#Si SostenidoCartas de NavegaciónHistorias para perros callejeros

ENTREVISTA. “Los niños estarían mejor huérfanos que con homosexuales”: Consejo Coordinador Ciudadano

Por: Luis Moreno Flores

La discusión sobre la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo en San Luis Potosí ha tenido dos protagonistas, que, para infortunio de la ciudadanía ninguno de ellos es el Congreso del Estado, único ente que de verdad puede resolver esta polémica.

Las uniones igualitarias son defendidas por la Red Diversificadores Sociales, mientras que la oposición más férrea está representada por el Consejo Coordinador Ciudadano (CCC), un grupo que ha mostrado músculo al publicitar sus ideas en diferentes espacios informativos mediante desplegados y cuyas posturas son respaldadas por cámaras empresariales como Coparmex, Canaco, Canacintra, instituciones educativas como las universidades San Pablo y Vasco de Quiroga; el Arzobispado potosino, grupos de cristianos evangélicos, entre otras organizaciones civiles como los rotarios.

Los miembros del CCC han sido tachados de intolerantes, homofóbicos e ignorantes, incluso el caricaturista del diario Pulso, Pingo, les dedicó un irónico cartón en el que, por sus siglas y formas de conducirse, los comparó con el Kukusklan (KKK). Para conocer lo que realmente hay detrás de esta organización, hablamos con Juan Carlos Torres García, su vocero:

 

La Orquesta: ¿Todos los miembros del CCC, incluidas universidades y empresas, coinciden en la desaprobación de los matrimonios igualitarios? 

CCC: Sí. El término suena muy negativo cuando dices desaprobación, nosotros lo manejamos en positivo: proteger a la familia, la definición del matrimonio como ha estado desde mucho tiempo antes, incluso previo a que existieran leyes o religiones.

 

LO: ¿Qué de los matrimonios entre personas del mismo sexo les causa temor? 

CCC: La función Estado es aprobar lo bueno y rechazar lo malo, si se autorizan estas uniones entonces diríamos que son buenas, por lo tanto el Estado tendría la obligación de promoverlas.

 

LO: ¿El Estado promueve los matrimonios entre personas de diferente sexo?

CCC: En Estados Unidos luego de que se aprobaron las uniones entre personas del mismo sexo, en lugares como Massachusetts, las escuelas empezaron a obligar a que los niños vean la homosexualidad como algo normal y natural. Si un padre de familia por sus creencias no está de acuerdo con esta parte y decide sacar a sus hijos de la escuela puede ir a la cárcel. La pregunta entonces es hasta dónde el Estado, estaría interfiriendo los derechos de un padre para educar a sus hijos.

 

LO: ¿Lo que tratas de decir es que si un padre de familia no cree en el Evolucionismo y sí en el Creacionismo las escuelas no deberían enseñar la primera teoría?

CCC: Los padres tienen la responsabilidad y el derecho de formar a sus hijos en valores, existe la patria potestad, si de repente el Estado trata de decirte “no, esto está mal”, ¿vas a atentar contra ese derecho de los padres?

 

LO: Si algo no te gusta de una escuela tienes la libertad de retirar a tus y meterlos en otra.

CCC: Exactamente, el problema es la obligación de parte del Estado a hacer que las escuelas enseñen así.

 

LO: ¿Que no el Estado tiene la obligación de enseñar con laicidad y no en valores de ninguna religión? 

CCC: Sí y no. Hasta dónde estás trastocando tus valores. Por ejemplo, si permitimos que los homosexuales puedan adoptar, la mayoría de las instituciones para niños sin hogar son católicas, ¿qué esperan que haga una religiosa que por sus valores y sus principios no está de acuerdo con esto?

 

LO: ¿Un niño está mejor en la orfandad que en el seno de una familia homosexual?

CCC: Sí, porque una persona homosexual no es una garantía de que un niño vaya a crecer bien.

 

LO: ¿Una familia heterosexual si lo es? 

CCC: Sí.

 

LO: La mayoría de los asesinos, ladrones, narcotraficantes, etcétera, nacieron en familias heterosexuales, ¿o no? 

CCC: No hay un estudio al respecto.

 

LO: Por mera estadística (hay muchas más familias heterosexuales) podemos deducir que la mayoría de los criminales crecieron en matrimonios entre padre y madre. 

CCC: ¿Pero tú crees que el hecho de que cometan algún crimen sea porque crecieron en una familia heterosexual?

 

LO: ¿Crees que una persona se vuelve mala por crecer en una familia homosexual? 

