#4 TiemposFlecha del tiempo

Dos de seis | Columna de Jesús Alejandro

FLECHA DEL TIEMPO.

En el día del segundo informe de gobierno de Andrés Manuel López Obrador —¿o deberíamos decir el séptimo?— vale señalar un par de aspectos que ilustran su manera discursiva de gobernar desde el control de la agenda pública con su conferencia de prensa diaria.

Por un lado, la seguridad y la pacificación inexistentes. Respecto a la primera, los datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública arrojan más de 35 mil personas asesinadas durante el 2019, una cifra incluso mayor a la del último año de la administración de Enrique Peña Nieto. Y durante este 2020, que ha transcurrido con una pandemia de magnitud nunca antes vista a la espalda, hasta finales de junio se contabilizaban casi 18 mil personas asesinadas; vamos que volamos a ser el año más negro en la historia moderna del país respecto a los homicidios. Ya lo señaló hace unos días el periodista Enrique Toussaint: «No dudo que López Obrador tenga la intención, pero los datos muestran una descomposición superior a los sexenios de Calderón y Peña Nieto».

Respecto a la segunda, cuando AMLO era candidato parecía estar de acuerdo con la evidencia: dar el paso hacia la desmilitarización del país; y es que no se cansaba de narrar su plan para regresar de manera gradual al ejército a donde pertenecen, a sus cuarteles. Pero una vez más todo se ha quedado en el discurso, puesto que la realidad habla por sí misma y dice cosas distintas a lo prometido por el presidente: lejos de quitar al ejército de las calles, se ha militarizado la seguridad pública con un cuerpo de seguridad en teoría civil, pero que a todas luces es de corte militar, baste ejemplificar con el nombramiento de un general militar para dirigir este cuerpo de seguridad. En reiteradas ocasiones, muchas personas especialistas lo han señalado con evidencia: la seguridad pública debe tener un enfoque civil.

Tan solo por estos aspecto, estaría bien que AMLO acepte que su estrategia contra la inseguridad y la violencia durante su primer trienio, cimentada como sus antecesores en la militarización de las fuerzas de seguridad, no va por buen camino, al menos no para las y los mexicanos.

Por otro lado, la pandemia de COVID-19 ha azotado a diestra y siniestra a nuestro país, y el presidente sigue apostando a informar de manera diaria el recuento de las personas muertas por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Y nada más.

Primero se pronosticó que habría alrededor de 10 mil personas fallecidas. Un par de meses después ese pronóstico se triplicó: habría entre 30 y 35 mil muertos; lo anterior con un mensaje particular del vocero de Salud del gobierno federal, Hugo López-Gatell: un escenario muy catastrófico sería llegar a 60 mil muertes por COVID-19. Vaya sorpresa para mal, ya que precisamente estamos en ese escenario muy catastrófico, ya que el 22 de agosto pasado se alcanzó esa cifra de fallecidos. En el rubro estamos en cuarto lugar a nivel mundial, en cifras absolutas; y en décimo si consideramos una tasa por cada millón de habitantes.

Y junto con la crisis sanitaria se tiene la crisis económica, que pega fuerte a los sectores más vulnerables y pobres, esos que AMLO siempre pone en primer lugar. Pero una vez más, todo se queda en el nivel discursivo, ya que no se han realizado acciones probadas para mitigar el impacto social, como la implementación de una renta básica universal. En lugar de eso, solo se adelantaron dos meses de dos programas ya existentes.

La investigadora Dora Lustig bien señala una contradicción entre el decir del gobierno federal y su actuar “la proyecciones para México indican que el número de nuevos pobres puede ser de alrededor de 10 millones de personas. Paradójica situación para un país donde el lema de su presidente, Andrés Manuel López Obrador, es «primero los pobres»”.

Sin duda, la solución a los problemas de un país tan grande y complejo como México no se puede dar a las primeras de cambio. Más de 21 meses del presente sexenio anteceden en la formación de la bola de nieve que vemos hoy en día. Sin embargo, es menester señalar lo que se dice por una parte, y lo que se hace por otra.

Hasta la próxima.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE: El deporte blanco en tiempos de COVID-19 | Columna de Jesus Alejandro Tello

Nota Anterior

El Top 6 de las frases del informe de López Obrador

Siguiente Nota

Reactivación económica y la seguridad, los retos de AMLO: SMD