octubre 2, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

La penúltima tentación de Cristo | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

De las tentaciones sufridas por Cristo en el desierto, la segunda me parece la más insidiosa de las tres por ser al mismo tiempo la más sutil, la más terriblemente espiritual, por decirlo así.

La primera de ellas («Si eres el Hijo de Dios, haz que estas piedras se conviertan en panes») es demasiado grosera, y la tercera («Todo esto te daré si, postrándote delante de mí, me adoras»), demasiado vulgar. ¿Cómo el que hace crecer el trigo en los campos no va a poder convertir en pan las piedras? ¿Cómo el que hizo la tierra no va a ser ya por eso mismo el dueño y Señor de ella? ¡Ah, pero la segunda tentación, la que San Mateo pone en medio de las dos, esa sí que es diferente!

«Entonces el diablo lo llevó a la parte más alta del Templo, y le dijo: “Si eres el Hijo de Dios, arrójate desde aquí, pues está escrito: A sus ángeles enviará para que tu pie no tropiece en piedra alguna”» (Mateo 4,5-6).

¿A qué equivale esto? «Si eres el Hijo de Dios, arrójate, lánzate por los aires, que no va a pasarte nada. ¿Qué te puede pasar a ti si de veras eres el amado del Altísimo? A los que Dios ama no les pasa nunca nada. ¡Anda, tírate!

¡Di al mundo quién eres! Y Dios demostrará que te ama enviando a sus ángeles sobre ti para que la roca no hiera tus huesos. En el momento de caer, el duro piso de convertirá para ti en mullido colchón de plumas. A otros no les digo que lo hagan: seguro que ellos sí revientan. Pero tú, no. A ti no puede pasarte nada. A ti no te pasaría nunca nada de esto».

Es la tentación del orgullo, de la vanidad espiritual, a la que Jesucristo, por supuesto, no sucumbió: «Aléjate de mí, Satanás, porque también está escrito: “No tentarás al Señor tu Dios”» (Mateo 4,7).

Cuando algunos meses o años después Jesús anuncia a sus discípulos que será puesto en manos de los judíos y que éstos lo humillarán y lo crucificarán, Pedro trata de consolarlo diciéndole: «¡No lo quiera Dios, Señor!

¡De ninguna manera! ¡Esto no puede sucederte a ti!» (Mateo 16, 22). Pero a Jesús esas palabras le resultan demasiado conocidas –recuerda perfectamente dónde las escuchó, en qué circunstancias-, y, poniéndose a la defensiva, responde a Pedro con estas palabras que a menudo nos parecen duras: «¡Aléjate de mí, Satanás!».

Cuando era yo muy joven, siempre que leía este pasaje, me parecía que el Señor era demasiado severo con aquel discípulo impulsivo. ¿Qué había de malo en decirle a Jesús que eso no podía sucederle? ¿No es acaso saludable decirle a alguien que está a punto de marcharse que todo le irá bien en ese país extranjero al que se va, y que no va a pasarle nada malo? ¡Si se trata sólo de un deseo!

No obstante, aquel reproche de Jesús me parece ahora más que justificado, pues, si se las observa bien, son las mismas palabras que pronunció el demonio en el desierto: «¡Esto no puede sucederte a ti!».

Es una tentación terrible, pues lleva a hacer leer el sufrimiento en clave de lejanía de Dios y, en último instancia, de desamor. Quiere el demonio que Cristo, en la cruz, blasfeme contra el Padre y se aleje afectivamente de Él; quiere que le pregunte en su agonía: «¿Es que no me amas? ¿Por qué, entonces, permites que me suceda esto? ¿Es que me has rechazado y por eso me abandonas?».

¡Qué tentación más insidiosa! Pues bien, también a nosotros nos tienta el demonio cuando nos dice: «Si de veras eres hijo de Dios, esto no puede sucederte a ti».

¿Por qué se accidentó tu hijo, ese niño de veinte años por quien, de haber podido, habrías dado incluso la vida, o cien vidas si las tuvieras? ¿Por qué nació tu hija, como se dice hoy, con capacidades diferentes, cuando tú te hubieras conformado con las mismas capacidades de todo el mundo? ¿Por qué ser diferente cuando se podría ser igual? Si en realidad Dios te amara, si te amara de veras, como dices, esto no te hubiera sucedido a ti».

