#4 TiemposColumna de Sebastián EscorzaDeportes

Ligas bananeras | Columna de Sebastián Escorza

En cancha rival

 

Fue después de que Chile le propinó ese 7-0 a la Selección Mexicana en la Copa América Centenario cuando escuché esa expresión, Luis García la dijo al referirse a la liga de Portugal, donde jugaban por aquel entonces “Tecatito” Corona, Héctor Herrera (Porto) y Raúl Jiménez (Benfica).

“Y nosotros decimos, ¡puta! Este güey juega en el Porto, el otro juega en el Benfica. Y la liga de Portugal, que es una pinche liga bananera… con el Madeira, con el Boavista le metemos 14 a todos lados, vamos a un lugar de élite y no tenemos chance”. 

La propia RAE reconoce al adjetivo “bananero” como una palabra utilizada para expresarse de forma despectiva de países atrasados, un término comúnmente manejado en el argot político para referirse a repúblicas con un bajo índice de desarrollo humano e inestabilidad política.

Lo mismo aplica para las ligas de futbol, aunque de forma diferente, pues hay países que aunque sean de la élite en diversos campos, tratándose del balompié dejan mucho qué desear (Canadá por ejemplo). 

Otros países son tan pequeños en número de habitantes que apenas pueden conformar una selección nacional por jugadores profesionales, como en el caso de Islandia en la Euro 2016, cuya plantilla también contaba con jugadores amateur. Con todo y ello los vikingos llegaron a los cuartos de final de la justa europea. 

Es cierto que en el viejo continente Portugal ha perdido vigencia frente a otros países que tienen a auténticos titanes del futbol mundial, llámese Real Madrid, FC Barcelona, Bayern Münich o el Manchester United, por poner a algunos ejemplos, aunque clubes portugueses como precisamente el Benfica y el Porto ya se han proclamado campeones de la UEFA Champions League (lo que les da mérito para quitarse un poco el mote de liga bananera).

¿Hay otras ligas bananeras?

A raíz de las recientes competencias veraniegas, me puse a pensar si la liga mexicana podría considerarse «bananera»; si bien es cierto es la mejor liga de la Concacaf, el manejo administrativo nos ha hecho reflexionar a los entusiastas de este deporte.

El sistema de descenso por cociente, la compra y venta de franquicias como el caso de Lobos BUAP y Juárez, y el pagar por no descender como lo hizo Veracruz recientemente, hacen pensar que en México estamos condenados a tener un pobre desarrollo futbolístico en comparación con las ligas europeas.

Si a eso sumamos que hace un par de temporadas solo había ciertos equipos que tenían derecho a ascender, entonces la Liga MX es bananera… Al menos en cuanto a su manejo.

Otro ejemplo, por extraño que suene, podría ser la Superliga Argentina con sus 30 equipos y, si, su sistema de descenso por cociente.

Pese a todo el relajo que tuvo en su momento la liga de Argentina, es de los principales protagonistas en la Copa Libertadores, y ya nos tocó ver el descenso de River Plate, algo que, quizá, nunca llegue a pasar en nuestra liga MX.

Si bien estas dos ligas tienen cierto «bananismo» no hay que negar que dan espectáculo a su manera, ¿Quién no se emociona con la liguilla en México? Muestra de ello es el promedio de asistencia que tienen los estadios de la liga, quizá si se limitara un poco más el número de jugadores extranjeros y se prescindiera de la compraventa de franquicias (y la compra de la permanencia en Primera División), los aficionados sentirían que la liga local no es tan mala después de todo.

Quizá lo bananero es subjetivo, pues en el papel ambas ligas dominan o son protagonistas de su respectiva confederación, con equipos que hacen un buen papel a nivel internacional en el ya casi extinto Mundial de Clubes y, en el caso de México, los clubes que llegaron a ir a Copa Libertadores tuvieron participaciones destacadas en su momento.

Todo es perfectible, y solo queda esperar que los directivos sumen esfuerzos para mejorar la calidad futbolística de sus respectivas ligas.

También lee: Joao, el Mustang y la boda que no pudo ser | Columna de Sebastián Escorza

Nota Anterior

Policías de Soledad recuperaron una camioneta robada hace dos días

Siguiente Nota

“Qué raro”, que la FGE extraviara denuncia vs Natalia Castillo: Gilberto Hernández