CCC: No lo sé, pero lo que estoy diciendo es de la formación psicosexual de un niño no puede ser normal con padres del mismo sexo.

 

LO: ¿Qué problemas tendría un niño criado por dos personas del mismo sexo? 

CCC: En su identidad.

 

LO: ¿Los niños de familias homoparentales tienen más posibilidades de ser homosexuales? 

CCC: Podría darse el caso, los confundiría más.

 

LO: Los homosexuales de esta generación y todas las anteriores fueron criados en su mayoría por familias heterosexuales, ¿no descarta eso tú teoría? 

CCC: Habría que ver por qué fue la homosexualidad, no hay estudios de ello.

 

LO: Podríamos tomar casos de estudio en familias que ya están conformadas de ese modo, ver cómo se desarrollan estos hogares. 

CCC: Se tendría que hacer el experimento en aquellos países donde se ha legalizado, pero en México no existe esa figura, el único que lo ha hecho es Estados Unidos y apenas llevan dos años. En la Ciudad de México solo una pareja ha decidido adoptar, entonces no hay mucho de dónde analizar.

 

LO: Visiblemente, porque hay muchos hogares así.

CCC: Tú dices visiblemente, pero no las hay.

 

LO: Insisto en que ya hay muchas familias así. ¿Cómo percibe la homosexualidad el CCC? 

CCC: Por lo que hemos investigado, sabemos que la homosexualidad no es algo natural. Es decir, las últimas definiciones que se han dado es que no existe un gen gay, si fuese natural naceríamos con una tendencia homosexual. Lo consideramos como  algo que se puede tratar, es algo mental más que hereditario o natural. No ha sido totalmente explicado.

 

LO: ¿Si la homosexualidad no es natural, por qué entonces la mayoría de los homosexuales provienen de lo que ustedes llaman “familias naturales”? 

CCC: Si me preguntas a mí, me es algo complicado, habría que preguntarle a un psicólogo para que dé una postura de dónde viene, lo que me queda claro es que la APA (American Psychological Association) la tenía considerada como un problema psiquiátrico o patológico y en 1973 decidió quitarla como enfermedad, solamente que cuando lo decidieron no presentaron los fundamentos de el porqué, solo votaron algunos psiquiatras pero no dieron bases.

 

LO: ¿Opinas que es una enfermedad?

CCC: Yo digo que sí, pero si te vas al punto de vista individual, cada persona tiene derecho a elegir lo que quiere, nosotros lo que defendemos es la familia, no tanto si la homosexualidad es buena o mala, esta es la parte en la que no queremos caer, para nosotros no es buena ni mala, lo que defendemos es la definición del matrimonio.

 

LO: ¿Su oposición a los matrimonios igualitarios es una cuestión de derechos o lingüística? ¿Les molesta el que dos personas decidan unirse o les molesta el uso de la palabra?

CCC: Las dos, la palabra matrimonio está reservada a un hombre y una mujer.

 

LO: Si nos vamos a la etimología no hay una parte masculina en la palabra matrimonio.

CCC: Lo que pasa es que si te vas a la historia, la palabra matrimonio  antes no era necesario definir que fuera entre hombre y mujer, en la mente de toda la gente era la unión entre hombre y mujer, era natural y lógico.

 

LO: ¿Si tuviera otro nombre que no fuera el de matrimonio también les incomodaría?

CCC: Pues sí, porque simplemente un niño no puede crecer de una manera normal entre dos personas del mismo sexo.

 

LO: Ya se han realizado uniones entre personas del mismo sexo en otros países, en algunos estados ya también se legalizó, en San Luis Potosí mediante amparos también se ha hecho. ¿Te parece que oponerse ya es una causa perdida? 

CCC: El poder que dictaminó fue solo el judicial, falta que los Congresos locales también lo aprueben, entonces si existe la posibilidad de que nuestro Congreso lo rechace así lo queremos hacer.

 

LO: Pero aunque el Congreso no lo autorice, las personas seguirán pidiendo la intervención de la Suprema Corte y se casarán, lo único que pasaría es que se dificultará un poco más el casarse. ¿Por qué seguir en contra?

CCC: ¿Y si pudiésemos cambiar la ley?, no es una tendencia mundial, porque uno de los primeros países que lo aprobó y luego lo echó para atrás fue Eslovenia. No es una causa perdida, al contrario se puede regresar y rectificar. En Francia los movimientos a favor de la familia cada vez son más fuertes.

Nota Anterior

Acabar con los extraterrestres

Siguiente Nota

Alaska, Dinarama y el padre Priego