#4 TiemposLuces de variedad

El Mijis: un chavo banda cosmopolita | Columna de Carlos López Medrano

Luces de variedad

 

Pedro Carrizales, el Mijis, anunció que no piensa seguir como diputado. Harto de la política y los acuerdos corruptos, dijo, prefiere recorrer México en bicicleta. A juicio del legislador local de San Luis Potosí, la política no se hace detrás del escritorio, sino recorriendo el “México real” (el que usted ha visto desde casa es solo un holograma, la ruta mijista es la que cuenta). No explica cómo, si bien atribuye a su viaje la posibilidad de traer un horizonte mejor. Aunque el mensaje fue transmitido en un video de un minuto, en él repite las palabras, lugares comunes y la liviandad con la que él y su equipo configuraron un personaje que poco ha abonado a la arena política. Uno que ha sido más performance que sustancia.

Privilegiado en lo económico y por ser el representante de una parte de la sociedad (que depositó su confianza en él) ante uno de los poderes del Estado, ha decidido sin embargo tirar la responsabilidad por la borda, como adolescente que patea el tablero cuando las cosas no salen como le hubiera gustado. Sin la capacidad ni valentía para luchar desde adentro para cambiar al sistema, aunque sea unas micras para que sus sucesores continúen la larga marcha, recurre a un abandono que sería respetable si no fuera porque pretende revestir la falta de seriedad con un discurso difuso y demagógico. Y porque se trata de una renuncia parcial, la de dejar lo que no le place mientras se sigue sirviendo de su estatus para ser un bon vivant.

En un mensaje posterior, grabado en su camino rumbo a Iguala, el propio Mijis añade que seguirá impulsando iniciativas y estará al pendiente de su distrito, si bien, como llama la atención, prefiere mantenerse a cientos de kilómetros de él. Añade que exhibirá los acuerdos corruptos y la incongruencia de varios diputados de San Luis Potosí ante medios nacionales ya que los locales, asegura, son manipulados, acaso con la tierna ilusión de que las plataformas del resto del país no jueguen bajo esquemas análogos a los de su tierra, a la que ama de lejos. La empresa resulta loable, en caso de que tenga evidencia, aunque no queda muy claro cómo es que el road trip contribuye a la misión. No mostró un avance de sus revelaciones. Será que un tráiler tiene demasiadas ruedas.

El Mijis se vende todavía como un chavo banda. Quizás por ello viaje en bicicleta (equipado con GoPro y toda la cosa, eso sí), cuando su labor podría ser más eficiente si la complementara con un coche o una moto, vehículos para los que tiene dinero de sobra. Además, va acompañado de un séquito que no se sabe muy bien cómo se sostiene, de qué vive, cómo es que ellos, a diferencia de usted y la mayoría de los mexicanos, pueden tirarse a la aventura sin temor a que las deudas les den una patada la próxima quincena.

En redes sociales él y sus asesores recurren a la caricaturización como una plantilla. El uso de las mismas palabras y emojis hasta la náusea. Banda, bandita, chido, *carita de lentes obscuros*, chale, carnal, al chile, jefe, *signo de amor y paz*, latiguillos para sostener una endeble pantalla. Las críticas a políticos de otros partidos se intercalan con críticas en miniatura a algunos que son parte de su movimiento como para aparentar equidistancia sin ir nunca más allá. Son nuevas formas del maquillaje. Si Elvis Presley movía las caderas para provocar el júbilo de su audiencia, El Mijis y sus asesores usan esas palabritas para mantener el cuento y ganar un tipo de aplauso menor. Tratan a los lectores como un público infantil. Aun si en el proceso Pedro realiza algunos actos encomiables (que no me atrevo a regatear), al diputado le cuesta asumir su posición acomodada y usa la máscara de chavo banda en la medida en que le sirve para posicionar su imagen e impulsar su agenda, al tiempo que con suma facilidad se olvida de ella cuando le conviene.

En realidad, hace mucho que no es la persona que pretende mostrar. Tiene los recursos suficientes para abandonar su puesto laboral sin el temor a quedarse sin comer, ni él ni su familia, y ha usado su fuero y posición de poder para eludir dificultades, maniobras a las que los chicos banda en funciones no pueden recurrir. Su alejamiento tampoco supone una tragedia mayor: mal evaluado por su desempeño en el Congreso, la instancia ante la que se había comprometido, tiene aún la desfachatez de amagar con marcharse cual divo y dejar en segundo plano al estado que lo encumbró. En una publicación posterior ha matizado su dicho original; quizás, en efecto, todo el pedaleo sea un nuevo episodio de farsa, como cuando separó a un asesor de su cargo por mañas que ya le conocía de antemano. Una separación que duró unas cuantas horas. Las personas sumidas en el artificio no dan para más.

Su marca, que eso es, tiene aspiraciones nacionales, no lo esconde, y de manera reiterada se va de gira para, de nuevo, cumplir el papel que se ha formado para la obra. Un papel que con cada función pierde más credibilidad y recibe menos aplausos. Chale, bandita, hagan paro.

 

Contacto:

yomiss@gmail.com
@Bigmaud

También lee: John Cleese contra el progresismo | Columna de Carlos López Medrano

Total Page Visits: 311 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Golpean a chofer de autobus en Francia por negar viajes sin cubrebocas

Siguiente Nota

Se pronostican lluvias a mitad de semana en San Luis Potosí