#4 TiemposDestacadas

Las otras caras de la homofobia | Columna de Paul Ibarra

Desde mi clóset

 

Esta semana, un nuevo capítulo en esta novela de suspenso se presentó en el Congreso del Estado. La Comisión Legislativa de Derechos Humanos, Igualdad y Género sesionó, con la compañía de la comunidad LGBT. Este episodio fue peculiar. El PRD y el PAN buscaron frenar a toda costa la discusión, lo que lograron en parte. Ya que, luego del retraso premeditado de la Comisión de Justicia para turnar el asunto a la dictaminadora siguiente, se hizo pato y lo entregó casualmente el mismo día de la votación, una hora antes de la reunión. Qué raro, ¿no?

Luego, durante la reunión de manera contundente se hicieron manifestaciones tendientes a no revisar el fondo del asunto por parte de la diputada plurinominal por el PRD, Quien aseveraba la falta de pulcritud en el procedimiento, debido a la premura en la revisión del dictamen. Lo que resultó muy conveniente para sus pretensiones.

Alentada por el diputado del PAN, González Tovar trató de impedir un acuerdo. Incluso amenazaron con impugnar el procedimiento toda vez que no se cumplirían con las formalidades reglamentarias y normativas. Por lo cual, se tomó la sabia decisión de llamar a un receso. Esto para que la y el inconformes hicieran un análisis exhaustivo del asunto.

Al final, la mayoría morenista se impuso. Se postergó la discusión por 48 horas, en las cuales, la comisión estará en condiciones de discutir y en su caso, aprobar el dictamen de mérito.

Lo anterior abre el panorama del posible escenario en el Pleno. Tal vez, y solo tal vez, hay la seguridad de 11 votos favorables para las pretensiones de la izquierda progresista. Se necesita mayoría, por lo que, las posibles abstenciones del PRI podrían favorecer.

Lo cierto es que espera una gran batalla, y el resultado será fundamental para conocer la postura que tendrá esta LXII Legislatura en temas trascendentales y de visión progresista, en un examen pues.

La homofobia está presente, latente y está atacando. Es necesario repensar en la manera en que se le da cabida en un país democrático, federal y con compromisos en materia de derechos humanos, a funcionarios y funcionarias públicas que anteponen creencias personales al pacto federal y a su juramento de guardar y hacer guardar la constitución política del país.

Es cuanto, dirían en el Congreso.

 

Proponen reforma para que sea mujer la próxima titular de la CEDH en SLP

Nota Anterior

La policía capitalina acumuló 34 quejas en todo 2018

Siguiente Nota

Audacia | Columna de Juan Jesús Priego