»Eres sacerdote: tu vida es útil y hasta necesaria. Sí, por supuesto, hay quien no te quiere, y hasta quien te hace caricaturas en los periódicos. Pero, ¿y qué? A pesar de todo, te necesitan. ¿Y cómo es que te han diagnosticado esta enfermedad que poco a poco irá quitándote el movimiento? ¿Por qué Dios no se la envió a aquel amargado, tu vecino, que en lo único que piensa es en morirse? ¡En una ocasión, hasta intentó ya suicidarse! Pues bien, el que se morirá, y pronto, serás tú, mientras que él seguirá quejándose cuando ya no estés aquí para escucharlo».

»¿Por qué te dejó tu marido para irse con otra? ¿Por qué este cáncer precisamente a ti, que eres más bueno que el pan? ¡Esto no podía, no debía sucederte a ti! ¿Por qué se incendió tu casa y no en cambio la casa de a lado, que es una casa de malísima reputación, en la que entran y de la que salen grandes camionetas negras con vidrios plarizados? ¡Esa casa es la que debió incendiarse y no la tuya! ¿Y por qué te quitaron el trabajo para dárselo a ese patán que no lleva una vida nada ejemplar y que hasta tiene dos mujeres? ¿Será para que le alcance el dinero y pueda darse así ese pequeño lujo? A ti, en cambio, que no te pierdes la misa de los domingos, mira cómo te va. ¿De veras serás el amado del Señor, como dices a tus hijos? A juzgar por lo que te sucede, quizá no lo seas tanto, después de todo. Confiésalo: Dios prefiere a los otros, mientras que tú, en cambio, le desagradas».

»Toda tu vida te has esforzado en ser bueno, sirviendo a tu prójimo con cordialidad y abnegación. ¿Cómo es que ahora el médico te ha salido con que estás grave, y muy grave: con un pie en el sepulcro casi?».

Antes estas palabras del demonio, el corazón se rebela y dice: «Es verdad, Dios no me ama. Si me amara, habría enviado a sus ángeles para…».

Y el mal estará hecho, porque entonces nos habremos alejado afectiva y espiritualmente del único que podría sostenernos en semejante tribulación: nos habremos apartado de Dios, que era –precisamente- lo que quería el enemigo. Lo que quería en aquel desierto palestimo y lo que quiere hoy en el desierto de mi ciudad…

Lee también: Una técnica para amargarse la vida | Columna de Juan Jesús Priego

#4 Tiempos

A todo o ¿nada? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

Al principio de la temporada, poco era lo que prometía San Luis comparado con el torneo pasado: un equipo con pocos refuerzos que había dejado ir a jugadores importantes y se aventuraba con un cuadro muy parecido al anterior con tan solo algunas cuantas incorporaciones.

Hoy lo sabemos, estamos a 90 minutos de poder hacer lo mismo que el torneo pasado, o nuevamente fracasar.

El torneo no ha sido fácil para el equipo de casa: entre lesiones, bajas de juego y errores que han costado muy caros, hemos llegado a la última fecha con la posibilidad de entrar al repechaje dependiendo solo de un resultado: ganar.

Sí, lo sé, el empate y hasta la derrota nos podrían dar la calificación, sin embargo las cosas no parecen tan sencillas y, para evitar sacar la calculadora, vale la pena salir a cazar Tigres.

Mucho hay que cuestionar de San Luis y su temporada: algunos jugadores que no han dado el ancho, otros que solo corren en la cancha y un desempeño táctico con errores que nos hicieron perder puntos, desatenciones en defensa y hasta rechaces al centro desde la portería

; en fin, no ha sido el mejor de los torneos. Sin embargo, si al final de la jornada, estamos dentro de los 12 que siguen con vida, la misión estará parcialmente completa y lo digo así, porque el verdadero reto del equipo no es solo calificar, sino alejarse ahora sí completamente de las multas. En ese rubro, hoy San Luis está en el lugar 13, medianamente alejado de los últimos 3 que pagarán multa, pero ojo, no del todo salvado.

El equipo ha cumplido hasta ahora con lo pactado, pero viene la última parte: ganar 3 puntos para calificar al repechaje, lograr cerrar la temporada lo más tarde posible y ¿por qué no?, soñar con volver a alcanzar la liguilla. Compleja situación, pero no imposible, un partido muy duro: tres puntos en disputa y solo dos puestos para entrar, mismos que en 90 minutos, se nos pueden ir y dejarnos absolutamente con nada.

