#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

¡Íralo, menso! | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

El “íralo menso”, es una bonita expresión popular que usamos los mexicanos y los potosinos para advertir y señalar un acto de torpeza inmediatamente después de ser ejecutado.

¿Se le cayeron las tortillas al escuincle?
– “íralo menso…

¿Se le pasó el camión en sus narices?
– “íralo menso…

¿Se tropezó por ir distraído?
– “íralo menso…

Ya me entendió. Bueno, pues le anuncio que próximamente usaremos la multimencionada e incorrecta expresión para nombrar una muy tierna sección en La Orquesta, y me puedo comprometer a semejante cosa con Usted, el Culto Público, nada más porque estoy convencido que de tonteras, burradas, necedades, dislates y tropiezos de nuestros gobernantes jamás tendremos escasez.

Vamos calentando motores, pero para que no quede ni una rendija para la duda, acompañaré ésta humilde pero bien intencionada columna con algunos documentos y fotografías para que usted mismo pueda comprobar lo que aquí se asienta.

¡Íralos!

Siendo rector de la Universidad y con un proceso de sucesión en puerta, intentar esconder el sueldo propio y el de los funcionarios de la Máxima Casa de Estudios en vericuetos legaloides no parece ser una idea inteligente.

¿No se imaginaron en la Uni que tarde o temprano (decía mi abuela que “a muele y muele ni el molcajete queda) saldrían a la luz?

¿No presupuestaron que, los interesados en contender por el puesto de rector, serían los más complacidos en hacer públicas las cifras escandalosas que se autorizan por conducir a la autónoma institución?

Mire, aquí la prueba:

Para trompudos y que se columpian, ahí están los altos mandos de la seguridad pública municipal. ¿Cuán tonto se debe ser para ignorar el reglamento que ellos mismos aprobaron y nombrar a un director de Policía Vial sin título ni cédula profesional? Ya ni hablemos de controles de confianza y mucho menos de la buena reputación.

Ahí va el burro Filemón tan campante, y ahí va la autoridad tan socarrona de los ordenamientos. Total, ya se les olvidó que prometieron cumplir y hacer cumplir la ley.

El colmo fue que, el recién llegado oficial mayor, “LuisMi” Torres Casillas, declaró que “ni sabía” que se ocupaba título para el cargo de jefe de la Policía Vial.

Es bien sabido que la ignorancia no es excusa para no cumplir la ley, sin embargo, ya enterados de la pifia, ahí siguen, todos como si nada. Total…

¡Íralo, menso… renuncia! Todos tus actos de autoridad podrían ser cuestionados por tu ausencia de título…

En serio que para burro y para director vial, no se estudia… literal.

Otra municipal… Si no quieres que parezca que es un acto anticipado de campaña… simplemente no participes en un acto anticipado de campaña.

Eres político, te nombran nuevo director de Desarrollo Social. Te invitan a una reunión pública. Hablas de proyectos de largo plazo. Das mensaje. Te bañas de pueblo y haces compromisos.

Al final, dices que no fue acto político y que, aunque parece, no fue un acto anticipado de campaña.

Eso es como decir que algo que parece pollo, huele a pollo y sabe a pollo… es atún.

Por último en esta entrega… hasta para ser tontos, son tontos.

No hace falta más que tener un poco de sentido común, ojos y saber leer, para enterarse que los datos personales de las personas que hacen solicitudes de transparencia no pueden ser públicos.

No se puede exponer ni exhibir a las personas que solicitan información de la administración pública por un principio de orden y de seguridad.

Pero pues… faltaba más: La administración municipal reveló datos personales de tres ciudadanos que les pidieron información. La Cegaip les cayó en la maroma y se ganaron una demanda, que por cierto va para el alcalde, ni siquiera para su responsable del área de transparencia.

Con esos colaboradores, hijo… ¿en serio no les dieron aunque sea un manual ilustrado de cómo hacer las cosas?

Que bueno que los demandaron, a ver si aprenden….

¿No lo puede creer Culto Público? Pues aquí le dejo el oficio de la denuncia…

Bemoles

De director a gato del gato del gato

Ya sabemos que Xavier Nava corrió a Claudio Ferrer de Desarrollo Social y que lo nombró asesor de la oficina de presidencia. Lo que no se sabía es que, Ferrer está tan avergonzado porque lo agarraron en sus corruptelas, que ya no sabe ni cómo congraciarse con su patrón. Esta semana se ha hecho el más sumiso y abnegado empleadito de la oficina de Nava. Lo mismo va por el café, recoge las servilletas del suelo, saca unas copias, que sacude la silla donde se sienta el patrón. Dato: todavía ni escritorio le dan. #LoQueEsNoTenerDignidad

Se acabó el amor

¿Cómo estará la corrupción en la oficina de Comercio Municipal como para que los mercenarios…. perdón… los nobles, dignos y muy honestos representantes de los comerciantes ambulantes como Rodríguez Chessani, les diga “déspotas, ratas, mentirosos y pendejos” a los subdirectores de ésa área (léase José Juan Pérez y Francisco Porras). El chiste se cuenta solo. #ElComalLeDijoaLaOlla

Cubetas y trapeadores

Que el alcalde quiera remediar con cubetas y trapeadores las inundaciones que sufrieron cientos de colonias con las fuertes lluvias es como querer combatir el hambre instalando más puestos de tacos, o enfrentar el calentamiento global regalando yukis. Ah, pero díganle algo y se enoja. #SeIrrita

También lee: A todos diles que sí, pero no les digas cuándo | Columna de Jorge Saldaña

Total Page Visits: 189 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Atlético de San Luis estrenó la pretemporada con triunfo

Siguiente Nota

Soledad demandó a Minera San Xavier por invasión de terrenos