Conecta con nosotros

Ciudad

Crónica de los bolillos, los moños y un asalto | Por Jorge Saldaña

Publicado hace

el

Por Jorge Saldaña

 

Ocurrió en una tarde como para suéter ligero. De esas románticas y típicas de la capital potosina. En el interior de alguna panadería La Superior, en una charola de metal, varios panes conversaban. La política y la seguridad eran el tema.

A las conchas les dio flojera, como siempre el asunto. Si con Gallardo había o no seguridad les era indiferente. Si Nava prometía, en aquel entones en campaña, que acabaría con el problema les parecía intrascendente. Ellas, las conchas, estaban en paz, no se metían ni a favor ni en contra, a gusto como se la pasan en la vida y con ningún otro problema que resolver más allá que el ser de chocolate o vainilla. Estaban muy conchas, pero hasta eso atentas.

Los de la polémica eran los moños, esos panes pequeños y elegantes que nada más se distribuyen en los mejores puntos de las mejores zonas de la ciudad. Finos y a veces hasta hojaldres (con h) señalaban sin pudor que la situación de la inseguridad era insostenible, y que cualquier día, si no hacían algo por “romper el silencio”, tarde o temprano serían víctimas de la delincuencia.

“Imagínate ser robado por alguien. Terminar en la boca de un ladrón. Nosotros tan finos y tan buenos panes. No es justo para Pepe Lalo nuestro dueño”.

“Tranquilos”—interrumpió muy caliente uno de los bolillos (caliente porque acababa de salir del horno).

“Ya van a empezar los bolillos que, ya se sabe, son siempre gallardistas”—agregó una gordita de nata… de crema y nata.

“Tan populares y siempre en bola… hasta se les ve lo amarillo”.

“Pss porque nos sobran huevos”— interrumpió otro bolillo.

“No se claaaaven… agarren la ondaaaa”—comentó el churro.

En eso interrumpió el cocol. Un pan de gran tradición, respetado por su experiencia y duración en el mercado. El sabio pan de trigo amasado con miel como pudo se levantó de la charola y dijo:

—Miren, podrán diferir en sus opiniones. Todas son respetables. En temas de seguridad, durante la administración de Gallardo nunca nos han robado ni un bolillo.

—Ora, ora, sin agraviar, abuelito —volvió a la carga uno de los birotes.

—Está bien, déjame terminar.

—Pero no se tarde, dijo traviesa una chilindrina.

—Les decía —continuó el cocol— que con los Gallardo jamás nos han robado a nosotros los de La Superior, pero a como están las cosas nadie está exento. Ese tal Xavier parece, al menos ahorita en campaña, que tiene buenas intenciones pero…

—Sííí, que viva Nava— dijeron al unísono otras gorditas de nata secundadas por unas garibaldi que estaban muy elegantes llenas de grajeas.

—Úquela… ¡ya dejen hablar doñas!!! (otra vez los bolillos)

—Decía que las buenas intenciones no son todo y que la seguridad de nosotros los panes no es una cuestión meramente de ganas ni de gustos. Vamos, ni siquiera es un asunto meramente municipal o metropolitano. Es un tema que involucra a toda la ciudad a la que nos distribuyen, tema de las mesas en las que estamos y preocupación de cada hombre, mujer y niño que nos consume. Piénsenlo.

El debate, como todos los buenos debates, no terminó ese día ni al día siguiente.

Charolas fueron y vinieron. Bolillos calientes y fríos. Cuernitos discutiendo con las donas y las hojaldras con las grajeas.

Al final, se supo que una mañana tras beber un buen café con un moño (se desconoce si en la camisa o en el plato) don Pepe Lalo se decidió por apoyar a la campaña navista pensando en la seguridad de su pan y de sus panistas.

Puso don Pepe Lalo todos los huevos en la misma canasta (en la misma que usa para recibir los blanquillos que le surten a sus panaderos) y siguió su mañana tan campante igual que los entonces candidatos en campaña.

La jiribilla entre los moños y los bolillos no se hizo esperar y se insultaban con todo en las redes (en las que usan los panaderos en la cabeza, claro está, pues hasta allá brincaba el azúcar y el royal).

Incómodas semanas entre las charolas fueron aquellas y mucho más incómodas las que siguieron al triunfo navista del primer domingo de julio.

