#4 TiemposColumna de Alma BarajasDeportes

El esposo de la 17 | Columna de Alma Barajas

Capitana #13

 

“Nos conocimos cuando yo tenía 17 años, un día 17 de octubre, me pidió ser su novia un 17, y nos casamos un 17”. Palabras de Rocío la número 17 de las Cowgirls.

Cuando crees que el deporte solo trata de competitividad, triunfos, derrotas o adrenalina, te sorprendería saber cuánto más hay en este mundo lleno de momentos inesperados. Sucede que el football flag como se le llama oficialmente al Tocho Bandera ha cambiado mi vida, literal, y sé que viene mucho más aprendizaje entorno a este mundo.

Leí en alguna parte que lo mejor del deporte son las amistades que éste deja, y bueno, he aquí el tema central. Conocerlos a ellos, a Chío y a David, parecía algo meramente rutinario en mi vida, algo que se tenía que dar debido a la convivencia obligada dentro de un equipo lleno de tantas personalidades diversas, pero no fue así, no fue nada rutinario, nada usual porque porras hay muchas en todo ámbito deportivo, pero la porra de David hacia nuestro equipo, creo sin duda alguna, es la más valiosa y aplaudible que me ha tocado conocer.

Los números en las camisetas de tu equipo pocas ocasiones tienen tanto valor como el de Rocío, la centro de las Cowgirls, un 17, un número lleno de historia, lleno de romance que se mezcla con el sudor, los golpes y el esfuerzo que ella misma deja en la cancha. Un 17 que acarrea momentos fuera del campo y dentro de este.

Porque el pasado domingo ante juegos increíblemente emocionantes nos llenamos de personas excepcionales animando nuestra entrega y corazón, y se les agradece profundamente su apoyo, pero en esta ocasión, el agradecimiento más grande va para él, para el que ha estado ahí desde el primer día, desde el primer entrenamiento, desde el primer partido, aquel que perdimos apabullantemente, aquel que jugamos con total novatez, aquel del 2018, este agradecimiento es para quien ha gritado cada tocho, para quien ha animado después de un error, para aquel que respeta a nuestro coach y lo respalda. Este agradecimiento es para David, el esposo de la 17.

El esposo de la 17

Porque con su muy peculiar Jersey es quien está tras cada foto o video, quien ha madrugado con nuestro equipo para ir a gritar un “excelente equipo”, quien ha recorrido kilómetros por nosotras, quien lleva la bendita hielera cada domingo de calor y también cuando el frío quemaba los huesos, David es tal vez el más fiel de todos, porque cada una de sus sonrisas que se ve a lo lejos se nota sincera y sin buscar nada a cambio, porque cada anotación él la ve como una anotación de todas.

Gracias por todo David, gracias por creer en nosotras, por seguir aplaudiendo aun cuando estamos cabizbajas, por tus palmadas de ánimo, por los reclamos al árbitro, por creer en nuestro coach, pero sobre todo gracias por portar esa camiseta con tanto orgullo. Chío, amiga, hay cosas innegables en la vida, una de ellas es que ese chico que porta el jersey de las Cowgirls con la leyenda “esposo de la 17” te ama con todas sus fuerzas, y si se convirtió en la mejor porra de nuestros colores, fue porque tú también le entregaste tu corazón. ¡Qué bonito es el deporte cuando también tiene historias como esta por contar!

También lee: La confianza de las más pequeñas | Columna de Alma Barajas

Nota Anterior

(VIDEO) Diputado Verde confronta a Garza en el Congreso de SLP

Siguiente Nota

Anhelo el día en que se reconozca el trabajo: Garza en el Congreso