También lee: Todos quieren tener la razón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Recomendaciones del cine de Terry Gilliam | Columna de Mario Candia

Publicado hace

el

Apuntes de un cineófito

El Rey Pescador (The Fisher King. 1991) Es una película diferente, a la que el tiempo ha tratado bien. La cinta nos retrata a un hombre superficial en la gran ciudad, atormentado y roto, que conoce por casualidad a un loco maravilloso que le salva la vida. The Fisher King trata con humor y originalidad el problema de las enfermedades mentales, de los demonios que todos tenemos dentro y que luchan por salir, con los que tenemos una batalla constante para mantener la cordura. Es comprensible que haya personas que se dejen llevar y caigan en el abandono personal de la lucha por mantener a raya sus demonios. La solución que da este film, la amistad, pero sobre todo, el amor.

Las Aventuras del Barón Munchausen (The Adventures of Baron Münchausen. 1988) La imaginación al poder, efectos especiales impactantes incluso 34 años después de su estreno, surrealismo y humor al estilo de Terry Gilliam, cine de aventuras diferente, con un magnífico reparto, Uma Thurman como la diosa Venus más bella que nunca…El barón de Munchausen es un curioso personaje que vive mil y una fantásticas aventuras acompañado por sus fabulosos criados capaces de correr más rápido que la luz, escuchar los ronquidos de alguien a mil kilómetros, levantar violentos huracanes, o acertar un blanco en la otra punta del mundo. Años más tarde, cuando todo el mundo ha olvidado sus aventuras; él tiene que volver a reunir a sus criados para salvar la ciudad del ataque de sus antiguos enemigos. El principal factor de atracción de esta película es, sin duda, el divertimento que supone ver las mil y una locuras del barón, sus criados, y demás personajes que aparecen. Sin embargo, su mayor virtud es, precisamente, en las paradojas que produce contra posicionando realidad y ficción.

12 Monos (12 Monkeys. 1995) El síndrome de Casandra: dícese en psicología de la sensación de angustia que experimenta una persona que conoce de antemano lo que va a ocurrir, cuando nadie le cree. A este trastorno se ve sometido James Cole (Bruce Willis), un presidiario al que se le propone conmutar su pena a cambio de obtener información sobre las causas y el origen de propagación de un virus que devastó la humanidad en 1996. Nos hallamos ahora en un futuro que permite viajes al pasado, gracias a los avances científicos realizados bajo la superficie de la Tierra, donde residen los supervivientes de este apocalipsis. Basándose en una película francesa, Terry Gilliam nos sumerge en sus particulares visiones oníricas, surrealistas y extrañas para componer un rompecabezas confuso al principio, pero en el que acaban encajando todas sus piezas a la perfección. Además, la cinta ofrece un análisis sobre la mente humana y nos invita a una profunda reflexión acerca del comportamiento del hombre con respecto a la naturaleza y lo que le rodea, pensamiento que atormentará al propio protagonista haciéndole creer si realmente todo es una invención y ha perdido la razón.

Miedo y asco en Las Vegas (Fear and Loathing in Las Vegas. 1998) Adaptación cinematográfica fiel de la novela homónima de Hunter J. Thompson, creador del género periodístico Gonzo. Relata las aventuras del periodista y escritor, encarnado en Johnny Deep, y su abogado interpretado por Benicio del Toro, en el seguimiento de una carrera de motos en Las Vegas. Para ello llevan todo lo necesario: Dos bolsas llenas de marihuana, un salero de cocaína, un litro de éter, mezcalina, ácidos, mariguana, ron y tequila. Gilliam, quien si no, es fiel a la memoria del maestro Gonzo. La película reproduce genialmente lo que todos imaginamos cuando leemos cualquier trabajo de Hunter J. Thompson. Una genuina obra maestra.

Tambien lee: Recomendaciones del cine de Alan Parker | Columna de Mario Candia

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El combo era con Pollo | Crónica de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

El gobernador Ricardo Gallardo Cardona y el alcalde Enrique Galindo Ceballos en conjunto han invertido más de 2 mil 600 millones de pesos en infraestructura vial, se han reunido cada semana del año en las mesas de seguridad, adelantaron juntos otros 500 mil metros cuadrados de repavimentación y anunciaron invertir más de 600 millones de pesos para dotar a la capital y a todo el estado de una red de fibra óptica. Ricardo y Enrique son el “combo” de los potosinos… y el combo es con Pollo.

Lejos quedaron aquellos comerciales en que la alianza Sí por San Luis que anunciaba a sus candidatos en dupla, ganó el Verde en el estado, ganó la alianza en la capital y a pesar de sus diferencias de origen, que reconocen, ambos gobiernos caminan, por el momento, en paralelo con temas principalmente de agua, infraestructura vial y ordenamiento urbano.