—Les ganamos a los populares— se jactaban los moños, que para ese entonces ya habían hecho alianza tanto con las grajeas como con los garibaldi de abolengo y las gorditas de nata… de crema y nata.

Las conchas como si nada y las orejas nada más atentas a las redes.

Nada cambió demasiado afuera de los cristales de la panadería, y mucho menos cambió la dinámica en su interior. Afuera la tarde fría, adentro la discusión candente.

Un día, no hace mucho, y ya con Nava en el gobierno, un ladrón entró a una de las sucursales de la Superior.

Se llevó dinero (se dice que para comprar churros) pero también robó la tranquilidad, lo mismo a los cocoles que a las conchas, los moños, las grajeas, las trenzas y los bolillos.

Ojos de buey no había ese día, excepto por los pares en el rostro de los asustados testigos.

Lo que son los rehiletes del tiempo. A veces sopla el viento a favor y a veces en contra.

—Ya les decía yo— un día dijo el muy tradicional cocol.

—Con Gallardo jamás asaltaron una Superior pero nos quejamos por querer algo superior con moño. Hoy con Nava, nos vinieron a robar y ni quien se apareciera para atrapar a los delincuentes con las manos en la masa. Nava le puso mucha harina, mucho royal… pero no levanta.

Al pan, pan… y al vino, vino.

—¿Qué significa eso, tú?— le preguntó un bolillo a otro.

—Que don Pepe Lalo está triste, que le apostó al caballo equivocado y que Nava con la inseguridad se hizo rosca

—Ah…

 

También lea: Inocentes Palomitas | Columna de Jorge Saldaña

Ciudad

Semáforo amarillo permitirá mayor aforo en el sector comercial en Soledad

Publicado hace

el

El director de Comercio pidió no bajar la guardia para prevenir contagios de covid-19

Por: Redacción

Javier  Rodríguez Contreras, director de Comercio en Soledad, dijo que con el semáforo amarillo, aumenta el aforo en los negocios del giro comercial, sin embargo, se deben mantener medidas higiénico- sanitarias básicas para evitar contagios de covid-19.

El director de Comercio indicó que las modificaciones  incluyen a tiendas de autoservicio, comercios locales, ambulantes, puestos semifijos, comercios en plazas comerciales, entre otros, que se ven reducidos en aforos y horarios.

En restaurantes, el aforo se reduce al 50% y el horario es hasta las 11 de la noche; supermercados y plazas comerciales, un aforo del 40% y cierre a las 9 de la noche.

Prácticamente, se abren todos los giros, los salones de fiesta y eventos sociales que funcionan también con un aforo del 30% y un horario hasta las 9 de la noche; as plazas públicas a las 9 de la noche.

El funcionario señaló que  la dirección de Comercio mantiene la vigilancia del cumplimiento de estas medidas y restricciones, además de que se adopten medidas higiénico-sanitarias. Destacó que los comerciantes de un apegado a los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias, pues es importante para su funcionamiento.

Finalmente, señaló que se mantiene comunicación con los comerciantes de distintas giros, con los que se trabaja de manera ordenada y están conscientes de la importancia de seguir los lineamientos que establece las autoridades competentes ante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

También lee: Ambudog aplicó 7 mil vacunas a perros y gatos en Soledad

Continuar leyendo

Ciudad

Xavier Nava gastó recursos etiquetados para la Cruz Roja

Publicado hace

el

El delegado de la corporación señaló que a la fecha el municipio adeuda 650 mil pesos

Por: Karina González

“El señor ingeniero Xavier Nava hizo un compromiso conmigo, que en dos pagos se iba a cubrir el adeudo que tenía, cosa que no ha ocurrido y por lo que veo ni ocurrirá”, arremetió Ernesto de la Maza Jiménez, delegado estatal de la Cruz Roja Mexicana en San Luis Potosí, al ser cuestionado sobre el adeudo que mantiene el Ayuntamiento de la capital potosina.

“Tenemos una situación muy especial en San Luis, son 650 mil pesos que a lo mejor para ellos no es mucho, pero lo más grave del asunto es que son recursos asignados por el Congreso de la Unión y cargados a favor de Cruz Roja y los dispusieron y gastaron en el municipio“, acusó.

