Columna de NefroxDeportesTesteando

20XX | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Testeando

 

Como historiador, escribir del futuro siempre me parece un despropósito, una pérdida de esfuerzo, una adivinanza sin razón, pero ¿qué más da? La fecha da para mucho.

El 2020 parece, será un año de muchos cambios en los estatutos de las ligas en el país, o al menos eso es lo que debería ser, poco a poco la llamada “profesionalización” de las ligas se está topando con pared.

Por un lado, la desafiliación del Veracruz a finales de 2019 nos pone a dudar sobre si esta liga va a poder llegar a 20 equipos o si puede tan siquiera alcanzar los 18 para jugar correctamente, la falta de pagos es un mal que sigue rondando algunos clubes del futbol nacional.

Justo en la otra esquina, el Ascenso MX se quedó en un par de semanas sin dos equipos que nutrían su extraña conformación de calendario: ni Potros ni Colima pudieron seguir con su misma directiva, dejando a la liga en un franco problema de extinción.

¿Qué vendrá para la segunda mitad de 2020? Aquí viene el extraño ejercicio de adivinar.

La Liga MX deberá resolver con cuántos equipos quiere subsistir, supongo que 18 tiene que ser y mantenerse como el número mágico en su cabeza; tenemos más que comprobado que los 20 equipos son una misión muy complicada.

El verdadero problema viene cuando nos asomamos al Ascenso MX: si ya 14 equipos era muy poco, pensar en una liga de 12 es casi imposible, a menos que pudieran darse partidos de ida y vuelta en el mismo semestre. Tomar equipos de la segunda división para “ascenderlos” en la mesa suena prudente deportivamente, pero un gran riesgo en la endeble economía de las ligas.

Creo que tendremos un panorama extraño en los próximos meses.

Lo que debería pasar: la Liga MX debería componer su calendario bajando a 16 el número de participantes, mientras que el Ascenso aumentar a 16 y emparejar los encuentros entre cada una de las divisiones.

El torneo de Copa MX y las copas internacionales deben ajustarse a un calendario homologado entre ligas y establecer por lo menos un ascenso y un descenso al año, sería demasiado (pero ideal) dos ascensos y descensos.

Lo que va a pasar: nada, se quedan 18 equipos en la Liga MX con aspiraciones de llegar a 20 en los próximos dos años. Mientras en el Ascenso MX se invita a equipos para llegar cuando menos a 15, sin importar que las condiciones salariales se cumplan entre sus empleados.

Extraña composición del futbol nacional que dice aspirar a convertirse en liga de primer mundo, pero que inevitablemente seguimos atorados en nuestra horrible realidad latinoamericana, viviendo entre la corrupción, el despojo de identidades y la falta de una congruencia en las palabras de quién dirige, quién paga y quién los sigue.

También te puede interesar: 2019 | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

SLP sigue líder... en transporte, producción y suministro de drogas

Siguiente Nota

Este es el clima para este viernes 3 de enero en SLP