#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

A todos diles que sí, pero no les digas cuándo | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

Cada tono de mensaje es como un latigazo en el lomo. No es Coppel, no es Elektra, no es la comadre de la tanda, vamos, ni los mensajes de sus colaboradores más aturdidos molestan tanto. Los que llaman con la insistencia de recaudador enfadado son los hombres más poderosos de San Luis, los que pagaron u operaron en la campaña, los que se sienten acreedores “fila uno” del poder municipal, ellos son los que no dejan descansar a Xavier Nava con la misma pregunta: ¿Para cuándo?.

La pregunta tiene varios núcleos en el predicado, así como complementos directos dependiendo del interlocutor desesperado, es decir, unos preguntan para cuándo los negocios, otros que para cuándo las firmas de cambio de uso de suelo, y los más inquinosos, que para cuándo los “resultados”, pero por resultados se refieren a puras venganzas.

Es lógica la desesperación de los no pagados, a la naturaleza le toma crear un ser humano completito, único e irrepetible, casi el mismo tiempo que lleva “gobernando” Xavier Nava esta ciudad, con la diferencia que este no ha podido dar a luz ni un solo acuerdo o acto de gobierno más allá de las promesas y los anuncios. En los hechos no hay cambio significativo alguno, ni para bien como lo prometió, y sí para mal… como prometió evitar.

Por eso sus mecenas electorales están impacientes, para empezar porque las promesas de distraer y satisfacer a los potosinos con sangre de un sacrificio político público, como la idea de ver a su antecesor, Ricardo Gallardo Juárez, en un procedimiento penal, no ha pasado de ser una herramienta propagandística efímera con pocas posibilidades reales de que sean ejecutadas, sobre todo si se considera que de todo aquello que se queja Nava de los Gallardo es justamente de lo mismo que peca su administración.

Por esa razón, el grupo Televisa detuvo un reportaje pagado en más de un millón de pesos por la administración municipal y programado para transmitirse el martes pasado en el horario estelar de sus noticieros. “Hay que esperar porque no tiene sustento”, expresó en un memorándum un ejecutivo de la televisora nacional que paró la transmisión de un compendio de las demandas que el Ayuntamiento ha presentado en contra de la anterior administración. Hasta su narrativa de la queja permanente se ha agotado.

Y es que hay cosas, Culto Público, que el gobierno de Nava no dice, por ejemplo: en el caso de la “obra pagada no ejecutada” de Fray Diego de la Magdalena, han omitido informar que la rehabilitación de esa calle no se ejecutó porque, entre otros, el hoy director de Obras Públicas, Marco Uribe Ávila, interpuso el recurso jurídico en contra de la licitación de la obra y fue un ordenamiento legal el que suspendió su ejecución.

Es decir, ellos la detuvieron legalmente como estrategia de campaña y ahora se sorprenden como gobierno porque no se ejecutó. La empresa que ganó la licitación, al no tener certeza del proceso, regresó el recurso al municipio, la parte que no se ejecutó, y eso es todo.

Pero vamos más allá, un caso similar ocurrió ya en la administración navista con la compra de medicamentos. La empresa que ganó la licitación al final no firmó el contrato por razones hasta ahora desconocidas y en consecuencia no entregó ni prestó el servicio. ¿Podemos decir “medicamentos pagados nunca recibidos”? Pues tampoco, la licitación simplemente se repitió y se asignaron los recursos al ganador de la segunda puja. ¿Demandará el siguiente gobierno a Xavier Nava por eso? todo eso no lo dicen, ¿verdad que no?

Otro caso por el que la administración batió los tambores para anunciar una demanda contra su antecesor es el de la contratación de una empresa para cubrir atención médica a los empleados del Interapas.

De acuerdo al abogado litigante del asunto, Gustavo Barrera López, el delito está en que se pagó a la empresa por un servicio para el cual no contaba con instalaciones adecuadas. Gravísimo, ¿cierto?

Pero qué pensaría usted, Culto Público, si le digo que la mayoría de las aseguradoras automotrices no tienen talleres para reparar su auto y que subrogan ese servicio para darle a usted la atención.

Lo mismo con los seguros médicos, ¿usted cree que Allianz o Seguros del Potosí son los dueños de los hospitales? Por supuesto que no, pero tienen firmados convenios con los mismos para que a usted le den el servicio aunque usted le paga a la aseguradora.

De la misma forma ocurrió en el Interapas. Se pagó un servicio y además se prestó dicho servicio, ¿o usted cree que los empleados no hubieran puesto el grito en el cielo a la primera que no los atendieran? ¿Conoce algún caso de empleados del Interapas al que se le haya negado la atención médica?

Los Navistas dicen que además fue muy caro y que la empresa se gastó sus ingresos en negocios sospechosos.

Bueno, pues entonces tendremos que pensar si es caro o barato la contratación por un millón 600 mil pesos la asesoría del abogado Gustavo Barrera para prestar sus servicios al interapas por interponer una sola denuncia (le anexo contrato, y monto en oficio de Interapas para esta contratación) y más allá, tendremos que revisar si el abogado se gasta ese millón en una casa, un vehículo, en comprar trajes o en adquirir unas botellas de amargo licor, porque bajo la lógica en que miden, pues también tendrían que ser sospechosos los destinos que el abogado dé a sus ingresos.

Eso tampoco lo dicen.

Ahora bien, las denuncias están ya interpuestas, y si la autoridad, tanto local como federal (tengamos fe), actúa alejada de criterios políticos y encuentra ilícitos en las mencionadas u otras acciones de la anterior administración, pues que se actúe en consecuencia y se castigue a los culpables. ¿Cuál es el problema? ¿De qué se preocupan? ¿Por qué la necesidad de decir por cielo, mar y tierra que el procurador Alejandro Gertz Manero será obediente a sus solicitudes de castigo, justificado o no, al exalcalde? ¿Por qué usar la manipulación mediática en un tema jurídico de fiscalización que ni siquiera está en sus manos?

Será que tienen compromisos que no pueden cumplir en los hechos, o que saben bien que la zanahoria de las demandas contra Gallardo Juárez no llegará nunca al hocico del burro, y que tarde o temprano se va a derrumbar el telón distractor de sus verdaderos intereses: cambiar el uso de suelo de los terrenos de Minera México, declarar toda la Sierra de San Miguelito Área Natural Protegida con excepción de, por supuesto, 2 mil hectáreas que son de interés de la empresa Reserva San Luis y finalmente negociar con los dobles folios “encontrados” casualmente en el último año en terrenos que abarcan la zona de mejor plusvalía en el Periférico Poniente, hacia Mexquitic de Carmona. Esa es la consigna, por eso las llamadas, por eso la presión, por eso el mal genio.

Y solo como consejo, cuando le pregunten al alcalde, ponga atención Culto Público, y verá que u omite su respuesta, o asegura que el “Ayuntamiento no tiene ningún proyecto de fraccionar la Sierra de San Miguelito” y no miente, porque las que tienen el interés son las empresas de sus financiadores.

Ojo, mucho ojo, la administración Xavierista a todos dijo que sí… pero no les dijo cuándo, así como en la canción.

Se me acaba el espacio. A la próxima, muchos Bemoles. Lo prometo.

También lee: Mafafa lagartija, coqueta y locuaz | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Si el pueblo lo pide podríamos enjuiciar a expresidentes, dice AMLO

Siguiente Nota

Óscar Valle, nuevo titular de Desarrollo social en el Ayuntamiento