Ernesto De la Maza señaló que incluso solicitó una reunión con el Cabildo para dialogar en relación a la asignación que el municipio tiene con la Cruz Roja de San Luis Potosí, por órdenes del Congreso de la Unión, que en un inicio, dijo, era de 45 mil pesos mensuales y actualmente es de 30 mil.

Hasta el momento el adeudo de la administración de Xavier Nava con la Cruz Roja es de 650 mil pesos y reveló que no considera que este adeudo pueda ser subsanado antes de que acabe el trienio de Nava Palacios.

También lee: Xavier Nava dejará 25 obras inconclusas

Continuar leyendo

Ciudad

Colectivos de SLP se unen para construir un espacio para tratar discapacidades

Publicado hace

el

Buscan brindar en un solo lugar atención a casos de síndrome de down, autismo, asperger…

Por: Ana G Silva

En San Luis Potosí existen diversos colectivos que realizan actividades dedicadas a la inclusión de personas con alguna discapacidad, como es el caso del colectivo Zynergia, que está dedicado a ayudar a niños y niñas con síndrome de down, pero también de otras condiciones como asperger, autismo, rett y algunas otras alteraciones de este tipo, con terapias asistidas con perros entrenados previamente, algo similar a la delfinoterapia y equinoterapia.

Eduardo Valadez Ruiz, presidente del colectivo, señaló que Zynergia comenzó a brindar actividades en 2016 en una huerta de 9 mil 800 metros cuadrados en Soledad, en donde resguardaban a los 9 perros de intervención que tienen; sin embargo, debido a los costos de la renta tuvieron que mudarse a una de las propiedades de su padre ubicada en la calle Manuel Muro 158, cerca de la avenida Universidad, no obstante, tuvieron que construirla prácticamente desde cero, ya que la casa era vieja y no había sido ocupada.

“A un lado hay un terreno de las mismas medidas, apalabrados la compra de ese terreno y lo limpiamos y demolemos lo que quedaba en pie porque era escombro, hace 2 meses acabamos de poner el baño, porque se ha estado construyendo poco a poco, a falta del recurso que mucho ha salido de su bolsillo, pero si han tenido donación de bloques concreto, cemento, grava”.

Gerardo Cortinas Montaño, presidente de Meraki, indicó que desde hace tiempo se han apoyado entre diversos colectivos para poder construir este lugar desde marzo de 2020 y, aunque la mayoría de los gastos se han solventado desde sus bolsillos, han recibido donaciones de empresas privadas y personas que conocen el colectivo o que les interesa ayudar.

El presidente de Zynergia comentó que pueden brindar cualquier tipo de ayuda: agregó que cuentan con donativos deducibles de impuestos para que las empresas empresas puedan tener un beneficio: “También puede ser desde una botella de cloro, una escoba, alguien que pueda regalarnos blogs o material que les haya sobrado cuando construyeran, o pueden venir a bañar a los perros, jugando con ellos, a limpiar, etcétera”.

 

Eduardo Valadez señaló que el proceso se ha vuelto difícil pues han tenido tropiezos para completar este lugar: “Hace dos semanas se vino una tormenta y se vino abajo el techo del baño, cayó en dos de nuestros tinacos que eran nuevos, y es esencial el agua ahí, porque hay que limpiar y darle agua a los perros, no están todos, están 6 de los 9, tres están con depositarios que los cuidan. Hace una semana nos enteramos que quieren vender el terreno que habíamos apalabrado, hay que buscar otra solución porque un terreno de 180 metros cuadrados es poco funcional porque los perros tienen que correr, tienen que estar en funcionamiento, en reafirmación de comandos y es poco el espacio que tenemos”.

Valadez Ruiz dijo que hasta el momento se han rehabilitado algunos cuartos que han funcionado como perrera, aunque debido a la pandemia no se han podido reactivar actividades, aunque, reiteró, que el lugar no ha sido cerrado, pues quienes han donado pueden ver los avances de la obra para que se reitere que no se lucra con ello.

Eduardo dijo que en Zynergia apoyan, hasta antes de la pandemia, hasta 110 chicos con sindrome de dwon, autismo, rett, etcétera.

También lee: Storybooks México, el proyecto que busca rescatar las lenguas originarias para los niños

Continuar leyendo

Opinión