jugadores de la NBA pueden darse el lujo de tomarse la noche libre y no trabajar. Posicionarse de esta manera ante la ola de brutalidad y excesos por parte de las autoridades y supremacistas blancos en contra de las minorías representa un desentendimiento grave de dos conceptos: la política y lo político.

Sin el ánimo de entrar a una discusión filosófica, la política, en términos generales, se refiere únicamente al conjunto de discursos e instituciones en donde se ordena y organiza la existencia humana. Lo político, en contraste, hace alusión a un conflicto de carácter público, cuya intensidad es tal que distingue entre amigo y enemigo. Estos conflictos, inherentes a la sociedad, radican en la esfera de lo político cuando existe la posibilidad de que sean resueltos de manera violenta, sin embargo, dejará de ser político cuando se vuelva violento. Tienen la función de que, cuando sean resueltos, sirvan como orientación a la vida diaria.

Esto quiere decir que todas las situaciones conflictivas en las que enfrentamos a alguien son parte de lo político: es un acto político manifestar una opinión política en un medio de comunicación; es un acto político que una madre salga a marchar para exigir justicia por la desaparición de su hija; es un acto político protestar en contra de los actos brutales que ejerce el Estado en contra de las minorías.

Los actos políticos no solo se llevan a cabo en las instituciones políticas, pueden venir de cualquier lado y en cualquier momento. Aunque a las autoridades no les guste, la ciudadanía ya no solo asume su rol de político el día de las elecciones, sino que han entendido que es una tarea cotidiana y de constancia requerida para que las instituciones estén en función de las demandas de todos, no solo de unos cuantos.

La paradigmática protesta de Colin Kaepernick en 2016 ha allanado el camino para que cada vez más la sociedad pueda encontrar, en sus respectivas trincheras, una voz que sea escuchada por todos. Los Bucks y el resto de la NBA han logrado poner esta discusión en boca de más personas, para así ampliar el mensaje en contra de la violencia racial. Que así lo escuchen el presidente Trump y sus asesores.

 

* Milwaukee es la ciudad más poblada de Wisconsin, estado en donde ocurrió el tiroteo a Jacob.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE: Dinero vemos, votos no sabemos | Columna de Víctor Meade C.

Total Page Visits: 701 - Today Page Visits: 4
Nota Anterior

Pese al covid, Secretario de Xavier Nava presume fotos en fiestas

Siguiente Nota

En SLP, comienza la recolección de firmas para enjuiciar a Felipe Calderón