Es el primer informe de gobierno del gobierno capitalino y el escenario es el Centro Cultural Bicentenario. La primera fila la ocupan los invitados especiales del alcalde, entre los que se cuenta lo mismo a Angélica Aragón, al cantante Fernando de la Mora, al escultor Enrique Carbajal Sebastián, pero también a la representes del Marko Cortés, presidente del PAN; Laura Esquivel, sentada estratégicamente alejada de Carolina Viggiano, representante del líder nacional tricolor, Alejandro Moreno. Nadie del PRD. La Alianza vive su “peor momento”, según las palabras de Enrique de la Madrid, también invitado especial del alcalde y auto destapado del PRI en búsqueda de la candidatura presidencial del 2024.

A la diestra del auditorio se convocó a seis ex alcaldes: Guillermo Pizzuto, Mario Leal, Victoria Labastida, Alejandro Zapata, Mario García Valdez y el también ex gobernador Marcelo de los Santos, que tomó su lugar junto al ex mandatario Teófilo Torres Corzo y Horacio Sánchez Unzueta. Faltó Ricardo Gallardo Juárez y Octavio Pedroza, está de más decir que ni fue ni se esperaba la presencia de Xavier Nava.

No, hoy no hubo rechifla para nadie.

Fueron, de acuerdo a Galindo, más de 840 millones de pesos en deuda los que dejó su antecesor y, a pesar de las condiciones adversas, este gobierno en su primer año pudo ejecutar recursos propios y compartidos por más de 3 mil millones de pesos.

El formato fue el “TED Talk”: un solo personaje dueño del escenario, que expone sin lectura los temas, acompañado visualmente de grandes pantallas.

Enrique tenía los datos en la mente de cada eje en que dividió su informe, todo de la mano del “SÍ”, marca de su administración: El San Luis seguro, el del bienestar, el sostenible, el emprendedor y el de la infraestructura.

Las obras y acciones explicadas de forma natural y abierta de parte del alcalde, un remate de video en cada eje para dar mayor cuerpo al tema, producto de una entrevista a profundidad grabada en el Centro Histórico y acompañada de imágenes ilustrativas.

Se acudió y aplaudieron los ejemplos y anécdotas tanto como los testimonios de los beneficiarios, algunos presentes como el niño emprendedor Axel y otros en video.

Durante casi dos horas, Enrique Galindo fue desmenuzando parte a parte su gobierno, sus 45 semanas de Domingo de Pilas, los logros en materia de seguridad producto de una inversión histórica en pasar de tener 14 a 96 patrullas y el reconocimiento humano a su fuerza policiaca que pasó de la número 70 a ser una de las mejor pagadas del país.

Se recorrieron los números y se reconoció el esfuerzo conjunto en cuanto a la inversión en Vialidades Potosinas y se anunció la versión 2.0 de la misma para el año que entra. Se adelantó el “Paseo Esmeralda”, que contempla la rehabilitación de la Calzada de Guadalupe, el mercado de la Merced y todo el trayecto peatonal de la avenida.

En el remate del evento, tras el recorrido guiado por el alcalde y acompañado de un espectacular video mapping en las paredes del auditorio, se invitó al gobernador Gallardo a dirigir un mensaje.

El mandatario destacó una vez más las obras en conjunto y fue momento del mensaje político. No hubo en esta ocasión ni lamentos ni reproches, reconoció la altura política del protagonista del informe como de todos los invitados, dio lugar a todos los ex alcaldes, al ex rector de la UNAM y ex secretario de Salud, José Narro, y de todos los asistentes.

Ya no hay espacio para el encono ni para la “vieja potosinidad”, dijo Gallardo, mientras volteaba a ver a Horacio Sánchez Unzueta. El mensaje estaba entregado sin intermediarios.

Se hizo hincapié en el gobierno para todos, y en la paz y civilidad política. El gobierno de Enrique Galindo y el ejercicio de su informe SÍ lo hizo posible.

El Pollo y el refresco resultó un buen combo. Los invitados se retiran, unos fugaces, otros se quedan a los saludos y felicitaciones. Todos se van con buen sabor de boca, mientras atravesaban la instalación visual colocada en el amplio lobby del complejo universitario.

A pregunta expresa en entrevista sobre la cantidad de informes que prevé en su futuro, el alcalde responde: solo diré que es el primero de muchos.

Jorge Saldaña.

También lee: Un informe de símbolos | Crónica de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

Opinión